Música / 11 de junio de 2013

musica

La canción interior

Decenas de músicos y cantantes fueron parte importante en el reciente “Cuarto Congreso Argentino de Cultura”, en la ciudad de Resistencia.

Por

La noticia política es que entre el 29 y el 31 de mayo, la ciudad de Resistencia fue sede del “Cuarto Congreso Argentino de Cultura”. De fuerte contenido endogámico, sin opositores a la vista, las charlas y discusiones convocaron a gobernadores, funcionarios y gestores del área –con Jorge Coscia a la cabeza–, artistas, periodistas, pensadores e invitados especiales –como el ex juez español Baltasar Garzón–. Y la militancia juvenil dio el presente en las actividades centrales y también en muchas paralelas que ocurrieron en reuniones más informales.

De todos modos, lo que nos convoca aquí es la muy fuerte actividad musical complementaria que, por la significación de los nombres y lo abultado de la agenda, terminó siendo casi una actividad paralela. En ese contexto, entonces, deberíamos mencionar las actuaciones de Tonolec –locales y, por lo tanto, anfitriones–, La bomba de tiempo, el también local cantante Seba Ibarra, el dúo porteño Fuertes-Varnerín, “Jauretche camina” –con Jorge Marziali y Daniel Viola–, y los dos infantiles, “Nosotros y el preguntón” –otra vez con Marziali– y la propuesta de Magdalena Fleitas junto a la Orquesta Corazón de Música.

Pero hubo tres hechos que sobresalieron por sobre el resto, por lo estético, lo original o hasta lo controversial. Tal fue el caso, por ejemplo, del espectáculo didáctico-musical-teatral que entregó la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías de la Universidad de Tres de Febrero, que dirige el músico y docente Alejandro Iglesias Rossi. Mezclando lo artístico con lo educativo, recorrieron piezas que podrían ubicarse tanto en eso que habitualmente se llama música contemporánea, como en el terreno de lo popular. Hicieron creaciones de Susana Ferreres, Carlos Zamora, Naná Vasconcelos y tradicionales del noroeste argentino, con instrumentos de todo el continente, muchos de los cuales son reconstrucciones arqueológicas. Y combinaron todo eso con danza, canto, sonidos salidos de una computadora y un despliegue de máscaras verdaderamente bellas y llamativas.

Otro punto saliente de la amplia oferta sonora estuvo en el concierto que compartieron el brasileño Arthur de Faría, el argentino Omar Giammarco y el uruguayo Fernando Cabrera. Los dos primeros presentaron un dúo con material del que será su próximo álbum binacional. El oriental, interpretó canciones de distintas épocas de su jugoso repertorio y adelantó algo de su futuro álbum. Y los tres se juntaron en una muy interesante versión del “Tema de Pototo” de Luis Alberto Spinetta.

No casualmente, dejamos para el final el proyecto “Música interior” que curaron y dirigieron Liliana Herrero y Juan Falú. Se trató de la reunión de una larguísima lista de músicos y cantantes: Teresa Parodi, Raúl Carnota, Lilian Saba, Nora Sarmoria, Luisa Calcumil, Carlos Moscardini, Nini Flores, Omar Moreno Palacios, Rolando García Gómez, Vitillo Ábalos, Nadia Larcher, Casiana Torres y un etc. aún más extenso. Con ese enorme elenco, se armaron distintos combos y se recorrió mucho de lo mejor del folklore argentino. Y el muy extenso concierto tuvo algunos de sus momentos más logrados en el dúo de Falú y Marcelo Moguilevsky, en el trío de los percusionistas Facundo Guevara, Mariano Cantero y Rubén Lobo, en la voz de Cabrera, en el piano de Carlos Aguirre, en la simpática presencia de Vitillo Ábalos, en el muy buen trío cordobés MJC o en el canto de la rionegrina Luisa Calcumil, entre otros.

 

Comentarios de “La canción interior”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *