Política / 24 de mayo de 2013

10 años K

Una década para el debate

Tres ex integrantes del oficialismo, Redrado, Ocaña y Bárbaro, analizan virtudes y desviaciones del Gobierno, de Néstor a CFK.

Por

Tres ex integrantes del oficialismo, Redrado, Ocaña y Bárbaro, analizan virtudes y desviaciones del Gobierno, de Néstor a CFK.

Escuché la voz de Bárbaro y dije ‘es acá’”, se ríe Martín Redrado, que se disculpa por llegar unos minutos tarde. Se refiere al particular vozarrón de Julio Bárbaro, ex titular del COMFER, que durante más de una hora analizó la recién cumplida década kirchnerista junto al ex presidente del Banco Central y a Graciela Ocaña, la ex titular del PAMI y ex ministra de Salud y actual diputada. Los tres integraron el elenco oficialista desde los inicios y fueron eyectados entre el 2008 y el 2010.

En el mediodía del jueves 23, dos días antes del megaacto oficial y convocados por NOTICIAS, los tres ex funcionarios de Néstor Kirchner y Cristina Fernández debatieron sobre los 10 años de Gobierno K y sus experiencias personales junto a Néstor y Cristina Kirchner. Una mirada cruda de tres dirigentes que palparon de cerca el poder y que hoy lo desmenuzan desde la vereda de enfrente.

“Yo creo que hubo un primer tiempo de acumulación y después nos fuimos gastando los ahorros. El modelo tuvo un agotamiento, como todo proceso político, y el proceso no se regeneró a sí mismo”, explica Redrado.

Julio Bárbaro: Es que la obsecuencia y la obediencia son la degradación. Si vos te rodeás de alcahuetes, te hundís. Todo en la vida cuando se convierte en autoritario se empieza a devaluar.

Martín Redrado: Néstor les decía a los funcionarios: “las malas noticias tráiganmelas a mí, denle las buenas a Cristina”. Con lo cual esto que dice Julio de la adulación paga es grave. Hoy no hay pensamiento crítico.

Graciela Ocaña: Yo me río porque Cristina dice que el ministro de Salud siempre está sonriendo, siempre le lleva buenas noticias. Yo, por supuesto que no le llevaba buenas noticias. Uno se tiene que hacer cargo de la realidad.

Noticias: ¿Cómo fue la experiencia de ustedes en el kirchnerismo?

Ocaña: Yo siempre tuve libertad, y la libertad que siempre tuve fue la de saber qué es lo que yo quería hacer.

Noticias: ¿Tuvo pleno apoyo de los Kirchner?

Ocaña: Tuve mucho apoyo, sobre todo en el PAMI y en la primera parte de la gestión en Salud. Lamentablemente, después, Cristina creo que no estuvo decidida a dar la pelea para cambiar las estructuras de salud, que básicamente tenían que ver con sectores sindicales y empresariales ligados al Gobierno. Ahí supe lo que tenía que hacer, irme del Gobierno. La única libertad que tiene un funcionario es la de su renuncia. Es mentira eso de “no me dejan renunciar”.

Bárbaro: Coincido plenamente. El “no me dejan renunciar” es un cuento chino.

Noticias: Usted, Bárbaro, conoce a los Kirchner desde antes de llegar a la Casa Rosada.

Bárbaro: Yo era amigo de Néstor, de ir a cenar una vez por semana, vivíamos a tres cuadras. Él me decía “vos vas a venir conmigo”, y yo le respondía “yo no soy parte de tu equipo, si hay algo que me queda claro es que vos no ordenás, humillás”. Se lo dije ochocientas veces.

Noticias: ¿Y Kirchner qué le contestaba?

Bárbaro: Se reía, era muy consciente de que había una categoría de gente que no era para seguir con él. Casi le diría que la obediencia es obsecuencia. Son los aplausos que vemos hoy. Yo creo que Kirchner tuvo tentación de cambiar el país, pero la experiencia de lo que hizo en Santa Cruz lo marcó. Era un planteo del poder, que con el tiempo se exacerbó y que con Cristina llegó al máximo.

Redrado: Yo fui una de las herencias del gobierno del 2002, como Roberto Lavagna y otros funcionarios. Recuerdo que cuando Néstor me ofreció el cargo le pregunté cual era su visión, y me dijo “total respeto profesional, pero hay dos cosas que me parecen importantes”, y en las que yo coincidí, que eran acumular reservas, un Banco Central fuerte, y vigilar mejor a los bancos. Eso se fue perdiendo. Mucha gente nos pregunta si cambiamos nosotros o ellos. Y los que cambiaron fueron ellos. Hay pilares que representaban al modelo que hoy no están. No existe más la acumulación de reservas, se evaporó el dólar competitivo. Hoy por primera vez en 10 años hay tipo de cambio múltiple, volvimos a la bicicleta financiera que siempre criticamos durante este proceso. El tercer dato importante era la salud fiscal y presupuestaria, el gastar menos de lo que ingresa. El que tiene excedente fiscal es aquel que tiene más poder y más márgenes de maniobra. Eso ya no existe más. Y el último pilar, que es el excedente comercial, lo estás manteniendo con una cantidad de aprietes sobre las exportaciones y las importaciones, que está afectando la producción nacional. El otro pilar era la creación de empleo. Hoy se han destruido 200.000 puestos de trabajo. Los que cambiaron fueron ellos.
Ocaña: Hubo una primera etapa, que quizá sea la más valiosa, que es la que le sirvió para conseguir la victoria y la legitimación posterior. La necesidad de generar la legitimidad a través de decisiones que eran popularmente requeridas, como el cambio de la Corte Suprema o dar una lucha contra la corrupción. Y quizá ahí la idea de ponerme a mí en el PAMI.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1900 de la revista NOTICIAS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *