Showbiz / 12 de Abril de 2013

SÍNDROME DE LA SEGUNDA PANTALLA

La tele en la era de la red

Se adaptan contenidos para el público que está en las redes sociales mientras mira TV.

Por

culebrón top. La telenovela "Dulce amor" no solo es un suceso de rating. También genera movimiento en las redes sociales, donde los fans discuten la trama. Picos de comentarios en Twitter con cada beso.

Desde hace más de un año, cada noche por la pantalla de Telefe Carina Zampini y Sebastián Estevanez se ponen en la piel de Marcos Guerrero y Victoria Bandi, una recatada empresaria del rubro de las golosinas y su tosco chofer, quienes luchan contra el destino para poder estar juntos. La clásica trama de “Dulce amor” conquistó de inmediato a los televidentes argentinos, que siguen con devoción las idas y vueltas de esta inesperada pareja y logran promedios de rating que en muchas ocasiones superan las 20 unidades (con las que supieron hacerle frente al otrora invencible “ShowMatch”). El fenómeno no parece muy distinto de lo que sucedió con otros culebrones exitosos, como “Perla Negra”, “La extraña dama” o, más atrás en el tiempo, “Rolando Rivas, taxista”. Sin embargo, las idas y vueltas de “Dulce amor” no solo se viven en televisión, sino que miles y miles de personas utilizan a diario sus cuentas de Twitter para comentar, opinar y compartir impresiones alrededor de #Marcoria, uno de los fenómenos más fascinantes de la red de microblogging en Argentina.

#Marcoria es el acrónimo de Marcos y Victoria, la palabra clave para hablar sin tapujos de la novela del momento y poder discutir sobre todo lo que sucede en la tira. A la vez, cuenta con una contrapropuesta, #DulceAmore, la manera en que se reconocen y dialogan los usuarios de Twitter que también ven “Dulce amor”, pero bajo una mirada ácida e irónica. Ver un episodio de la telenovela siguiendo por Twitter cualquiera de estos dos términos, o hashtags, enriquece y le da una nueva dimensión a la vieja experiencia de la televisión.

La era del transmedia. Y es que “Dulce amor” es la telenovela de los tiempos de la transmediatización, en los que los televidentes están conectados a las redes sociales mientras disfrutan de su programa favorito. De acuerdo con un informe presentado este mes por el vicepresidente de estrategia global de Twitter, Joel Lunenfeld, el 66% de los usuarios de smartphones con acceso a Internet en los Estados Unidos están activos en redes sociales mientras ven sus ciclos favoritos. Telenovelas, reality shows, envíos periodísticos y hasta noticieros se ven ahora a dos pantallas: la del televisor y la del celular.

La Argentina no se quedó atrás ya que, según números brindados por IBOPE, el 62% de los televidentes que tienen cable también usan internet y el 41% de la clase alta local navega en simultáneo mientras mira sus programas favoritos en prime time nocturno. Estos nuevos hábitos son seguidos con interés por las empresas y compañías que desean adecuar sus campañas publicitarias a esta nueva realidad. Si bien aún resta un largo camino para obtener mediciones correctas, ya existen emprendimientos que trabajan en soluciones que den cuenta del fenómeno.

La compañía Tribatics, por ejemplo, desarrolló una herramienta de monitoreo de redes sociales con la que analizó la actividad en Twitter de los argentinos mientras miraban sus programas favoritos. En diciembre del año pasado hubo más de dos millones de tuits escritos por 829.000 usuarios frente al televisor. En tiempos de finales de temporada, “La Voz Argentina” y “ShowMatch” generaron la mayor cantidad de mensajes, un dato que coincide con las buenas mediciones de rating alcanzadas por ambos productos. Pero el cuarto programa que más tuits tuvo fue la repetición de “Floricienta”; el sexto fue “Hiperconectados”, el envío de los sábados por la medianoche en Telefe; y “678” quedó en el noveno puesto, cerca de “Periodismo para todos”, que con cifras de audiencia muchísimo más elevadas terminó octavo. La relación entre el rating tradicional y el interés despertado en Twitter, entonces, no es nada sencilla de analizar.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1894 de la revista NOTICIAS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *