Sociedad / 8 de Noviembre de 2012

MÉTODO REVOLUCIONARIO

Cómo adelgazar sin dietas

Una nueva corriente en nutrición desecha los regímenes restrictivos que, según recientes estudios, fomentan el efecto rebote.

Por

Las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que hay cerca de 1.600 millones de personas con sobrepeso y obesidad en el planeta. Alrededor del 44% de las mujeres y del 29% de los hombres adultos hacen dieta, y un 80% de mujeres dicen estar disconformes con el tamaño y las proporciones de sus cuerpos. Solamente en los Estados Unidos las personas gastan casi 60.000 millones de dólares anuales en todo tipo de dietas para adelgazar, incluyendo el consumo de alimentos y bebidas light.

Lo paradójico es que los resultados de semejante esfuerzo no saltan a la vista, a juzgar por el hecho de que el 35% de la población estadounidense tiene serios problemas con su peso. Esa proporción, en la que alrededor de 1 de cada 3 personas está excedida, se mantiene en la Argentina y en buena parte de los países de Occidente, mientras que una enorme cantidad se convierte en dietante crónica, saltando de uno a otro programa de adelgazamiento, en un constante subibaja.

Así las cosas, es más que válido preguntarse si las dietas sirven realmente para algo más que para bajar algunos kilos (difíciles de no recuperar) en las primeras semanas. ¿Es factible depositar la confianza en dietas que prometen resultados rápidos y espectaculares pero que nunca hablan del largo plazo? Dietas que resumen su filosofía en un “cerrar la boca y los ojos a la tentación” de ciertos alimentos “prohibidos”, diabolizados, terribles. Chocolatín que me hiciste mal, ¿evitarte resuelve todos mis problemas?

Cada vez más, diferentes investigaciones científicas en el mundo dicen que no. Que las dietas que limitan y restringen no sirven. Que contar calorías solo empeora la obsesión por comer una vez que el “período de abstinencia” impuesto por la dieta se termina. Que evitar el placer de comer solo reprime las ganas hasta que un día, liberado, como un dique que acaba de romper, arrasa con todo. Un todo que no es otra cosa que los kilos que el abnegado dietante logró perder en unos meses, y que no solo se recuperan sino que se acrecientan poco más tarde.

 

5 comentarios de “Cómo adelgazar sin dietas”

  1. El cuerpo al no recibir la cantidad de alimento que necesita el organismo genera una señal de estrés (consecuencia de la drástica reducción calórica y principalmente nutricional) resultando en una elevada producción de cortisol (la hormona del estrés). Estrés y cortisol van de la mano. Cuando se libera un exceso de esta hormona, como en una dieta extrema prolongada, se presenta en el cuerpo una elevación significativa del azúcar en sangre, obesidad abdominal y del tronco en general (adiós cintura)

  2. Al reducir la ingesta de alimentos disminuiye la tasa de metabolismo basal del organismo, consecuentemente, aunque cada vez comas menos más peso ganaras porque tu cuerpo se pone en “estado de alerta” y acumula como grasa de reserva lo poco que recibe en vez de usarlo como combustible. En pocas palabras, una muy baja ingesta de alimentos pone al organismo en “estado de hambruna”, condición que manda al cerebro señales de peligro por lo que se incrementa el apetito para obligarnos a comer y así asegurar nuestra supervivencia. Si, este es básicamente el motivo por el cual, a corto o largo plazo, las dietas fracasan!

  3. Yo empece en febrero a comer distinto. Una vez en semana, carnes rojas, otra pollo y una pescado. Verduras al vapor, arroz integral, ensaladas (con mucha mucha variedad) fuera de hora, te y frutas, miel y alguna tostada y jugo de naranja exprimida en desayuno. Como todo lo que quiero ( entre esas cosas) y un dia a la semana me permito salir a comer y como algo que me guste muuuucho. Adelgace 8 kilos.

  4. no estoy para nada de acuerdo con las dietas restrictivas, te obligan en forma obsesiva a estar pendiente el dia entero “del que puedo comer”. en mi caso, prefiero comer solo al mediodía, lo que haya está bien. el resto del dia, estoy pendiente de todo tipo de actividades que estén dentro de mis posibilidades. hace dos semanas lo hago, al principio me hacia mucho ruido la panza, pero ya me acostumbré, voy bien..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *