Sociedad / 22 de enero de 2013

Reapareció la misteriosa hermana de Cristina

Gisele Fernández estuvo con militantes en un acto de Gabriel Mariotto. Los detalles. Galería de fotos.

Gisele Fernández ata una bandera en un acto de Gabriel Mariotto.

Ella prefiere mantener el perfil bajo. No da notas y sólo aparece en actos públicos, pero lejos del foco de las cámaras. Gisele Fernández es la hermana menor de la presidenta Cristina Kirchner y no se la veía desde que la hija de Hugo Chávez publicó una foto en Twitter con la familia de Cristina, en Olivos, la noche del 8N.

Ahora, la misteriosa hermana de Cristina Kirchner reapareció el día que arribó la Fragata Libertad al puerto de Mar del Plata. El 9 de enero, Gisele llegó junto al vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto a la sede que el club Banfield tiene en La Feliz. Mariotto es hincha fanático del Taladro.

La visita de la hermana presidencial sorprendió a los militantes que llegaron en colectivo a la calle Triunviratto 1331 provenientes del conurbano bonaerense. Los que la reconocieron no dudaron en pedirle una foto. Ella accedió con amabilidad y hasta se la vio atando banderas, como una militante más.

Gisele es fanática de Gimnasia y Esgrima de La Plata y está en pareja con el veterinario Jorge Citate, quien, hasta que se jubiló en octubre de 2012, estaba a cargo del Laboratorio Central de Salud Pública Instituto Biológico Tomás Perón, bajo la órbita de gestión sciolista. Ella es médica y trabajó desde 1982 en el Hospital Rossi de La Plata, hasta que en 2008 le detectaron un cáncer y entonces pidió licencia. Según el entorno de Gisele, ya se habría curado.

Salud. El diario Perfil contó en 2005 que la hermana de Cristina estaba bajo tratamiento psiquiátrico por una trastorno de bipolaridad. Al año siguiente, NOTICIAS reveló que la por entonces candidata a la Presidencia también estaba siendo tratada por la misma enfermedad. Durante cinco años nadie le preguntó nada sobre el asunto a la Presidenta hasta que en 2011, en la biografía autorizada de Cristina, escrita por Sandra Russo, la mandataria le dedicó unas líneas al tema. “Decían que era yo la bipolar. Les da lo mismo, mezclan todo. Confunden a una persona con la otra, pasan por alto lo que significa en una familia ver a alguien tan joven ponerse tan mal. Fue terrible cuando se enfermó”, relató Cristina.

No era una confusión. La revista hablaba de los dos casos de bipolaridad. Por eso se había buscado la opinión de los expertos, que explicaron el alto componente genético que puede tener la enfermedad.