Libros / 17 de Mayo de 2013

libro

Pensamiento libre

“Para una autopsia de la vida cotidiana“. Conversaciones, de J. G. Ballard. Caja negra, 189 págs. $ 95.

Por

El inglés James Graham Ballard siempre se sintió bien como escritor de ciencia ficción y emprendió a través de ese género popular una de las renovaciones más profundas y fascinantes de la literatura del siglo XX. Además de clásicos como “El mundo de cristal” o “Noches de cocaína”, escribió sus títulos más experimentales en “Crash” y “La exhibición de atrocidades”, y los más autobiográficos en “El imperio del sol” y “La bondad de las mujeres”. Admirador del surrealismo (en especial de Dalí y Delvaux), investigador permanente de los límites, utilizó en la escritura lo que vio como estudiante de medicina, y fue un generador constante de ideas y profecías que se descubrían como tales cuando la realidad las concretaba.

Este libro reúne cuatro entrevistas. Las dos más extensas fueron realizadas para la revista “Re/Search”. En la primera, dos californianos lo definen como “camuflado en un suburbio inocuo” y como “máquina duchampiana en perpetuo movimiento”. No muy extenso, el libro parece durar mucho más que su cantidad de páginas por la cantidad de ideas estéticas, éticas o sociológicas, potenciadas por las diferencias de perspectiva entre californianos (los entrevistados) y quien era a esa altura un inglés absoluto.

La revista Re/Search se interesaba en los creadores de avanzada (otro número especial se centraba en William Burroughs), o en fenómenos como el “punk”, o las áreas creativas marginales. El erotismo generado por los choques de automóviles, los asesinos seriales, el dorso salvaje o demente de la sociedad supuestamente más asentada, circula en ese comienzo de los años `80 con la misma energía que a fines de los años `60. El lector comparte el gusto de estar junto a entrevistadores y entrevistado, y siente cómo se le abre la cabeza a través de la libertad y el modo políticamente incorrecto (de un padre de familia, hay que aclararlo) con que Ballard recorre el menú particular de temas que le presentan. Su mirada es siempre lúcida, tangencial, sorprendente.
Dos reportajes más breves repasan sus vínculos con el surrealismo y “el complot invisible entre tecnología y erotismo”. En conjunto, una manera intensa y variada de entrar en una de las mentes más complejas y libres del siglo XX.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *