Restaurante / 25 de Enero de 2013

resto

El corazón de Manantiales

“La Linda-Panadería y Restaurante”. 18 de Julio y Montevideo, Manantiales, Punta del Este. (598) 93711525. Panadería, de 8 a 22 (almuerzo de jueves a domingo). Restaurante, de 20 a 1. Reservas. Principales tarjetas. Precio promedio: U$S 60.

Por

“Si hay panadería, hay pueblo. La panadería es el lugar donde todos se encuentran, se conocen, chusmean”, nos dice la dueña de “La Linda”, Isabella Aquilina, de apenas 22 años, nacida en Brasil en una familia de origen argentino y libanés que hoy vive en Londres. A veces las ramificaciones genealógicas nos apegan al hogar de origen y así llegó Isabella a abrir esta panadería y restaurante en el ahora oficialmente pueblo de Manantiales (Uruguay), a pocos kilómetros del campo familiar donde pasaba los veranos de la infancia, comiendo los manjares rioplatenses de Ana, la cocinera de la casa.
A simple vista, “La Linda” parece un almacén de pueblo, coronado por un enorme pino, y fue siguiendo esta inspiración que lo construyó el arquitecto Eduardo Peruchena. Los materiales elegidos fueron el hierro, la madera, el vidrio y el cemento; el color, el blanco; la decoración, mínima; y el resultado, un ambiente simple y sofisticado, sin perder la calidez. El corazón de “La Linda” es la panadería y de su gran horno de barro salen diariamente cremonas, medialunas, cuernitos, baguettes y todo lo esperado de una panadería que se precie. También puede sentarse a almorzar tartas (impecables la pascualina y la empanada gallega), empanadas y ensaladas, acompañadas por una fresquísima limonada con arádanos. La nota de color: a veces ponen un “tambor” en el frente del local y sacan choripanes, para comer al paso.

El restaurante de “La Linda” abre sus puertas de noche, o más bien sus ventanas, que cubren toda la fachada y se pliegan totalmente integrando el exterior. La cocina está liderada por el argentino Martín Ritson, ex Almanza y Almacén de los Milagros, discípulo del reconocido chef Martín Baquero. La carta propone continuar con el homenaje a la cocina rioplatense, con clásicos como las empanadas de campo (de carne picada, con sabor a hogar); las milanesas de lomo con ensalada de tomate y cebolla; y el panqueque de dulce de leche; pero también incluye platos que, siendo más gourmet, no pierden la simpleza de la cocina casera. Entradas como el huevo poché sobre hongos, lentejas y panceta (muy francés); y los langostinos apanados con palta, papa y cremoso de zanahoria; platos principales como los orecchiette al tomate fresco con minialbahaca; la bondiola a las brasas con boniato y zanahoria asados en aluminio; el cordero al horno de barro con verduras especiadas; y el risotto del Mar, con perejil. De postre, flan de coco (magistralmente acompañado de helado de naranja); tarta de banana y chocolate; y frutas quemadas en sartén de hierro con crema batida de mascarpone y vainilla con salsa caramelo.

Todas las frutas, verduras y hierbas con que se cocina en “La Linda” provienen de la huerta del campo familiar de Isabella. El mismo donde en su infancia se armaban comidas de 80 personas, sentadas a la mesa de ocho metros que hoy está en el centro del salón. “La Linda” es un homenaje al calor de hogar, y eso se nota en el estómago y en el corazón.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *