Comercial / 26 de abril de 2013

PNT

La monogamia cumple 15.000 años

Una investigación argentina saca a la luz datos inéditos.

Buenos Aires.- El fuego, la rueda y la monogamia, los tres hitos de la humanidad que la modelaron tal cual es hoy en día, siendo los dos primeros positivos, mientras que el tercero es negativo, pues es una degeneración del orden de cosas con el cual el mundo fue creado. Sorprendentes revelaciones surgen de una investigación antropológica a cargo del licenciado Javier Rafael Maffei, titulada “El origen de la monogamia o la revolución de las féminas”, que se publicará en el país bajo el sello de Editorial Dunken. A continuación un fragmento del capítulo final del trabajo, que expone sus conclusiones:

“Debe ser tomado como hecho fáctico que hombres y mujeres no fueron creados para la convivencia, sino para vivir separados con roles y funciones distintas, de hecho en el esquema original nunca se pensó en que exista un hombre por cada mujer pues era totalmente innecesario para la especie. Jamás habrá entendimiento entre uno y otro y es absolutamente lógico que así sea, unos y otros ven las cosas desde otra perspectiva, desde el sexo hasta el sentido mismo de la vida, y como siempre se nivela para abajo (por misma definición), la búsqueda de previsibilidad y estabilidad de la hembra, ligada a las mejores condiciones de gestación, alumbramiento y protección de la cría, arrastra al macho, naturalmente destinado a emociones y vivencias más fuertes. No debe el varón sentirse culpable por tener constantemente deseos con otras mujeres que no son su pareja, ni de pasarla mejor con sus pares que con su familia, pues en su genética está diseñado para vivir entre hombres y disponer sexualmente de cuanta hembra pueda sin preocuparse en el después. Las mujeres a su vez, deben ser conscientes de que un río puede contenerse un tiempo, pero que muy posiblemente una lluvia fuerte o una crecida lo harán desbordar. Hay hombres que durante toda su vida se controlan aplacando su inagotable libido a través del trabajo, la afición a un club, un deporte, un hobby, etc., pero otros, y cada vez más, en un momento dicen basta.

Las mujeres que deseen mantener sus familias en relativa calma deben entender esta situación y dar a sus parejas la cuota de libertad necesaria para que aunque sea en forma gradual y periódica liberen su esencia intrínseca …”

Siguiendo la línea evolucionista de Charles Darwin, aunque reformulada por el inocultable cristianismo de su autor, la investigación describe la relación entre hombres y mujeres en los comienzos de la humanidad y cómo por medio de un inteligente plan se llegó a los parámetros actuales, que benefician a un género en perjuicio del otro, con consecuencias para la sociedad en su conjunto totalmente nefastas. No apto para conformistas, hay un antes y un después de su lectura. Citando al mismo Maffei: “…prácticamente desde su salida de la adolescencia la mujer busca que cada hombre con el cual se vincula sea el último, el que será padre de sus hijos y con el que llegará a la vejez, mientras que el hombre busca que cada conquista femenina sea una más de una lista que quiere siga engrosándose hasta el mismo día de su muerte. Ante tanta diferencia al momento mismo de formarse la pareja, es obvio que una de las partes, cuando no las dos, mentirá o al menos ocultará la verdad. Entonces, ¿qué se puede esperar para lo que ocurra en adelante? Este trabajo da fundamento científico a hechos que conviven con nosotros diariamente, nos provocan angustia, sufrimiento, y no llegamos a comprender, pero debemos asumir que es una espada de doble filo, que es la llave para destruir o para afianzar familias…”.

El libro se puede adquirir a partir del 29 de Abril en la editorial, sita en Ayacucho 357 (casi esquina Corrientes) de esta Capital, en su stand de la Feria Internacional del Libro, con reserva de 48 horas en todas las librerías del país, o simplemente cliqueando aquí se descarga vía SkyDrive casi un tercio de la obra en forma gratuita

 

 

5 comentarios de “La monogamia cumple 15.000 años”

  1. TERESA SI USTED FUESE DESEABLE TENDRÍA OTRA OPINIÓN, SEGURAMENTE SI SE SACARA EL BATÓN Y LA CHABOMBA UNIVERSAL Y SE PUSIERA OTRA COSA LA OFERTA SERÍA OTRA. YO CREO QUE USTED NO ENTENDIO EL LIBRO, MEJOR PONGA UN BALDE UN POCO DE LAVANDINA Y PONGA LOS REPASADORES EN REMOJO, AGARRE LA RADIOLANDIA ESCUCHE A HUGO GUERRERO MARTHINEITZ O VEA A QUIQUE DAPIAGGI EN ATC..JAAAA TERESA COPULE MAS Y CRITIQUE MENOS

  2. Marta, lei el libro, soy mujer y creo que tus observaciones son solo descalificativas sin argumento. Me voy a permitir hacer lo mismo, creo que seras una señora que estara en bata, comiendo bizcochitos y mirando alguna novela.

  3. No entiendo. Si las mujeres no quieren la monogamia, y los hombres tampoco, ¿quien es el que ve desde perspectivas diferentes?
    ¿La iglesia? ¿Quien dirige la iglesia? Los hombres.

  4. No señor. Usted está equivocado.

    La monogamia no es nuestra decisión. Es la manera que ustedes nos dominan. Nos dominan para que seamos sus cocineras, sus lavaderas, sus sirvientas y su sexo seguro. Nos dominan negándonos la mismas oportunidades educativas, los recursos y el salario que gozan los hombres.

    A las mujeres no le interesa cargar con el mismo viejo inútil que le pega cuernos por años. Todas queremos variedad. Todas queremos nuevas conquistas. Todas queremos hombres sexys y jovenes que nos deseen. No elegimos la monogamia por que queremos.

    Le aseguro, que si vivieramos en una sociedad igualitaria, no existirian hombres como usted que esconden con cobardía el ser honestos en sus relaciones tirando la culpa a las mujeres y justificandose con sus “instintos”.

    ¿Sabes que dicen de los instintos de las mujeres? Que cuando están en su periodo fértil del mes buscan aparearse con la mayor cantidad de hombres posibles para asegurar que sus crías salgan de una competencia de espermatozoides más justa.

    ¿En serio tu crees que queremos monogamia?

    1. El comentario y mas el encabezado de Santa Teresa, no hace mas que atestiguar la veracidad del articulo, evidentemente vemos las cosas desde perspectivas diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *