Personajes / 2 de agosto de 2013

Lara Bernasconi (35)

“Me volví más fría y objetiva en el amor”

Rompió con su pareja y se afianza como empresaria con una escuela de modelos, un programa de televisión y una tienda de diseño.

"Hoy sobreponerme es más fácil porque me he separado muchas veces: he sufrido mucho por amor y se me ha roto el corazón. Al padre de mis hijos todavía no lo encontré".

Dirá que es perseverante como buena taurina y que su principal objetivo siempre fue formar una familia. Después de cinco años de noviazgo, y planes de casamiento, Lara Bernasconi vuelve a estar sola y siente que atraviesa un punto de inflexión en su vida. Es la tercera vez que el sueño de llegar al altar se desvanece muy poco antes de concretarse. Pero, lejos de amilanarse, se apoya en su sólida carrera de modelo y en su reciente faceta de empresaria para impulsar nuevos proyectos: abrirá una escuela de modelos, donde también dictará cursos para mujeres en general, y conducirá un programa por A24.

Glamorosa, espera en el restaurante del Palacio Duhau (donde es habitué y reservó una mesa) frente a una copa de vino blanco. Blusa blanca con transparencias y pollera negra, elegantísima, sus largos dedos sostienen el primero de los dos cigarrillos que encenderá durante la charla. Fuma alrededor de seis por día y ha fijado una fecha límite para dejar: el mes de agosto. Su padre falleció de un cáncer de pulmón, pero ella fuma desde los 14 y siente que es momento de modificar hábitos. Contundente cuando habla, refuerza las palabras con la expresividad de sus manos y su mirada. Pero un leve cantito en la voz recuerda a la chica de Tucumán que a los 17 años vino a buscar un futuro a la gran ciudad.

Noticias: ¿En qué emprendimientos se ha embarcado?

Lara Bernasconi: Conduciré un programa, “Argentina está de moda”, con la grabación del backstage de los desfiles. Se emitirá por A24, aunque todavía no tengo la fecha. Me interesa mucho hacerlo y lo estoy disfrutando. Por otro lado, voy a abrir una escuela de modelos, con cursos de cuatro meses. También es para mujeres que quieran aprender a maquillarse, peinarse, a alimentarse bien. Trabajamos con profesionales de primer nivel.

Noticias: En el 2007 sacó una línea de zapatos: “Lara Bernasconi Shoes”, ¿no funcionó?

Bernasconi: Me fue muy bien, monté una marca espectacular. Pasa que a los dos meses se enfermó mi padre de cáncer y le dieron cuatro meses de vida, después vivió dos años. Cada vez que me llamaban de Tucumán no sabía si era para decirme que mi papá había muerto… tuve un estrés importante. Decidí cerrarla cuando falleció. Me daba cuenta de que no estaba dando toda mi energía y me harté. No me gusta hacer nada a medias. Ahora tengo un local que se llama IT, lo abro durante la temporada de verano. Llevo cosas de diseñadores que me gustan, nacionales y del mundo, son piezas únicas. El año pasado vendía unos mocasines que venían envasados al vacío y los tenías que inflar con un secador. También fomento el diseño en la Argentina: busco nuevos diseñadores para llevarlos afuera, amo mi país.

Noticias: ¿Se alejó de las pasarelas?

Bernasconi: No, no, estoy trabajando a full. Pasa que los medios empezaron a nombrarme como ex modelo porque durante cuatro años me fui a vivir a los Estados Unidos y cuando puse mi local me dediqué mucho a eso. Hoy tengo cinco trabajos: una empresa constructora en Tucumán, la tele, montar la escuela, la moda y mi tienda. Me siento una empresaria.

Noticias: ¿Siempre le interesaron los negocios o es un resguardo porque la carrera de modelo es corta?

Bernasconi: Nunca quise ser modelo, pero sentía que mi vida en Tucumán había tocado un techo. Un día llamaron de una agencia y hablaron con mamá. Papá estaba totalmente en contra, le parecía una frivolidad, quería que estudiara una carrera… y fue una pelea que llevó años. A los 17 deje Yerba Buena y me mudé a Buenos Aires. Quería crecer como persona. Mi objetivo no era ser la número uno, porque si hubiese querido sería la número uno del mundo. Soy de Tauro y muy perseverante. Pero no era ese mi sueño. Tuve mucha dualidad en ese aspecto. Mi objetivo era formar mi familia, porque como vine de Tucumán me sentía sola, y a la vez quería trabajar: no era lo que más me gustaba, pero me iba espectacular. Pero formar mi familia siempre será mi objetivo.

Fotos: Juan Ferrari. Producción y maquillaje: Esteban Vedia. Asistente: Maxi Barañao.
Video: Damián Rilo. Peinó: Ana Mena para Gino Lozano Hair Technique. Ropa: Sol y Oro, Vevú Prive, Complot, Square, Rie. Accesorios: Luna Garzón. Zapatos: Micheluzzi.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1910 de la revista NOTICIAS.

 

4 comentarios de ““Me volví más fría y objetiva en el amor””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *