Personajes / 22 de abril de 2013

James Peck: “En las islas me ven como un traidor”

Hijo de kelpers, artista plástico y escritor, fue el primer malvinense en recibir el DNI argentino. Hijos en camisetas celestes y blancas.

"Salir de las islas genera polémicas, hay muchísima observación. Es un lugar opresivo, se bebe mucho y todos chusmean sobre el otro. Yo, para ellos, soy ‘James, el traidor’".

El cuarto es pequeño y está lleno de cuadros. Cuadro chiquitos y enormes, celestes todos. En el sofá, un hombre-boceto llamado James Peck que habla un español atravesado como Luca Prodan y se define en unas pocas líneas lacias que dicen que es alto, flaco, y que tranquilamente alguien podría hacer origami con su pelo. Intenta acomodarse el flequillo, y no hay caso: los mechones vuelven a su lugar de origen. Como todo aquí, incluido este señor que además de pintar y muy bien (recibió varios premios locales y participó cuatro veces de Arte BA), escribe. Su novela debut se llama “Malvinas, una guerra privada” (Ed. Planeta) y habla de su experiencia como niño en medio del conflicto, y de su después. Malvinas como un mechón caprichoso, eternamente fuera de lugar, apuntando hacia donde mejor le cuadre.

Noticias: ¿Usted escribe como pinta? Porque todo el libro parece como un largo boceto de aquellos años de la guerra…

James Peck: Sí, puede ser. Yo pinto como escribo porque nunca quiero… ¿cómo se dice?: definir. No quiero dar detalles. Un poquito de “mistery” (misterio). Hoy eso es lo que se está escribiendo en el mundo, porque la gente no quiere más blanco y negro. No quieren saber todo ya. Recuerdo que una vez, en una entrevista, el periodista me dijo “Vos sos como un romántico del 1800”.

Noticias: ¿Un Byron?

Peck: Y, sí. Porque ellos iban a morir por sus ideas y ahora no. Ahora todos quieren ser ricos y yo no. A mi no me importa ser rico. Mirá.
Dice, y señala su alrededor. Un reino privado hecho de cuadros, colillas, tazas sucias y zapatillas rojas. La desolación. O lo real, según se vea.
Peck: Es que para mí la gente siempre trata de manipularte. Y así fue cuando estuve en Londres, que me decían “Tienes que pensar así, James. Tienes que tener una estrategia”. Pero, ¿por qué? Yo no quiero tener una estrategia. Yo quiero vivir, y aceptar las consecuencias.

Noticias: Pero tiene tres hijos que alimentar. ¿Cómo hace para ser rebelde y darles de comer?

Peck: Es que yo también estoy trabajando acá en el Archivo de la Nación, como restaurador de documentos. Igual, la mamá de los chicos trabaja también, así que… Igual aquí solo hay dos, Jack y Juan, de seis y diez años. Joshua, el mayor, ya tiene 21 años, está estudiando y ya tiene vida propia.

Noticias: ¿Por qué un libro, si ya pintaba?

Peck: Porque siempre quise recrear eso. Yo en el 2002 abrí una galería en Puerto Madryn y a los dos meses ya no venia nadie. Entonces me puse a leer, mucho, y después comencé a escribir. En inglés. Pero me parece que ahora podría hacer poesía en castellano.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1895 de la revista NOTICIAS.

 

4 comentarios de “James Peck: “En las islas me ven como un traidor””

  1. Peck, no eres el primer malvinense en recibir el DNI argentino, no mientan más …hay otros antes que vos, a Betts , lo conoces bien , a él se lo dieron en el 83!!!

    1. La verdad que sí. Ni se podría decir que la nota olvidó mencionar lo del DNI pues Betts recibió la nacionalidad Y TAMBIÉN el documento argentinos, por tanto es bien erróneo el dato.

  2. por desgracia soy argentino ,y para mi serias lo mismo no te podes cambiar yo tengo mas motivos que vos y no lo hago, o no te das cuenta en mi nacionalidad hay gente como la kisner de vido fernandez mauro viale NO TE PARECE QUE ES VERGONZOSO SER ARGENTINO

    1. Lo vergonzoso y REPUGNANTE de tu mentalidad es que te haga pensar que ser argentino es motivo para sentir tal cosa mala de este bendito y hermoso suelo. Sus gobernantes son una vil escoria, pero NO la Patria Argentina que te da tu nacionalidad. Lástima que tengas tan funesta idea encima, enorme y colosal lástima sinceramente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *