Personajes / 17 de Mayo de 2013

René Lavand (85)

“Yo le disparo a la palabra magia”

El mítico ilusionista es retratado en el documental “El gran simulador” y hará una gira por España. Paz en Tandil, y la visita de Copperfield.

Lavand con su mujer, Nora.

Nadie lo sabe, pero este hombre que ven aquí va camino a convertirse en gato. Tan suaves sus movimientos, tan ronroneante su modo de decir, tan enigmático su mazo de cartas españolas. Hasta sus pupilas han tomado ya el color impreciso de las de algunos micifuces, y todo él – tan inofensivo que parece– es una duda. ¿No dijo alguna vez alguien que “un gato es un signo de interrogación que se aleja”? René Lavand (85 años, humor feroz, talento de exportación en materia de barajas y shows con cartas) es, en cambio, una pregunta que se acerca, pero solo por un rato y nada más que para hablar de su nueva película (“El gran simulador”, un documental dirigido por Néstor Frenkel) y de su próxima gira por España. Vive desde hace años en Tandil, rodeado de robles y de pájaros. Lo suyo es la calma, el vino, la conversación al lado del fuego. Las otras magias. “Porque entre mentalistas que se dicen, y no lo son, y magos que parece que son de otro mundo, me parece ridículo llamarse mago. Yo soy experto en cartas. Pero me gusta la palabra ilusionismo”, comienza.

Noticias: ¿Por qué?

René Lavand: Porque la gente necesita tener ilusiones, y yo también. Por eso las creo: para la gente, porque completo la necesidad de ellos y la urgencia mía. Gracias a esa conjunción, logré que me sigan convocando a esta edad, cosa que no hubiera logrado si hubiese hecho únicamente asombro.

Noticias: ¿Qué es el “asombro”?

Lavand: Lo que caracteriza al ilusionismo. A eso le llaman “magia”. Añadiendo a eso comicidad, romanticismo y hasta dramatismo, que también es belleza, uno entiende que tiene cierto derecho a presentar shows de dos horas e irse del escenario con la ilusión de que la gente quiere cinco minutos más.

Noticias: ¿Y llega bien a las dos horas arriba del escenario? ¿No se cansa?

Lavand: Bueno, ahora hago shows de una hora y veinte, una hora y media. La conformación del espectáculo que llevaré a España es un poco diferente porque he resuelto retomar la baraja española, que antes había abandonado por la baraja internacional. Pero me dije: ¿por qué no volver a la baraja española, si con ella aprendí mi primer juego, a los siete años? Esos “cuarenta pintados talismanes de cartón”, como dijo Borges en un alejandrino perfecto, y que mejor pintara a mi juicio Homero Manzi, cuando dijo: “cuarenta cartones pintados con palos de ensueño, de engaño y de amor, la vida es un mazo marcado: baraja las cartas la mano de Dios”.

Noticias: Entonces, usted juega un poco a ser Dios…

Lavand: Digamos que al barajarlas, aunque no resuelva problemas, tampoco los creo. Y con la magia de la baraja española, logro una comunicación artística y humana con la gente.

Fotos: Marcelo Dubini.
Producción: Esteban Vedia.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1899 de la revista NOTICIAS.

 

Comentarios de ““Yo le disparo a la palabra magia””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *