Televisión / 11 de Junio de 2013

tv

Señora Televisión

“Susana Giménez”. Entrevistas, humor, juegos. Lunes a las 22.30 y miércoles a las 21, por Telefe. Conducción: Susana Giménez. Dirección: Eugenio Gorkin.

Por

¿Cinco estrellitas a Susana? Porque sí. Porque me gusta llevarme la contra, porque lo siento así y porque Praga queda en Alemania o en Hungría, no me acuerdo bien. Pura espontaneidad, acto irreflexivo, verdad del corazón, tal vez. Si la diva número uno es capaz de decir que al amor ya le conoce el principio y el fin pero que siempre será maravilloso, por qué no iba a dejarme llevar por el impulso. Sí, Susana, de tu programa, después de 25 años, ya se sabe todo y es posible que a la brevedad vuelva a cansarnos. Pero habrá valido la pena pasar por esa experiencia otra vez.

Nada es más fácil que criticar a la rubia teñida. Hagan fila para el piedrazo: si no está gorda, predica el ejemplo de una dieta peligrosa; si no está vieja, se le fue la mano con los dientes fluorescentes; si permanece sola, pronto aparecerá algún sub-40; si opina sobre la coyuntura es fascista, pero si no lo hace, por qué no se juega. Sus furcios son figuritas de un álbum que no se llena nunca y la ignorancia sobre algunos temas básicos, en una mujer mundana como pocas, es estúpidamente sorprendente. Desde fines del alfonsinismo hasta hoy, todo eso es Susana Giménez.
Repetir que se le perdona todo, es un latiguillo falso. Es ella quien lo resuelve, lo metaboliza o lo transforma, porque es una de nuestras mejores comediantes.
Desaprovechadísima en el cine, se despliega en la tele y no solo en los sketches de Susana Spadafucile (que seguirá haciendo con Emilio Disi) sino en el manejo de su arena y su tablado, el living de sillones blancos.
Con Marisa Badía como la nueva productora general, el ciclo va los lunes, en vivo, mientras que el miércoles, grabado, se emite el juego “Salven a los millones” que tiene un atractivo aparte.

La charla con la Abuela es el pico del programa y dejó en claro que, después del infeliz pase a “ShowMatch”, Antonio Gasalla la necesita tanto como ella al humorista. En su primer envío, con apertura estelar y presencia en el estudio de figuras como Mike Amigorena, Diego Torres y su amuleto, Ricardo Darín, ella se desdibujó porque pierde timing en la entrevista multitudinaria, la remó como pudo con la insulsa Luisana Lopilato y fue citada por todos los medios cuando en un breve discurso, avisó que dejaría la “p” de política en sus comentarios.

Año sabático o falta de pantalla, en el 2012 Susana no estuvo en la televisión. Si se la extrañó o no –idéntica pregunta que se formula ahora con Marcelo Tinelli—es un interrogante tramposo. Telefe, con el éxito de “Graduados” y “Dulce amor” liderando la audiencia, pareció no necesitarla y hoy, si bien el programa ronda excelentes 20 puntos de rating, no es imbatible como en otras épocas. La variable “echar de menos” no es cuantificable y mucho menos en la tele. El efecto se produce al verla: es una vibración, un shock, una frescura semanal que ilusiona, aunque sepamos que el fotoshop existe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *