Teatro / 20 de Junio de 2013

teatro

Un pensador excepcional

“El doctor Lacan”. Autor y director: Pablo Zunino. Con Mario Mahler y Silvia Armoza. Teatro La Comedia, Rodríguez Peña 1062.

Por

Con elegante traje gris y un llamativo adorno en la solapa, el autor y director Pablo Zunino se presenta en persona ante el público y hace una breve historia de este espectáculo, sus comienzos clandestinos y su terca perdurabilidad. Con inesperada solvencia para quien no cultivara el oficio de actor –al contrario, tiene un pasado de crítico teatral–, Zunino interroga a la platea sobre sus vínculos con el psicoanálisis. La platea no lo decepciona. Psicoanalistas como él mismo hay una cantidad, así como psicólogos y por lo menos un psiquiatra. El resto son o han sido pacientes. Un solo espectador es virgen de toda experiencia o pulsión psicoanalítica, y es quien obtiene como premio el muñequito de tela que Zunino llevaba prendido en el pecho, con la figura del doctor Lacan.

El doctor Lacan (Mario Mahler) llega con su secretaria Gloria (Silvia Armoza) a la Escuela Normal Superior para dar uno de sus celebrados seminarios, pero se encuentra ante una sala vacía. Este inédito episodio, devastador para su orgullo, ocurre mientras suenan en las calles de París los disturbios estudiantiles surgidos en mayo de 1968. La sala vacía –nosotros, el público– despierta ciertos fantasmas en el profesor, quien justamente presta especial atención a la paranoia, mientras se dedica a polemizar con todo el mundo: las instituciones académicas establecidas, su propio psicoanalista que es polaco y habla un mal francés, y sobre todo con la princesa Marie Bonaparte, una figura de gran poder en la esfera del psicoanálisis internacional que lamentablemente para él no simpatiza con sus ideas.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1904 de la revista NOTICIAS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *