Showbiz / 22 de febrero de 2013

Cancelación de la gira de Lady gaga

Altos costos y ventas magras

Secretos de un negocio volátil que recurre a seguros y auspicios para sobrevivir.

Por

La información corrió como reguero de pólvora: debido a una lesión en la cadera –que debe ser operada–, Lady Gaga canceló las 21 fechas que tenía pendientes de su gira “Born This Way Ball”. La misma que la trajo el 16 de octubre del 2012 hasta el estadio River Plate. Un show en el que cada canción compuso un cuadro de music hall, requiriendo además una gran inversión en equipos y vestuario. Con más de 100 presentaciones, produjo el desgaste físico de la cantante.

Para Buenos Aires estaban disponibles dos fechas de concierto y se concretó solo una debido a que la demanda no alcanzó a justificar la segunda. En verdad, las entradas para Gaga salieron a la venta después de las del segundo show de Madonna, que llegaría dos meses después, provocando una lógica dispersión de la demanda. Los precios de las entradas para ver a Madonna tuvieron un promedio de 1.400 pesos, mientras que los de Gaga unos 700. Para ambas se programó un 2 x 1 por fata de ventas. De todos modos, el 16 de octubre River estuvo lleno y la reina de los little monsters hizo aullar a 45.000 felices fanáticos.

Cambio de rumbo. Si bien lo que se supo de la cancelación de la gira de Gaga fue a través de un comunicado de Live Nation -gerenciadora a nivel mundial de los conciertos de la creadora de “Bad Romance”-, existen versiones de que la suspensión habría tenido otros motivos. El último tramo de la gira finalizaba el 20 de marzo en Tulsa y, en el comunicado que aclaraba que se procederá al reembolso del dinero gastado en los tickets a partir de esta semana, se descartaba la posibilidad de reagendar las fechas como quería la compositora.

Según el periódico estadounidense The Examiner, que consultó off the record a empleados de la megaproductora, la compañía no estaba haciendo suficiente dinero con los conciertos del tour de Gaga como para justificar el enorme gasto de producción que requería. De ciudad en ciudad se trasladaban 40 contenedores con 60 toneladas de equipo y escenografía -que incluye un castillo móvil en el cual se desempeñaban Gaga, sus músicos y los bailarines-. Incluso, Live Nation puso a disposición de la diva un avión 747 para que pudiera desplazarse con mayor comodidad.

Más información en la edición impresa de la revista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *