Política / 12 de Julio de 2013

El odio: un mal de época

Un ensayo urgente sobre el mal de esta era. Liderazgo intolerante versus desequilibrio opositor. Política y corrupción: fusión maldita de la posdictadura.

Por

Pocas cosas más interesantes que una discusión política, fuerte, decidida y filosa. No es una catástrofe que personas de buena fe, que piensan de modo diferente, contrasten sus posiciones sin resignarlas, salvo que sean enteramente convencidos por los argumentos del otro.

La política es conflicto de ideas, no un juego donde cantamos al unísono la canción que todos sabemos. La mala experiencia de malos enfrentamientos convenció al sentido común de que son mejores las discusiones atenuadas; y, en lugar de buscar el origen y perfil de las diferencias, limitarse a establecer los puntos de acuerdo. Eso puede ser necesario cuando se negocia el articulado de una ley (cosa que no sucede mucho en nuestro Congreso, donde el Gobierno obliga a votar a libro cerrado), pero no siempre es un ejercicio intelectual atractivo. Los mejores textos políticos escritos en la Argentina tienen a la polémica como fin o como acompañamiento asordinado. Los mejores aprendizajes de la adolescencia no se dan escuchando un coro unánime, sino presenciando un diálogo donde se desplieguen contraposiciones realmente vivas.

Pero algunos advierten hoy que, en la esfera privada y en microesferas públicas, la discusión ha cambiado de género: se abandonó el diálogo para recurrir a las formas de la invectiva y la lengua del odio, como si, en medio del ring, dos boxeadores decidieran que están permitidos los golpes bajos, los cabezazos, las patadas y escupir al contrario. Si esto es así, vale la pena explorar una explicación.

PERSONALISMO. En primer lugar, un dato sobre el que, no por casualidad, coinciden opositores y oficialistas: el fuerte personalismo del estilo presidencial en el ejercicio del poder. CFK utiliza la primera persona más que cualquier otro presidente de los últimos 40 años. El pronombre personal “yo” prolifera como un sonsonete irritante o tranquilizador.

Sus ministros y subordinados enfatizan con monocorde constancia que ella es la que decide todo: medidas de gobierno y listas de concejales en municipios de 20.000 habitantes. Tal poder de decisión no ha sido delegado por CFK en nadie. Esto tiene innegables ventajas cuando acierta o cuando se considera que sus actos son adecuados a la situación. Y una parva de inconvenientes cuando se le atribuyen exageraciones, fracasos y mentiras. La Presidenta es la jefa del país, la jefa de sus seguidores, la jefa de sus aliados (que para serlo deben aceptar todo sin discutir). No conduce. Ordena.

El personalismo magnifica sus rasgos. Los convierte en defectos insoportables o en virtudes de las que depende todo. La diferencia entre la Presidenta y sus ministros, entre ella y los gobernadores, es tan grande que solo permite atribuir a la propia CFK los fracasos de unos y otros. Ejemplo: pocos simpatizan con Moreno, pero son pocos también los que creen que actúa sin el aval de la jefa. En el actual juego de poder, no hay valencias libres.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1907 de la revista NOTICIAS.

El odio: un mal de época

 

 

19 comentarios de “El odio: un mal de época”

  1. Habria que avisarle a Sarlo y tambien a Perfil y a Noticias que ellos tambien contribuyen dia a dia al Odio; porque en su discurso parecen despegarse y mirar todo desde afuera, cuando en realidad estan bien adentro desde lo discursivo y desde sus editoriales de esa puja politica entre kas y antikas o gorilas y peronchos. HaY UNA GRAN FRASE DE JAURETCHE sobre el odio busquenla si quieren. Saludos desde el reino de PAZ Y AMOR

  2. Yo también soy estudiante de Letras y para mí es una cuestión de perspectivas. En mi caso, este ensayo me parece interesante desde el punto de vista de la violencia simbólica que se ejerce cotidianamente en todos los ámbitos. Se puede hacer un análisis lingüístico y objetivo acerca del asunto sin caer en descalificaciones por el tipo de interés que cada uno tenga. Bah, quizás tu interés no sea informarte y simplemente criticar, ahí la cuestión es distinta.

  3. Para ser serio un texto no puede ser de parte. Beatriz parece un flato inútil, un globo que los años desinflaron. Me gustaría saber si tiene el coraje para admitir que manejan sus textos su propia cobardía.

  4. SOLO QUERIA DECIR QUE DETESTO LA LITERATURA ERUDITA NO SIVE PARA NADA ES PARA POCOS Y SOLO LE INTERESA A UNOS CUANTOS ENGREIDOS SEA EN EL TEMA QUE SEA POLITICO LITRARIO FILOSOFICO ETC LO QUE VALE ES QUE LOS PROFESIONALES QUE ESCRIBAN LO HAGAN CON ALTURA PARA TODO EL MUNDO CON UNA SENCILLA COMPLEJIDAD Y SIN PALOBRATAS QUE DELATAN A GENTE DE BAJA CALIDAD ES NECESARIO EDUCAR A LAS MASAS BRUTAS Y ESTOS NABOS ALTO NIVEL SEUDOINTELECTUAL NO SIRVEN PARA ESO ADEMAS NOTICIAS ERA ANTES SOMOS ESO LO DICE TODO SON SOLO BASURA FACHO Y OJO QUE LOS K NO ME PARECEN PARA NADA LO MEJOR PERO ES LO QUE HAY CON ALGO DE EFICIENCIA Y CALIDAD POLITICA

    1. la literatura erudita, como usted la llama, no existe, es literatura, a secas, y más alla de que usted la entienda o no, le guste o no, la disfrute o no, no debería denigrarla diciendo que no sirve para nada, lo invito a que trate de leer alguno de los artículos de Sarlo, muchos de los cuales se pueden ver por internet, son claros y profundos, no es necesario que este de acuerdo con lo que escribe pero por lo menos intentelo antes e criticar.

  5. El odio es consecuencia de la soberbia, característica de quienes hoy gobiernan el País, triste muy triste, porque Dios resiste a los soberbios y da gracia los humildes, vamos camino a violar la síntesis de los mandamientos que es amar a Dios en primer lugar y al prójimo como a nosotros mismos, tanto cuesta esto?, Si los fundamentos se destruyen que puede hacer una NACIÓN? Dios tenga piedad de nosotros. Pablo

  6. Sombra primero, raya más tarde, ranura, surco, zanja, foso. Lo que no era más que una suave línea divisoria se convirtió, durante los últimos años, en una frontera crecientemente insalvable. Los pronombres se volvieron adjetivos: “nosotros” y “ellos” pasaron a designar a los “buenos” y los “malos”. La frontera atraviesa los lazos de familia, la memoria de la amistad, las relaciones profesionales, las mesas de café, la calle misma. Los años kirchneristas se han convertido en los años de la gran separación: ellos y nosotros. El kirchnerismo a llegado para enseñarnos a odiar.

  7. Politicos se la van a tener que bancar cuando el pueblo los identifique…miserables,ladrones y mentirosos.Y a vos kris te quedara muy good tu traje a rayas de por vida!

  8. Señora Sarlo tuve la suerte de leerla por motivos académicos (Letras UNLP) y sinceramente me quede asombrado de la calidad de sus escritos, muy recomendables como por ej. “Literatura y Sociedad” de Altamirano y Sarlo (Buenos Aires, Hachette, 1983); lamentablemente para sus lectores en los últimos años no ha producido ni una sola oración comparable a aquellas. Sus últimos textos, aunq políticos, carecen de la profundidad erudita q se espera de usted y solo se destacan por la idea de repeler un modelo de país con el q usted no esta de acuerdo. Me parece correcto o esperable q sus ideas se vean reflejadas e influyan en su creación pero de ahí a la parcialidad con la cual se expresa hay mucha distancia y se pierde mucha calidad en el camino. Creo, desde mi humilde opinión, q usted solía escribir solo para aquellos q estaban interesados en leerla, sus textos tenían una complejidad q obligaban a uno a pensar y dedicar tiempo a comprender. Por el contrario en la actualidad usted escribe “para cualquiera” osea para toda aquella persona a la q pueda llegar sin importar la necesidad o la sed de conocimiento q tenga el lector, su motivo ya no es académico o educacional sino q es persuasivo, lo único q sus ensayos desean es convencer. Ojo q esto no es una critica a su idea per se ya q aqui ni me interesa tratarla o discutirla sino al enfoque q esta dando a sus ensayos… Saludos!

    1. “Simple lector”, vos estás confundiendo ensayos académicos con textos periodísticos. Justamente, la diferencia es , entre otras, a quien se dirige y a cuantos. No le pidas a una nota de opnión en un diario la misma profundidad intelectual y erudita que a un texot acadénico. El que está razonando fuera del recipiente (com dice Les Luthiers) sos vos.

      1. Estoy totalmente de acuerdo con “Un simple lector”. Mira yo no se q entendes vos por “ensayo urgente” pero desde mi conocimiento y al ver quien firma al final de pagina (nada menos q Beatriz Sarlo) me imagino un análisis profundo y complejo de la situación política/social del país y no un folletín de propaganda. Si la leiste completa la nota te daras cuenta q el contenido es caprichoso y suprficial. Es como si Marx lo resumieras en “capitalismo malo, comunismo bueno”, hay miles de análisis en el medio q son los q hacen a la riqueza del texto q en los ultimo escritos de esta señora no se encuentran. Por que decís q no le puedo pedir la misma calidad a una nota de opinion q a un texto académico? Puede estar diagramado distinto, puede tener tener la información mas concentrada, puede tener un lenguaje mas coloquial y una estructura mas accesible para el lector, pero en cuanto a la calidad no tiene porq una ser inferior a la otra. A mi no me importa si Borges, Sartre o Foucault (para el caso es lo mismo) escribían en una revista barrial o en un dossier universitario, yo espero la misma calidad de texto sea cual fuera el medio…

    2. Un simple lector, coincido plenamente contigo.

      El titulo me hace acordar de los “odiadores anti-K”. Que entre tantos insultos a la Sra. PresidentE, hasta le desean la muerte, de tanto ODIO que tienen.

      Los odiadores fanaticos anti-K, pierden el tiempo odiando; las cosas van a cambiar de manera politica: cuando vayamos a votar.

      Este Gobierno no me gusta. Pero no odio.

      Saludos!

    3. sos tan simple lector que no te das cuenta de la situacion actual la sra. sarlo esta en lojusto y me parece que estas totalmente desubicado con la lectura del mismo y felicito a la sra sarlopor sus analisis corectos en todos sus resumenes ,siga asi sra.que no dejaremos de leerla, graciaspor todo lo que nos da mucha sapiencia, que Dioas la bendiga

    4. Estoy de acuerdo que Sarlo es una excepcional escritora pero no creo que haya bajado su calidad ni su erudicción poe haber encarado otros temas que pareciera al “simple lector” no le interesan o desprecia. La señora Sarlo siguye siendio tan erudita y mangnífica como siempre por que tiene la lucidez que mas de uno quisiera tener. Eso de que “escribe para cualquiera” más que una opinión resulta un insulto y una ofensa .
      ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *