Política / 9 de julio de 2013

Máximo K: Cómo bajó 26 kilos sin dejar la Play

Hace trece meses que lo operaron de la rodilla y le recomendaron un regimen estricto. pescado, vegetales y caminatas.

Antes y ahora. Máximo pesaba más de 110 kilos. La dieta que le recomendaron los médicos funcionó.

El 11 de junio de 2012, hace trece meses, Máximo Kirchner fue internado de urgencia en la Clínica Austral por una misteriosa afección en la rodilla que le impedía caminar y le causaba un intenso dolor. Su madre lo fue a buscar a Río Gallegos en el Tango presidencial y lo acompañó a ver a los médicos. El informe oficial luego dijo que se trató de una artritis séptica en su rodilla derecha y que para combatir la infección se le había realizado un lavado articular artroscópico. Lo que no indicó el parte médico es lo que los profesionales le pidieron al hijo de la Presidenta: que comenzara una vida más sana y una dieta urgente.

Desde entonces, la balanza indica que Máximo bajó 26 kilos en poco más de un año. Estaba por arriba de los 110 y el sobrepeso era un peligro para su salud. La dieta que le recetaron incluye pescado, vegetales y nada de carnes grasas. Tampoco las cantidades de fernet y cerveza que bebía en otros tiempos. Los médicos además le recomendaron caminatas diarias y al menos ocho horas de sueño, algo que él cumple sin dificultad.

El sedentarismo de la Playstation, su pasión, tampoco pudo boicotear el plan. Ni el carrito de golf marca Melex que usaba en los jardines de Olivos en los primeros tiempos de dieta, cuando aún le dolía la rodilla.

La salud es una de las preocupaciones de Máximo, que quiere estar en buen estado para afrontar su inminente paternidad. Su mujer, Rocío García, le insistió para que empiece a cuidarse. También Cristina.

Máximo está convencido de que la política fue la que mató a su padre y agravó sus problemas cardiovasculares y gastrointestinales. Antes de su muerte en su casa de El Calafate, a Néstor Kirchner lo habían operado y salvado dos veces en la Clínica Los Arcos de Palermo. Suena a una ironía del destino, pero allí es donde podría nacer el bebé que en estos días esperan el hijo del ex presidente y su novia.

Debido a la sensibilidad del tema, esta nota fue cerrada a los comentarios.

Para leer la nota completa sobre “el ‘exilio’ de Máximo” adquiera online la edición 1906 de la revista.