Libros / 9 de noviembre de 2012

libro

Travesía

“El viaje de Mina”, de Michael Ondaatje. Alfaguara, 283 págs. $ 99.

Por

En los viejos tiempos de los transatlánticos, un barco era un mundo flotante. Y la gente estaba en contacto lo suficiente como para establecer vínculos, odios, incluso un mundo a develar en el mundo futuro del recuerdo. Es lo que hace Michael Ondaatje en este libro. Tiene a su favor la originalidad extrema de su escritura. Una y otra vez emprende caminos nuevos, a veces sin saber si llegarán a buen término. Igual que en su libro anterior, “Divisadero”, hace trizas el relato lineal, naturalista. Pero tampoco es experimental: le busca la vuelta a la dificultad de reflejar la realidad humana como es, en vez de como parece.

Aquí un trío de niños/adolescentes va percibiendo el lento despliegue del mundo que los rodea. Vienen de Oriente, van hacia lo más occidental que hay (Inglaterra), son muy distintos. El pasaje es complejo: un preso a quien trasladan, la misteriosa y decidida Emily, un policía jactancioso, otro encubierto… amores, violencias, tormentas, mentiras desembozadas o ladinas.

No pasan muchas páginas sin que Ondaajte vuelva al presente, o ubique en años muy posteriores cierres de misterios, o aperturas de otros nuevos. La filosofía del aprendizaje, esencial en aquel viaje de los años `50, nunca se vuelve densa, ni interrumpe el relato. Historias completas se insertan también con eficacia, como sustanciosas novelas cortas: su relación con una mujer conocida en aquel viaje, la historia real de otra que se metió más de una vez en problemas, escrita por ella misma.
El libro termina por ser varios libros, de medidas y densidades distintas. Inevitablemente, es sobre el paso del tiempo, las equivocaciones del amor y la pasión, la capacidad de jugarse a la carta del riesgo. El autor nació en Sri Lanka, vivió en Inglaterra, ahora en Canadá. Como mucho niño asiático inteligente y viajero, fue un globalizado “avant la lettre”. Es de los nombres que merecen ser seguidos, y “El viaje de Mina” (que en inglés se llama “La mesa del gato”), es uno de sus mejores libros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *