Ciencia / 2 de noviembre de 2012

Astronáutica

¿Hacia una nueva carrera espacial?

China, India y Japón, a la cabeza de la exploración interplanetaria. La colonización de la Luna y los riesgos de la militarización.

Por

Actores. China y su estación espacial (foto.) compiten con los lanzamientos de misiones robóticas y tripuladas de India y los Estados Unidos.

Si hasta hace unos pocos años la conquista del espacio exterior parecía ser cosa una especie de partido de tenis en el que el resto del mundo se limitaba a mirar cómo rusos y estadounidenses trataban de quebrar el saque del oponente, la realidad actual muestra un espectáculo con múltiples jugadores. Mayormente, provenientes del continente asiático. Y, hasta ahora, muy alejados (en el imaginario colectivo) de todo lo que sucediera más allá de la estratósfera. Pero peligrosamente cerca de una rivalidad que a toda velocidad está derivando en una nueva carrera espacial en la que se juega la fortaleza de varios (insospechados hasta hace 30 años) tigres asiáticos.

“La competencia que hay en la región está alimentando tensiones y sin una gran voluntad de cooperación entre los países asiáticos hay riesgo de confrontaciones futuras y de una militarización del espacio”, advierte James Clay Moltz, catedrático del departamento de seguridad nacional de la Escuela de Posgrado Naval de California (Estados Unidos).
¿Suena a exageración? Moltz asegura que no. “Hablé con oficiales de varios países, y está muy claro que, aún cuando no quieran decirlo expresamente, están alertas ante lo que hacen sus vecinos, y preocupados por el prestigio en la región y en el mundo”. Si China está impulsando fuertemente su programa espacial y aparece como el más fuerte y ambicioso de la región (y del mundo), Japón e India tratan de no quedar muy a la zaga y se encuentran en plena expansión de sus ambiciones espaciales.

Plataforma de lanzamiento. Lo más probable es que la Luna reciba visitantes humanos recién en el año 2020, pero los exploradores robóticos están a la orden del día. Y ahí es donde se anotan (además de los Estados Unidos) Europa, Japón, China e India. De hecho, los chinos están impulsando un programa de exploración lunar de tres fases, que incluye sondas y una nave que aterrizaría allí mismo en el 2014, a bordo de la sonda Chang´e -3, que es la continuación de la misión Chang´e – 2 que entró en la órbita del satélite terrestre en enero del 2011.
También la India estaría lanzando su segunda sonda en el 2013, después de que la Chandrayaan-1 ayudara a verificar la existencia de agua lunar.
Japón, por su parte, tiene previsto poner un robot de investigación en el satélite para el 2015, mientras un consorcio privado nipón espera poder enviar un robot humanoide de dos piernas capaz de caminar en la superficie de la Luna, con todas las dificultades que eso implicaría.

Y la Agencia Espacial Europea (ESA, formada en 1975, que reúne a 18 países de Europa) otorgó 8,4 millones de dólares a la corporación EADS Astrium para diseñar un robot lunar que pueda llegar hasta el polo sur del satélite, en busca de más agua.
Huellas chinas. En el 2003 China tuvo éxito en sentar lo que hoy es la piedra basal sobre la que montó el resto de sus logros: lanzó su primer aeronave tripulada, la Shenzhou 5. Este logro convirtió al país en el tercero (junto con los Estados Unidos y Rusia) en lanzar a un ser humano por sus propios medios (esto es, no incluido como parte de la tripulación de un vuelo de la Nasa, por ejemplo), y esto fue lo que le dio a las demás naciones de la región asiática la excusa necesaria para invertir dinero y esfuerzos en estar ellos también ahí, fuera del planeta Tierra.

Pero las tripulaciones chinas siguieron sumándose, en el 2005 primero y en el 2008 después, hasta que en setiembre del 2011 el país comenzó el primer prototipo no tripulado de un laboratorio espacial. El Shenzhou 8, una sonda robótica, es el paso inicial en la nueva conquista china: la construcción de una estación espacial tripulada para el año 2020.

Más información en la edición impresa de la revista

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *