Política / 6 de Diciembre de 2012

Las crisis institucionales del kirchnerismo

Cada dos años, el kirchnerismo entra en una tensión institucional. Los ejemplos de Cobos y Redrado.

Los días previos a la ampliación de la medida cautelar que le otorgó la Cámara Civil y Comercial al Grupo Clarín ya se avizoraba la puerta a una tensión institucional entre el kirchnerismo y el Poder Judicial.

El diputado Carlos Kunkel había asegurado que “la corporación judicial está en una avanzada sobre cuestiones privativas del Congreso de la Nación y en un intento de golpe institucional“.

Además 48 horas antes del hiper anunciado 7D el Ministro de Justicia, Julio Alak, había advertido que en la Cámara Civil y Comercial Federal “se está violando la garantía constitucional de independencia e imparcialidad de los jueces“. Y también había agregado que extender la medida cautelar por la Ley de Medios a favor del Grupo Clarín sería un alzamiento contra una ley de la Nación, contra una determinación de la Corte Suprema y generaría un conflicto de poderes”.

Tras la avanzada del kirchnerismo, jueces de todo el país respondieron al Gobierno por medio de un comunicado difundido a través de la agencia de noticias del Poder Judicial.

Entre los puntos más importantes del comunicado, los magistrados pidieron:

– Exhortar a las autoridades competentes para que se cubran los cargos de tribunales vacantes en tiempo oportuno, mediante el procedimiento adecuado;

– Exhortar al Poder Ejecutivo Nacional a cumplir estrictamente con el artículo 109 de la Constitución Nacional y a ejercer sus facultades como poder del estado dentro del marco de las reglas procesales, evitando el uso de mecanismos directos o indirectos de presión sobre los jueces que afecten su independencia.

– Exhortar a los demás poderes públicos del estado, para que no avancen en la modificación de legislaciones locales en perjuicio de la estabilidad de los magistrados.

– Exhortar a titulares de medios de comunicación públicos y privados a ejercer el derecho de crítica sobre la base de opiniones y argumentaciones, evitando el agravio personal o familiar, siendo mesurados y prudentes al imputar faltas éticas o criminales que luego quedan en la nada, pero que lesionan gravemente a las personas y sus familias;

Esta no es la primera vez que el Gobierno se enfrenta a instituciones que toman decisiones adversas a los intereses del oficialismo. En 2008 se enfrentó con el vicepresidente Julio Cobos y en 2010 con el presidente del Banco Central, Martín Redrado.

La tensión con Julio Cleto Cobos llegó a tal punto que desde que votó en contra la noche del debate por la famosa resolución 125, el vicepresidente elegido por Néstor Kirchner para su esposa cayó en desgracia. La tensión se mantuvo hasta el último día con episodios en que era tratado publicamente de traidor y se le pedía la renuncia.

El otro episodio de crisis institucional se desató cuando en 2010 el entonces Presidente del Banco Central, Martín Redrado, se negó a crear un fondo con reservas para pagarle a los tenedores de bonos de deuda. La presidenta le pidió la renuncia, Redrado se negó a dimitir, pero finalmente dejó su cargo.

 

 

Comentarios de “Las crisis institucionales del kirchnerismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *