Restaurantes / 17 de mayo de 2013

resto

Tapas, raciones y ¡olé!

“Bernata”. Uriarte 1610. 4833-5514. Comida española. Martes a sábados de 12.30 a 16 y de 20.30 al cierre. Principales tarjetas. Menú mediodía: $ 75. Precio promedio noche: $ 170.

Por

Si alguna vez estuvo en Madrid, sabrá que salir de tapas es el programa por excelencia. Un trago y una tapa en cada taberna, multiplicados por varias tabernas, y uno puede considerarse comido y bebido (sobre todo lo último) para el final de la noche. No todos tienen el aguante de los madrileños, por eso la galleguísima Luz Fernández García desembarcó en nuestras tierras con una propuesta porteñizada, una taberna al “vesre”, una “berna-ta”. En “Bernata” uno puede sentarse a la mesa y deleitarse con excelentes raciones de cocina española, con un vino bien recomendado; o sentarse en la barra y picar unas tapas con un gin tonic, trago por excelencia en las noches de ronda de Madrid.
Según nos cuenta su dueña, el principal objetivo de este restaurante es ofrecer un abanico del tapeo español más representativo, bien hecho. A saber: tortilla de patatas, dulzona gracias a la abundante cebolla, pero con la sal justa; croquetas de jamón, setas y tinta de calamar, fritas pero bien sequitas; gambas al ajillo, con abundante ajo y una pizca de perejil; huevos rotos con jamón serrano, para mojar el pancito hecho en casa; pescaítos fritos (cornalitos, anillos de calamar y mejillones), al más puro estilo andaluz; patatas bravas, las más ricas que hayamos probado en Buenos Aires, bien crocantes por fuera, con el pimentón justo y acompañadas de una salsa con Tabasco, picante en su punto justo.

La carta de tragos de “Bernata” fue creada por Tato Giovannoni y se especializa en gin tonics, imperdibles. Los preferidos del público son el Romero de mar (gin, tónica, jugo de pomelo rosado y romero) y el Agua del mandarino (gin, tónica, rosa mosqueta, jugo de mandarina y menta), pero hay muchos para elegir. De hecho los martes, “Bernata” celebra “Las noches de Madrid”, dedicadas a las estrellas de las barras porteñas: sube la música, salen las tapas y los bartenders más cotizados de la ciudad salen a lucirse en la barra. A fines de mayo, el propio Giovannoni hará acto de presencia, así que tendrá la oportunidad de probar sus últimas creaciones.

Como en toda taberna, la barra es el corazón “Bernata”. Pero también puede sentarse en uno de sus boxes-mesas y deleitarse con un impecable arroz negro, de arroz rehogado en trocitos de calamar en su tinta, suavizado con un buen alioli o unas chuletitas de cordero patagónico, no tan españolas pero muy sabrosas. Para acompañarlos, tiene una interesante selección de vinos, de muchas de las mejores bodegas boutique argentinas. Los postres suman otro punto fuerte: helado de turrón casero (elaborado a base de almendras, miel y crema batida y servido con un crujiente de caramelo), el vigilante de Bernata (una versión contemporánea del clásico membrillo y queso) y la infaltable crema catalana.

Una ambientación moderna pero sobria a la vez, con buena iluminación, completan la experiencia. “Bernata” es uno de esos lugares con “ese no sé qué” que hace que uno siempre quiera volver.

 

Comentarios de “Tapas, raciones y ¡olé!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *