Música / 12 de julio de 2013

musica

Una diva madura

Frente a un Luna Park que estuvo muy lejos de colmarse, Diana Ross hizo su debut en la Argentina con hits de toda su carrera.

Por

Siendo todavía una adolescente, integró The Supremes, el grupo femenino que la catapultó a la fama. Hasta los `70 fue una cantante enormemente exitosa; se habla de 100 millones de discos vendidos. Pero tuvo una extensa carrera solista. Fue actriz de cine, recibió premios, personificó a Billy Holliday, tuvo dos matrimonios y varios hijos, y es una de las reinas de esa variante de la música negra norteamericana que llaman “soul”. Pasó el tiempo, mucho. Tiene 69 años muy bien llevados. Y nunca había andado por aquí. Y en una fresca y lloviznosa noche porteña, con precios de entradas muy altos, lejos de sus épocas más gloriosas, Diana Ross no pudo llenar el Luna Park.

Eso en el aspecto comercial. Porque en lo artístico, la legendaria diva estuvo a la altura de su historia. Acompañada por una banda numerosa y muy profesional, que combina la estructura básica de un grupo pop con el agregado de percusión latina, coros y bronces, concuatro cambios de ropa –muy llamativos, con pieles, plumas, y siempre con su leonina peluca negra–, Ross recorrió distintos momentos de sus 50 años con la canción.
Arrancó con el hit “I’m Coming Out”. Dedicó un largo momento a su época con The Supremes: “My World is Empty Without You”, “Where Did Our Love Go”, “Baby Love”, “Stop! In the Name of Love”, etc. Recorrió otras piezas exitosas de su discografía: “Upside Down”, “Take Me Higher”, “Why Do Fools Fall in Love”, la pegadiza “Touch Me in the Morning”. Homenajeó a Billy Holliday con una excelente versión de la balada “Don´t Explain”. Y cerró con un clásico de su colega Gloria Gaynor, “I Will Survive”. En definitiva, fue un concierto breve pero compacto y muy apto para viejos fans.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *