Editorial / 19 de Febrero de 2013

60 – 30 – 10

Seis décadas de vida, tres de democracia y una de kirchnerismo. Coincidencias numéricas del Año 13.

Este martes 19, Cristina Elisabet Fernánez de Kirchner cumple 60 años. Número matemáticamente redondo que puede significar nada de nada, tanto como una esquina en la cual se resignifique la existencia. Pasadas las angustias de la mitad de la vida, animarse a mirar desde más cerca el final del camino con la mochila repleta de experiencia otorga chances mayúsculas de autoliberación, sosiego y sabiduría. Cimas que, alcanzadas por un gobernante, deberían derramar efectos positivos sobre los gobernados. Salvo que la libertad se desvirtúe hacia el descontrol, la calma le abra paso a la pereza y la sabiduría vire a la soberbia: la condición humana encierra, entre los pliegues de sus maravillas, agudas alarmas e insondables enigmas.

Cristina es una persona concreta. Mujer. Madre. Líder. Viuda. Inteligente. Ciclotímica. Audaz. Coqueta. Vehemente. Y, desde hace un año exacto, sin tiroides. La nota de tapa de la presente edición apunta todas estas condiciones particulares de la Presidenta en el contexto de un momento político también concreto, en el cual la economía y la agenda electoral aparecen como incógnitas principales.

Cristina cumple los 60 el año en que la democracia completará 30 corridos de vigencia y la familia Kirchner, 10 en la Casa Rosada. CFK pasó la última mitad de su vida vinculada al ejercicio del poder, desde el municipal junto a su marido hasta el sillón más alto, con Él y sin Él. De los últimos 30 años en la Argentina, 22 transcurrieron bajo presidencias peronistas. Los Kirchner fueron baluartes (y luego enemigos) del dos veces electo Carlos Menem. Y “delfines” (después rivales) de Eduardo Duhalde, emergente sin votos de la hecatombe del 2001. 60, 30 y 10 suman 100, símbolo aritmético de la totalidad en tiempos de un proyecto político cuya consigna central es: “Vamos por todo”. No sería de sabios asumir casualidades cual especulaciones cabalísticas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *