Sociedad / 2 de Septiembre de 2013

Mascotas 3.0, tuiteras y famosas

Perros y gatos de famosos tienen perfil propio en la web y miles de seguidores. Diálogos con el amo. Mascotas presidenciales.

Por

Guau guau para todos y todas!! tuiteó, casi como en un discurso inaugural, un tal Wylie, que a juzgar por la foto de su perfil, parecía un labrador color té con leche. La pequeña biografía de su cuenta lo confirmaba y añadía un dato clave: “Soy Wylie, el perro de Marley”. Así, con la inclusión de su mascota en la red de micro-blogging, Alejandro Wiebe se sumaba a una tendencia muy habitual entre los famosos.

Casi desde que existen, Facebook y Twitter albergan cuentas de mascotas, y como no podía ser de otra manera, las de los famosos, de aquí y de allá, habitan con comodidad –y éxito– la ancha alameda de las redes sociales. Son estrellas, tienen miles de seguidores, “retuits” y “me gusta” por doquier.

Sus videos y fotos en siestas, almuerzos y hasta duchas con sus dueños (“papás” y “mamás” según sus “propias” palabras) despiertan suspiros y alaridos de ternura. Son la nueva incorporación de eso que incorpora todo y se llama “redes sociales”. La última novedad de lo siempre nuevo.Perfiles

La más famosa de estas mascotas con twitter es una perra Yorkshire Terrier que se llama Hannah Spears. Tiene 54.000 seguidores y, como puede sospecharse, su dueña es la princesa del pop, Britney Spears. Desde su cuenta, Hannah tuitea compulsivamente (unas 10 veces por día) y alternadamente reclama atención a su “madre”. Le dice que tiene hambre, que la extraña, la felicita por alguna actuación, o le pide perdón por alguna travesura. Desde su cuenta personal, Britney la regaña con cariño o le promete más tiempo juntas.

El segundo en la lista de mascotas de famosos con más seguidores de twitter es un gato muy parecido a Garfield que se llama “Tuts”. Su dueño es el ídolo adolescente Justin Bieber. Pese a la expresión gruñona de su foto de perfil, los tuits de Tuts son un compendio de amor a sí mismo y a su dueño, Justin. Casi todas sus intervenciones concluyen con uno o dos “meow” (la onomatopeya “miau” en inglés) y presume del privilegio que ocupa en la vida de su “daddy”, a diferencia de las enardecidas fans. “Justin huele tan bien” y cosas por el estilo suele tuitear el gato Tuts, en arrebatos de narcisismo tercerizado.

Los perros de la actriz Susan Sarandon y de la no menos internacional Luisana Lopilato, tienen sus cuentas de twitter, a diferencia del famoso “Beast”, el perro del creador de facebook, Mark Zuckerberg, que, como debe ser, solo está en Facebook. El caso de @simonlopilato, el perro de Luisana, es especial porque se trata de una creación de sus fans, quienes además de adorar a su dueña, restituyen a su perro el derecho de ser una estrella.

Para los fans, crear la cuenta fue muy fácil. Tienen mucho material para tuitear. Luisana sube periódicamente fotos y videos de su perro Simón, en diversas y divertidísimas situaciones (destacándose el estreno de sus zapatos, sí, zapatos para perro). @simonlopilato recopila el archivo y relata su vida a la par de la de su dueña.

Sin llegar a abrirles su propia cuenta, muchos otros famosos y personalidades públicas les dan un rol protagónico a sus mascotas en sus cuentas. Por ejemplo, la Presidenta Cristina Férnández de Kirchner, en mayo de este año, subió a @CFKArgentina las fotos de sus cinco perros, con descripciones sobre su historia y su conducta. Lo mismo hizo Obama días pasados, cuando presentó y mostró la imagen del más reciente miembro de su familia en twitter: la perra Sunny, de la raza perro de agua portugués.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *