Showbiz / 24 de Mayo de 2013

Biopics

Los otros superhéroes

Biografías llevadas al cine: grandes figuras y presupuestos pequeños. Los millones detrás de la industria de la historia.

Por

Piratas digitales. Steve Jobs (foto) y Julian Assange, sus vidas, verdaderas aventuras cinematográficas.

En “El hombre mediocre”, José Ingenieros afirma –a grandes rasgos y simplificando al extremo– que el mundo se divide en dos clases de personas. De un lado están los mediocres. Del otro, están los héroes, los santos y los genios.
El 2012 fue, en la industria del cine, el año de los superhéroes. “Avengers”, el ecléctico grupo de superpoderosos de Marvel, facturó más de 1.500 millones de dólares a nivel mundial, con dividendos arrolladores, pese al abultado presupuesto de producción de poco más de 220 millones. Batman hizo de las suyas con la última entrega de la saga de Christopher Nolan (1080 millones de recaudación global) y hasta Spiderman –curiosamente excluido del ensamble de vengadores marvelianos– tuvo un discreto paso por el cine con una “reboot” que podría considerarse un fracaso en el mercado norteamericano, pero que, al fin y al cabo, sacó las papas del fuego en el mercado internacional (costó 230 millones de dólares, recaudó magros 262 millones en su propio país, pero otros 490 millones entraron en las arcas de sus productores desde las boleterías del resto del planeta).

Pero –pese a los planes de seguir mamando del éxito de “Avengers” con el estreno de “Iron Man 3”, y de la movida de su clásica némesis, DC, saliendo a competir con una nueva versión de Superman– el 2013 parece ser un año donde la pantalla será invadida por otro tipo de héroes. Unos más reales. De hecho, casi absolutamente reales. Héroes, santos o genios, protagonistas de algunas interesantes “biopics”, el género que engloba a las películas biográficas sobre grandes personajes.

La revancha de los nerds. Los nuevos héroes del cine no vuelan como el último hijo de Krypton ni tienen la billetera desmedida de Tony Stark. Pero existieron, fueron de carne y hueso, y tuvieron vidas que, de una u otra manera, cambiaron el mundo. Fueron intelectuales, estadistas, artistas, empresarios y hasta piratas. Gente sobre las que el imaginario popular ya sabe, pero siempre quiere saber un poco más.

Ya el 2012 tuvo al menos tres películas de renombre dentro de este género que, pese a los grandes nombres en las marquesinas, obligan a revisar las cifras, calculadora en mano. “La dama de hierro” puso a Meryl Streep en la piel de la temible Maggie Thatcher. A nivel mundial, recaudó 114 millones de dólares. El magistral Anthony Hopkins fue “Hitchcock”, con una escuetísima recaudación: apenas 22 millones. La que más repercusión tuvo fue “Lincoln”. Dirigida por Steven Spielberg, mostró a una Daniel Day Lewis caracterizado con una precisión notable. Costó 65 millones de dólares –poquísimo, comparada con los tanques de la industria– y no solo cosechó dos Oscar (sobre un total de doce nominaciones) sino que facturó 263 millones de dólares y centavos.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1900 de la revista NOTICIAS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *