Blogs / 27 de noviembre de 2012

Odio tanto a Disney

Las contradicciones que hacen que las películas del director más congelado de la historia del cine me caigan tan mal.

En la última edición de Noticias, escribí un extenso perfil de la Walt Disney Corporation, reconstruyendo sus inversiones, compras y adquisiciones, planes de expansión y algunos de sus escasos y recientes fracasos comerciales. Pero, en el camino de escribir esta nota, descubrí que una parte importante de la filmografía de Disney me resulta altamente perturbadora. Sí, odio las películas de Disney. Es que sus menesajes contradictorios me sacan de quicio.

Algunos ejemplos:

La Bella y la Bestia: Una brutal apología del Síndrome de Estocolmo que encima le hace creer a cualquier bestia peluda que, secuestrando una “bella” tiene chances de que ella se le termine enamorando. La verdad es que la única chance que tenés si secuestrás una bella es que el GEOF te llene de agujeros en un megaoperativo. Pero la historia no termina ahí, hay en esa película algo mucho más incoherente aún. Y es que la bella se llama Bella. Y es bella. Si ese va a ser el criterio para bautizar a las mujeres, a mi mamá pongámosle Renga y a mi ex Nalgascaídas. La Renga y la Bestia. Buen título.

La Bella Durmiente: Cien años, durmió la mina. Y uno que se las tiene que arreglar para venir a laburar con apenas ocho horitas de sueño. Cien años de apolillo. Durmió más que De la Rúa y hay que despetarla con un beso. ¿No será mucho? Digo… hasta la más princesa de las princesas, después de una noche de sueño, se despierta de mal humor, con los pelos parados y el reactor nuclear de Fukushima en el aliento. Hay que ser macho para besar a esta chica después de un siglo de noni.

Blancanieves: Esta señorita vive con siete enanos horribles, nada más que porque los tipos tienen una mina de diamantes. Blancanieves es la primera botinera. No hace nada en la casa, los pone a los animalitos a limpiar -ya te va a agarrar Greenpeace- y, encima, los reta. Está el pobre ciervito lavando los platos y la muy desagradecida le grita: “¡Con la lengua no!”. Y todos sabemos que esa es una frase que jamás escucharemos de boca de una dama. “Con la lengua no”. No me la imagino dándole esa misma orden a Tontín.

 

22 comentarios de “Odio tanto a Disney”

  1. Qué suerte que existe Disney para que puedas canalizar por allí todas las ganas de tomarles el pelo a la gente, pero vivís de eso,de escribir boludeces así lográs que se cuelguen de ahí todos los bobos…Disney es como Roma, eternos!!!

  2. TU ODIO NACE DE LA ENVIDIA….CUIDADO ESO GENERA ENFERMEDADES. EN LA HISTORIA ARGENTINA TENEMOS DOS EJEMPLOS. UNA MURIO DE CANCER Y EL OTRO DE FURIA.

  3. Disney es lo mejor de lo mejor, no en vano es visto en todo el mundo, unico en un mundo de mediocridades, jamas hubo algo parecido, visito disney desde siempre y es el lugar mas preferido de turismo del mundo, el ejemplo de su produccion es unico, suerte que existe algun nadie que lo critica, asi es mas grande todavia, lamento tu existencia, pobre, incapaz, resentido, e ignorante a la enesima potencia. tal vez recapacites alguna vez,

  4. Es probable que los amigos de tu viejo le dijeran a tu vieja LA RENGA y tus amigos a tu ex NALGASCAIDAS. Asi que lo de la bella BELLA no esta errado.

  5. ¡VAMOS, VIEJO! “Fantasía”es una obra genial. Tanto los dibujos animados como la música de la orquesta dirigida por Leopodo Stokosky, es de lo mejor que se ha visto en el cine.

  6. Me da risa la gilada que se lo tomó en serio. Entré pensando que la nota era cualquiera porque decís que a Disney lo congelaron, y la realidad es que lo cremaron. Pero después de leer me di cuenta que tengo que felicitarte por tu onda. Muy bueno chabón!

  7. Una mas, tengo 59 y creo no voy a sacar la cuenta pero tendria entre 8 y 10 años plena decada del 60. Aparecia en toda la contratapa del diario Cronica la noticia de la muerte de Disney, en mi mente de niño de aquellos años experimente por vez primera el sentimiento de perdida de algo muy querido. En esos años los temas de congelamiento, ni las colaboraciones de Disney con Hoover todo estaba quiza tapado. Mucho años despues leyendo una revista me entere que Disney dudaba de su identidad paterna y materna, Hoover le prometio que se lo averiguaria a cambio de lo que ya sabemos y nunca Disney supo sobre su origen. Me causo sorpresa y lastima saber que alguien que pretendia a traves de su trabajo dar felicidad a los niños hubiera sido desdichado con su identidad. Aun asi, que en paz descance.

  8. Diego: Sos un capo. No les des bola a los idiotas que opinan negativo e irrespetuoso.
    Como kirchneristas que son, son incapaces de entender el humor, la acidez y la independencia política.
    Es más, no estoy seguro de que sepan leer.
    Seguí haciendo reír que, como ya es sabido, lo único que los dictadores y los mediocres no soportan es el humor inteligente: los primeros porque saben que siempre serán objeto de burla sutil, y los segundos porque les dijeron que es lo que hay que hacer.
    Cuando viene la Reina Batata, les da un soplamoco y ellos tan contentos… Camine cucha!!!

  9. Que pobreza de argumentos,que vacio de ideas,que bajo nivel de argumentos.Me da pena q esto salga en un blog de Noticias,Perdi 3 minutos de mi vida en leer esta basura.

  10. Pero que playo este hombre.
    Hay una crítica de un chileno medio zurdo.No me son simpáticos los zurdos-aclaro -pero por lo menos esa CRITICA A LAS ENSEÑANZAS DE WALT DISNEY es de una persona más profunda.
    Además la BELLA DURMIENTE es un cuento muy anterior al empresario Usa.

  11. Cómo se nota que te sobra el tiempo… y ni con eso te dio para ser cínico. Te olvidaste de Bambi y Dumbo. Se ve que tenés un problema con las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *