Cine / 30 de Agosto de 2013

CINE

Comedia americana: ¿Quién *&$%! son los Miller?

Dirección: Rawson Marshall Thurber. Con Jennifer Aniston, Jason Sudeikis, Ed Helms, Emma Roberts, Nick Offerman,Thomas Lennon. Apta para mayores de 16 años.

Por

La comedia americana es un arte sutil incluso si los chistes no lo son. Nada es más difícil que hacer reír, especialmente porque no todos nos reímos de las mismas cosas. Del realizador Rawson Marshall Thurber, los afortunados conocimos una comedia deportiva llamada “Pelotas en juego”, donde Vince Vaughn y Ben Stiller se enfrentaban en un supercampeonato de quemado. Aquí, el director vuelve a mostrar elegancia en el uso de la desproporción: un dealer menor tiene que fingir tener una familia para pasar un cargamento de drogas tras haber caído en desgracia. La “familia” en cuestión es tan marginal (en un sentido bien amplio) como él y, desde esos mismos márgenes, capaces de generar con precisión toda clase de efectos cómicos. Quien esto escribe no es fan de Jennifer Aniston: lo sería sin reservas si la mitad de sus trabajos fueran como este: combina perfectamente el timing para el efecto cómico con el aspecto sexy, y en su personaje se concentran todas las contradicciones sociales sobre las que trabaja una trama que no le teme al delirio.

we_re_the_millers_trailer-506x337

 

La película es todo lo libre y todo lo satírica que puede ser sin reservarse nada. E incluso habla bien de la familia, aunque parezca reírse de ella, o justamente por eso mismo: muestra sus contradicciones, lo cosmético de muchas de sus representaciones y, en última instancia, qué significa hoy. Y lo hace sin ahorrarle una risa al espectador. No hay muchas películas así, aproveche ahora.

 

2 comentarios de “Comedia americana: ¿Quién *&$%! son los Miller?”

  1. LAS EMBAJADAS ARGENTINAS
    EN EL EXTERIOR
    SIRIA

    UNA TIERRA DE NADIE
    DETECTADA POR LA PRENSA LIBRE

    OPINIÓN:
    La sorpresiva detención en su momento de mi cliente Haisam Mohanna en Siria, y su celera liberación luego de que se hiciera conocer por intermedio de la prensa libre de todo el país la participación de la Cancillería argentina en este hecho fueron objeto de una muy interesante conversación a título de epílogo del caso con mi colega y amigo Marcos Aníbal Rougès, con quien habíamos encarado y seguiremos encarando conjuntamente este difícil tema. Y la riqueza e importancia de las moralejas que surgen de allí me mueven a escribir estas breves líneas.
    La circunstancia, relatada por nuestro cliente, de que fue encerrado en un subsuelo diciéndosele que si no firmaba algún papel no iba a salir de allí (pensaba que mi cliente había aceptado alguna imputación, pero él luego me aclaró que valientemente rechazó toda responsabilidad, y solamente se notificó de las acusaciones que negó expresamente) hace recordar sin esfuerzos al Ives Montand de la recordada película “Estado de Sitio”. Y la circunstancia posterior de que el Embajador le imposibilitaba otorgar un Poder en Argentina para efectuar planteos administrativos por su despido sin sumario (que era en ese momento la principal preocupación de Haisam Mohanna, que había quedado en la calle de la noche a la mañana, desconociendo que además se estaba gestando su arresto), unido a que la Cancillería Argentina considerase que quienes trabajan para ella fuera del país no son Empleados Públicos argentinos y carecen del Derecho a la Estabilidad y el Derecho de Defensa consagrados en la Constitución Nacional, y que por ende supuestamente pueden ser despedidos sin sumario y por la sola voluntad de un Embajador, es ya para tener miedo.
    Aparentemente los Embajadores, con el aval de la Cancillería, piensan que al estar lejos de nuestro país pasan a ser una suerte de mandamás con poderes omnímodos, y no humildes servidores de todos los argentinos que están en el exterior, incluyendo en primer lugar a sus propios empleados argentinos. Y así se llega a que se consideren habilitados para pedir la detención de sus propios connacionales. Que un Embajador -y más aún, de un país en estado de convulsión interna y amenazas inminente de intervención externa- haya solicitado sin un previo Sumario la detención por las autoridades sirias de su connacional, posiblemente con una previa venia de la propia Cancillería, hace dudar mucho sobre el equilibrio y autolimitación de nuestros representantes en el exterior. Y nada más y nada menos que en Siria, en donde el respeto a la vida humana es hoy por hoy tan endeble. Las crudas imágenes de la película “Expreso de Medianoche” de Alan Parker vienen inevitablemente a mi memoria…
    Como dijimos en nuestra presentación en la Cancillería, por la gestión de personal de miembros de aquélla, un ciudadano argentino fue detenido sin saber por qué, e incomunicado en Siria a poco de su vuelta a dicho país. El tema aludido no pasó a mayores, pero podría haber generado una responsabilidad, no solamente moral, sino también civil y penal, de miembros de la Cancillería como partícipes necesarios en un eventual homicidio o lesiones a un conciudadano. Homicidio no existió, pero en cuanto a las lesiones y demás daños que pudiere haber sufrido era ciertamente una posibilidad inminente.
    Y la última reflexión que me viene a la mente con la claridad de un sol, es la importancia VITAL -en el más estricto sentido de la palabra- para todos los argentinos, de que la Prensa sea totalmente independiente del Gobierno ¿Podría haberse conocido la situación, con una prensa controlada por el Estado, que “bajara línea” para acallar eventuales irregularidades de su Cancillería? ¿Cuál sería hoy el destino del tucumano Haisam Mohanna, si no fuera por la decidida y desinteresada campaña, a la que se sumaron sin partidismos no solamente Clarín (que según el Gobierno siempre miente), sino también La Nación, La Gaceta, Infobae, Contexto, LV7, Crónica y Análisis, El Tribuno y tantos otros medios de prensa? En estos momentos en que se habla tanto de la Ley de Medios, no puede uno menos que dar gracias por que existan redes de Medios de comunicación independientes del Gobierno. Grupos de periodistas que han conseguido a fuerza de decir lo que con sinceridad consideran la verdad, ser leídos, vistos y oídos por muchas personas en la Argentina.
    Hoy Haisam Mohanna con toda su familia en Siria y su Padre Alejando y un hermano llegado hace algunos meses, se encuentran en una situación desesperada. Sin poder comunicarse con su embajada – ARGENTINA -, ante la inminente intervención de las grandes potencias. Su estado es de absoluta indefensión. Tratamos de comunicarnos por todos los medios posibles sin tener posibilidad alguna de contacto.
    DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN
    jorgeloboaragon@hotmail.com
    jorgeloboaragon@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *