Blogs / 9 de marzo de 2013

Justicia para todos

La “democratización” declamada esconde el verdadero problema de la justicia argentina.

El primero de marzo, la Presidente Cristina Fernández de Kirchner anunció en el discurso inaugural de las sesiones ordinarias legislativas, el envío de un proyecto destinado a “democratizar” la justicia.

Lo hizo en el marco de un período signado por la aprobación del acuerdo con Irán donde se subordinó una decisión judicial firme (orden de captura internacional para ciudadanos iraníes) a una decisión política (trocar esa orden por un interrogatorio en el país de origen). Nada de democracia.

Para obtener el quórum necesario, dos legisladores que habían resignado sus cargos para ocupar otros del Ejecutivo provincial, renunciaron a ellos, vinieron desde su lejano destino y fueron devueltos a sus provincias como si fueran “hombres-bala” de los viejos circos. La democracia? Bien gracias.

Es cierto que la Argentina tiene un inmenso déficit respecto de la calidad institucional de la Justicia. En gran parte por la brutal intromisión de que es objeto por parte de “la política”. Sólo en la Justicia federal hay pendientes 57 nombramientos con ternas completas y a la espera de que un “indeciso” Poder Ejecutivo formule el pertinente acto administrativo. El año pasado CFK designó sólo 33 jueces, 74 menos que el año anterior.

La lentitud de los procesos es la otra queja permanente. 6 años de promedio en la justicia civil y 8 en los juicios contra el Estado. Las cámaras de casación que el proyecto esbozado por la Presidente propone, no son de gran ayuda para acelerar los procesos. El otro gran incordio, los largos procesos de familia, fueron dramáticamente mejorados con el proyecto Lorenzetti de reforma del código civil. Bastó que el presidente de la Corte esbozara su voluntad hipotética de “correr” para presidenciable, para que el transatlántico que había montado el oficialismo con la reforma, se detuviera. Para colmo a Lorenzetti se le ocurrió que el “per saltum” en la causa Clarín era una locura.

Del ranking de las mejores justicias de Latinoamérica, la Argentina integra la parte más baja del pelotón junto a Bolivia y Paraguay. Detrás incluso de Venezuela que pese a las apariencias, ocupa un decoroso cuarto puesto después de años de chavismo (régimen poco propicio para la división de poderes, si los hay).

Ahora bien. Dónde está el verdadero déficit de nuestra justicia. Contrariamente a lo que se piensa, el verdadero problema está en el acceso a ella. A la justicia más simple y cotidiana. La del vecino que no puede cruzar de noche las cinco cuadras que lo separan de su casa o vive amenazado por una patota que en la esquina se reúne por las noches. La de aquél al que el Estado le incumple la obligación de llevarle los servicios más básicos y elementales. La del empleado que trabaja “en negro” y no tiene forma de denunciarlo sin perder el trabajo. La del ciudadano que no tiene forma de conseguir un abogado que defienda sus derechos porque no puede pagarlo y el Estado no le provee servicios jurídicos gratuitos. Se sorprenderán cuando les diga esto. Hay 145.000 abogados en la Argentina. Uno cada 260 personas. Uno cada 60 familias, si tomamos la familia tipo. Pero la suma se achica aún más si excluimos a los pobres, cuyo acceso a la justicia es casi nulo. La cuestión es fácil. Los abogados “descremamos” la población. No atendemos a pobres ni indigentes, básicamente. Y el Estado se desentiende de ellos. Capitalismo salvaje. Como parte de las tareas legislativas, montamos un servicio de orientación legal gratuito. Sólo en febrero recibí y contesté 295 consultas. Casi diez por día. Y hablamos sólo de consultas vía twitter, Facebook o mail. Estamos, todavía, hablando de justicia de clase media.

Sumémosle a ello una cultura de violencia para la solución de los problemas. Social y de la otra. La “protesta”, a veces organizada desde los mismos poderes del Estado, acrecientan la idea de la eficacia de la Justicia por mano propia antes que la que el mencionado Estado proporciona.

Un buen “piquete” es la forma más directa para resolver un conflicto. De ahí al “piquete de ojos” sólo hay un paso. La impunidad del que corta una calle impidiendo el paso de quienes van o están trabajando es también una forma de liquidar la Justicia. En países centrales uno ve permanentemente gente con carteles manifestando en la vereda contra empleadores o el propio Estado. Lo hacen ruidosamente y las consignas suelen ser violentas. Pero jamás se les ocurre poner un pie en la calle. Porque ahí aparece el Estado para restablecer esa pequeña Justicia. La pequeña Justicia por donde empieza la verdadera “democratización” pendiente.

 

15 comentarios de “Justicia para todos”

  1. Es verdad su escrito, hay muchos abogados, y los humildes no nos alcanzan, los ingresos para
    pagar un abogado, además se tardan, en responderle al cliente taaaaanto tiempo, en un trámite, que uno no sabe si realmente lo defiende, o solamente cobrará $. y si uno esta en otra provincia el gasto es mucho mas uno junta los escasos $, para ir al lugar, o lo pierde. saludos dr: Dalessandro- Emil Acosta

  2. No se si la cuenta de los abogados es fible. De ser cierta seria muy positiva, porque demostraria que somos un pais muy apegado a las leyes.

  3. Hasta hace muy poco el Gobierno de la Viuda especulaba con imponer la razon de la fuerza en el pais y envio al Congreso el Memorandum para que el terrorismo IRANI conviviera con nosotros, pero Dios…… sin estridencias le envio a los cardenales su MEMORANDUM para imponer la FUERZA de la RAZON y eligieron al Cardenal Bergoglio como FUENTE de toda RAZON y JUSTICIA. Casi como la parabola, fueron muchos los ” invitados ” pero solo el Argentino fue ELEGIDO……

  4. Muy mala la nota..con mucha liviandad . Cómo nos tiene acos tumbrados éste señor mediático “noventista” y muuyy “neoliberal”..nunca es claro y prenende ser gracioso o hacer chiste con un tema tan serio como éste.La verdad,,es un referente de la liviandad que tienen estos señores del estilo Macri. De Narvaez y esa gente que opinan de todo un poco con un conocimiento muy acotado,,

  5. Muy mala la nota. No se habla de los puntos principales del proyecto de democratización de la justicia impulsado por el gobierno, ni se hace un mínimo análisis de los puntos en que se está a favor y de aquellos en que se cambiaría algo.

    1. Hola Mercedes. El único punto es reformar el Consejo de la Magistratura que ya fue reformado en el año 2006, se ve que sin éxito. Detrás de ello viene la elección popular de los jueces. Al respecto coincido con Zaffaroni. Estaríamos copiando el modelo boliviano que no ha dado ningún resultado. Los jueces empiezan a hacer “demagogia” judicial, subordinados a su carrera política. En un marco de intromisión del Poder Ejecutivo sobre el judicial que empezó en el menemismo. Claramente dije que estoy a favor de la reforma del código civil. Al punto que ayer la Presidente dio instrucciones de avanzar. saludos

  6. Seria bueno que entre tanta preocupacion por las “CURRADAS” hicieran una verdadera investigacion de la “Deuda Externa Argentina”. Cuando comenzo, quien pidio la plata,que negociados hicieron, etc. etc. y lo mas importante donde fueron a parar los MILES de MILLONES de dolares que se deben. Apuesto a que no !!!

    1. La contraída con Venezuela también en el gobierno de los Kirchner a intereses más altos que los que aplica el FMI? Y de la “Deuda Interna Argentina”? La que se generó tras el expolio y saqueo del ANSES y Banco Central? Esas curradas también me encantaría que se expusieran…

  7. Hablas de 57 nombramientos pendientes….te leí como siempre ,cual es la explicación por parte del PE para que esto no suceda según vos,.. sera caprichoso ?.Como para todo necesito respuestas, así como pido tu opinión, la pido por el otro lado,nunca me quedo con una sola versión de los echos.
    Las declaraciones de Lorenzetti no son inocentes,por favor,insultar mi inteligencia no esta bueno. Nada de democracia? te gusta exagerar.Las maniobras políticas son propias de todos los partidos que ocupan algún lugar de poder para conseguir aquello que consideran importante,esto es mas claro que el agua.Sabes que esto es claramente así,siendo abogado lo sabes mejor que yo o en tu partido esto NO pasa.Hablo de maniobras políticas y no de ilegalidad.
    Son muchas las cuestiones por resolver,pendientes y esta muy bien reclamarlo a viva voz.
    Comparto muchas cosas con esta administración,con las que tengo dudas busco respuestas en forma incansable.Aspiro a tener una opinión sin grietas.Aprendo mucho de vos y agradezco poder dejar en lineas generales mi comentario.
    ATTE. Mónica Camino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *