Cine / 24 de enero de 2013

El dueño de las estrellas

Nuevo director para la saga de “Star Wars” ¿Gran elección o desacierto galáctico?

Que J.J. Abrams -creador de “Lost” y responsable de la nueva saga de “Star Trek”, entre otros laureles- dirigirá la próxima entrega de “Star Wars” fue la noticia nardogeek del día. Puso en alerta a los fans (algunos celebraron, otros se lamentaron, así somos los nerds) y despertó al pequeño comediante que cada tuitero lleva adentro. Muchos aún esperamos la desmentida por parte de Abrams, de los estudios Disney o de ambos a coro. Porque, pese a que las redes sociales ya lo dan por cierto, la verdad es que es solo un rumor de tabloides hollywoodenses.

¿Pero qué puede pasar si Abrams en efecto dirige Star Wars Episode VII? Entrando estrictamente en el terreno de la especulación, es de suponerse que sucedan algunas cosas maravillosas y otras más o menos atroces, a saber:

  • Fidelidad con respecto al canon: Muchos temen que Abrams haga con la herencia de George Lucas lo que hizo con la de Gene Roddenberry en sus versiones de Star Trek. Es decir, cagarse de arriba de un abedul en todo lo que fue escrito antes. Un detalle que pasa inadvertido -y resulta irrelevante- para el público general, pero que pone algo molestos a los talibanes de la ciencia ficción. Para tranquilidad de los más hardcore, recuerden que Abrams habría sido reclutado solo como director, pero no como guionista. Eso limita un poco sus posibilidades de reimaginar el Universo Lucas. “Help me, screenwriter, you are my only hope”, diría la Princesa Leia.
  • Cambios estéticos: El único tipo que puede dirigir una película de Star Wars y hacerla lucir como si se tratara del mismísimo George Lucas detrás de cámara es Ron Howard. No por nada es el “hijo dilecto” del creador de los jedis. Algún otro director novato podría intentar -con más o menos eficacia- copiar la tradición de la saga. Pero es completamente esperable que el amigo J.J. introduzca un cambio importante en el lenguaje visual. Porque es de otra generación, porque los tiempos han cambiado, porque tiene otra visión de cómo hacer cine y porque tiene mucha personalidad (y sus propios clisés, por supuesto… esperamos muchos lens flare en los duelos con sables). Mirada en perspectiva y lejos de todo fanatismo, una estética Abrams aplicada sobre un producto tradicional podría traer aire fresco. Lo logró con Star Trek, no hay que perderle la fe en este nuevo proyecto. Llamémoslo “principio de presunción de buen gusto, hasta que el acusado demuestre lo contrario”. O algo así.
  • Casting: Cada director tiene sus propios actores-fetiche. Una película de Tim Burton sin Johnny Depp es como un panqueque sin dulce de leche. Una de Spielberg sin Tom Hanks o una del mismísimo George Lucas sin Harrison Ford es como el cristinismo sin Cristina. Abrams ha mostrado, al menos para sus productos televisivos, una cierta fijación con los ex miembros del elenco de “Lost” ¿Será Jack un Jedi y Sawyer un Sith? Ciertamente sería una caída estrepitosa hacia el lugar común y es uno de los puntos donde el director deberá ser muy cuidadoso para no decepcionar.

Por lo pronto, y hasta que alguien confirme lo contrario, J.J. Abrams es el nuevo “dueño” de las estrellas. Está detrás Star Trek y Star Wars. Solo le falta preparar frapuccinos en Starbucks.

 

2 comentarios de “El dueño de las estrellas”

  1. Yo hubiera preferido que se la hubieran jugado con el otro rumor, Ben Affleck. Lamentablemente, no lo digo por el bueno de Ben, que con Argo termino de demostrar que es mejor director que actor, si no por que Affleck traería, sin lugar a dudas, un cierto nivel de participación de Kevin Smith, y eso quiere decir Snoochi Boochies para todos los wookies en Kashyyk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *