Ciencia / 2 de agosto de 2013

Ritmo biológico

Sueños alunados

Investigaciones suizas muestran que las personas duermen menos y peor con luna llena.

Origen. Se cree que este efecto es un resabio de épocas primitivas en las que la luna influía sobre la fertilidad.

La Luna, siempre la luna. Desde las épocas más primitivas, simboliza para los seres humanos mucho más que ese disco semiluminoso que se va mostrando más o menos, según pasan los días del mes. Sus ciclos duran 28 días, como el período menstrual de las mujeres, y desde siempre se la vinculó con el sexo femenino y la fertilidad. Y también desde siempre los hombres le asignaron un significado oscuro, opuesto al del sol.
Solamente por mencionar dos ejemplos, se suele creer que influye sobre las mareas (cosa que es cierta) y que también está relacionada con los partos (algo que la ciencia se encargó de desmentir hace apenas un par de años). Pero el efecto que sí acaban de confirmar científicos del Hospital Psiquiátrico de la Universidad de Basilea, en Suiza, es que los ciclos lunares sí tienen incidencia sobre el sueño de las personas. Al menos, sobre cómo y cuánto duermen cada noche.

Publicados en una revista científica tan seria como la Current Biology, estos resultados sugieren que esta influencia es un resabio de la vida humana en tiempos remotos, cuando los ritmos geofísicos de la luna incidían sobre los humanos primitivos.
La investigación se hizo sobre personas a quienes se les monitoreó su patrón cerebral, el movimiento de sus ojos y las secreciones hormonales mientras dormían. Los datos muestran que tanto la percepción subjetiva como objetiva de la calidad del sueño cambió con los ciclos lunares.

Para leer la nota completa, adquiera online la edición 1910 de la revista NOTICIAS.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *