Showbiz / 23 de noviembre de 2012

El imperio Disney

La máquina de soñar

La empresa que vio nacer a Mickey se adueña del mercado de la animación, los superhéroes y hasta de los viajes intergalácticos.

Por

Reinado. Disneyland, en California, el primer parque.

Pocos imaginaron que un ratón pudiera cambiar al mundo. Al menos, al mundo del cine de animación y, por qué no, del entretenimiento en general. Sin embargo, todo empezó con un ratoncito, en torno al cual se edificó un imperio. Uno que, el año pasado, a nivel global, facturó 40.980 millones de dólares y dejó dividendos por 4.800 millones. Un monstruo de muchas cabezas que, al cierre del año fiscal 2012, reporta un crecimiento de alrededor del 20% en el valor de sus acciones con respecto al año anterior y que acumula 42.200 millones de facturación, además de jugosos dividendos por 5.600 millones. Una fábrica de fantasías que se ha diversificado hacia todas las múltiples ramas, absorbiendo compañías, tanto amigas como rivales, y alzándose con marcas tan prestigiosas como Pixar o LucasFilm.

Walter Elias Disney (1901-1966) empezó su carrera como dibujante a los 17 años y, en menos de una década, acabaría involucrado en la novel industria del cine. Ya tenía experiencia en dibujos animados cuando, en 1928, creó a Mickey Mouse, un ratoncito que se hizo tan popular en la década del ’30 que acabó fundando su propia compañía para dedicarse a producir dibujitos.
Entre la primera aparición de Mickey en la pantalla y el año 1955, Disney hizo historia en muchos sentidos. Al ratón le siguió toda una familia de personajes (Minnie, Pluto, Goofy, et-al) y un proyecto más que ambicioso, “Blancanieves”. Estrenada en 1938 –en producción desde el ’34, casi lleva a Disney a la quiebra–, fue el primer largometraje animado en color de la historia y hasta recibió el Oscar Honorario por la innovación tecnológica. Facturó 8 millones de dólares (el equivalente en la actualidad serían unos 130 millones) y le dio el puntapié inicial a la era de oro de la animación.

Un mundo feliz. El 17 de julio de 1955, la ya exitosa Walt Disney Company inauguró Disneyland, su primer parque temático en Anaheim, California. Hoy la división parques de la compañía opera, además de ese, el Walt Disney World de Orlando (un monstruo formado por cuatro parques, dos parques acuáticos, 25 resorts y cinco campos de golf), el Tokyo Disney Resort (dos parques y tres hoteles), Disneyland Paris (dos parques, siete hoteles y un campo de golf) y Hong Kong Disneyland (fusión de la cultura Disney con la estética oriental). Además, cuentan con el Disney Vacation Club –una cadena de resorts de tiempo compartido en once destinos dentro de los Estados Unidos, con una base de más de 150.000 familias suscriptas– y Adventures by Disney, una agencia que organiza vacaciones familiares de turismo aventura.

Desde 1998, y con base en Cabo Cañaveral, la corporación opera también la Disney Cruise Line, una flota formada por cuatro cruceros –Disney Magic, Wonder, Dream y Fantasy–,  su propia terminal portuaria y la isla privada Castway Key. Los primeros dos buques costaron 350 millones de dólares cada uno, mientras que los dos más nuevos (más grandes) requirieron inversiones cercanas a los 940 millones cada uno. La empresa aún tiene abierta la opción con el astillero alemán Meyer Werft para construir dos gemelos del Disney Dream, pero no hay noticias de una posible expansión de la armada de Mickey.
En el terreno de los parques temáticos, hay dos proyectos en marcha. Uno es Shanghai Disney. Orientado al público chino, contará con un parque y dos hoteles. El desarrollo costará cerca de 4.000 millones de dólares y estará listo para el 2015. El otro es la expansión de Disneyland, que incorporará en el 2013 un nuevo parque, Cars Land, donde se recreará el pueblo ficticio de Radiator Springs de la película “Cars”.

Reyes de la pantalla chica. Pero la aparición del primer parque no sería el único hito en la historia de Disney fechado en 1955. En octubre de ese año debutaría en la cadena de televisión ABC (que, a la sazón, sería comprada por Disney en 1996) el legendario programa “El Club de Mickey Mouse”. El show de variedades sería el primer paso de la empresa en el negocio de la televisión. El reinado de Disney en la radio y la televisión también habría de expandirse mediante la creación de señales propias y la compra de cadenas. Desde 1983, la división Disney Channels Worldwide está a cargo del portfolio de medios de comunicación. Hoy cuentan con presencia en 169 países a través de Radio Disney y los canales Disney Channel, Disney Junior, Disney XD, Disney Cinemagic y Hungama TV, una curiosa apuesta a un mercado en constante crecimiento: un canal infantil con base en la India.

Más información en la edición impresa de la revista.

 

Comentarios de “La máquina de soñar”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *