Personajes / 5 de Septiembre de 2013

Claudio Tolcachir: “La vida fue muy generosa conmigo”

Actor, director, dramaturgo y docente, fundó hace diez años la compañía Timbre 4. Talentos jóvenes y una familia divertida.

Premios Ace, Clarín, María Guerrero, Teatros del mundo y Teatro XXI destacan su apasionada y fecunda carrera de actor, director, dramaturgo y docente. Joven –parece más chico– trasmite la felicidad que le causa haber actuado en más de 30 obras, escrito varias, dar cientos de talleres y dirigir puestas en el teatro comercial –“Atendiendo al Sr. Sloane” de Joe Orton, “Agosto”, de Tracy Letts, “Todos eran mis hijos”, de Arthur Miller y “Buena gente”, de David Lindsay-Abaire-, y en el teatro independiente–. “Emilia” –su último trabajo como escritor– está en cartel en el escenario donde tiene su corazón, el de Timbre 4, que dirige desde el 2001.

Noticias: ¿Qué es Timbre 4?
Claudio Tolcachir: Nació en el 2001, un poco de la desesperación, como un manotazo no consciente en medio de aquella crisis. Me había mudado al barrio de Boedo con la idea de tener un espacio de investigación, no un teatro porque me parecía complicado. Era dedicarse mucho tiempo a la administración y poco a hacer teatro. Nos juntamos con unos amigos –compañeros del colegio Mariano Moreno– y empezamos a construir un proyecto. Afuera pasaba de todo y nosotros, metidos adentro, armando la sala, pintando las luces… Nos inventamos un sueño para poder seguir. Y fue nuestra salvación.

CLAUDIOTOLCACHIR-WEL-01

Noticias: Y el proyecto ¿qué implicaba?
Tolcachir: Tener un espacio para crecer donde pudiéramos estudiar y dar clases, hacer obras de teatro, probar cosas desde la actuación, la danza, escribir, hacer una investigación en el arte, entrenar, ensayar, desarrollarnos profesionalmente.

Noticias: A 10 años de ese momento ¿cómo es el balance?
Tolcachir: Conseguimos lo que buscábamos, sobre todo por la felicidad que nos dio y nos da. Seguimos siendo una cooperativa de teatro independiente. Es decir que todo lo que se hace sale del grupo –somos seis–, pero cada obra es una cooperativa. Lo de Timbre 4 es porque el PH al que me mudé tenía 4 departamentos: yo vivía en el timbre 3 y al lado estaba nuestro lugar, en el timbre 4.

Comenzó su formación en el Instituto Labardén y en la escuela Andamio 90, fundada por Alejandra Boero, figura clave del teatro independiente desde los años ‘60. Siguió estudiando con Juan Carlos Gené y Verónica Oddó, mientras trabajaba en espectáculos profesionales tanto en el circuito independiente como en el comercial. Ha recorrido un largo camino como actor, director, dramaturgo y docente.

Noticias: ¿Cuándo aparece su veta docente?
Tolcachir: Me aburría mucho en el secundario y lo único que me importaba era el teatro. Entonces empecé a armar allí grupos de teatro, porque el Mariano Acosta estaba abierto a lo cultural. No es que me ponía al frente para enseñar, pero probaba cosas. A los 14 años Alejandra Boero me hizo su asistente en las clases y en las obras, porque veía que yo era un enfermo del teatro… Mis primeras trasnoches fueron viendo ensayos. Me sentía muy feliz en ese ambiente. Era muy tímido y el teatro me dio una apertura.

Noticias: ¿Cuándo se siente más feliz? ¿Mientras actúa, dirige, escribe o enseña?
Tolcachir: Hacer docencia me produce la mayor felicidad porque ahí no hay estrés ni angustias, estás con gente que quiere aprender, con un estado de pureza muy grande deseando crecer.

Noticias: La palabra teatrista alude al profesional y al adicto del teatro. ¿Es ambas cosas?
Tolcachir: Ambas. Teatrista, además de incluir roles como actuación, dirección o escritura también abarca todo lo que sos en el teatro independiente. Y sos todo: boletero, iluminador, el que barre, el que hace la escenografía.

Teatro propio. Hijo de  un actor, en la sede de Timbre 4 tiene también su escuela de actuación.
Teatro propio. Hijo de
un actor, en la sede de Timbre 4 tiene también su escuela de actuación.

Noticias: ¿Cómo se siente cuando dirige teatro comercial?
Tolcachir: Bien, porque ya había trabajado como actor. Me dirigió Norma Aleandro en “De Rigurosa Etiqueta” en el teatro Payró; Roberto Villanueva en “El juego del bebé”, en el teatro Maipo… Y cuando me tocó dirigir, lo que más me interesaba era con quién iba a trabajar. Sentía que iba a aprender mucho de los actores y era un desafío salir del espacio habitual, el teatro independiente, donde tenés más tiempo para ensayar y estás con tu grupo. Aquí era cuestión de plantarse y resolver todo en 2 o 3 meses como mucho. Fue muy excitante poder hacerlo, lo disfruté.

Noticias: En cine su última labor fue en “El Ardor”. ¿Cómo es el film?
Tolcachir: Es un western sin cowboys con Gael García Bernal y María Braga, la sobrina de Sonia, y se rodó en Misiones con la dirección de Pablo Fendrik. Creo que se va a estrenar el año que viene. Lo que construyó Pablo con el tema de quién es el dueño de la tierra es muy interesante. ¿Es de los gauchos originarios o de los que presionan para apropiarse porque le viene bien a otro? Este último es mi personaje.

Noticias: ¿Trabajó bastante para la pantalla grande?
Tolcachir: Hice cuatro películas; la primera fue “Buenos Aires me mata”de Beda Docampo Feijoo en 1997. Después “Mentiras piadosas” de Diego Sabanés y una participación en “El pasado” de Héctor Babenco.

Noticias: Como dramaturgo ¿dónde está la fuente inagotable de su imaginación?
Tolcachir: (risas) ¡Ojalá fuera inagotable! Tengo el privilegio de dedicarme a una profesión donde todo lo que te sucede sirve. Lo bueno o lo malo, de alguna manera se cristaliza en una forma de creación. Porque trabajamos con la materia humana, con la vida. Lo que más me atrae es encontrar la mayor profundidad y complejidad para cada personaje. Entonces, mi fuente de inspiración está en lo que me conmueve, y lo que me conmueve son las personas en su condición de ser… La orfandad, la manera de equivocarnos, el egoísmo, la mezquindad, la desesperación.

Noticias: ¿Sigue una técnica de escritura?
Tolcachir: No, soy autodidacta. Pero como estudioso de los grandes maestros –Arthur Miller, William Shakespeare, Mauricio Kartún– cuando escribo seguramente sale algo de eso tan leído. Lo que sí tomo como punto de partida es una imagen o una idea que me conmueve. A veces se va pero otras queda, persiste, me acompaña y empieza a ramificarse. Desde esa idea hasta el momento en que me siento a escribir, por ahí pasan 2 años. Voy escribiendo notas en un cuaderno, en una servilleta, en la notebook o me dejo mensajes en el teléfono. Con toda esa información llega un punto en que se te abre un canal de escritura. Esas son noches en que te despertás a escribir, dormís, escribís.

Noticias: ¿Qué obra vería una y mil veces?
Tolcachir: Cuando voy al teatro quiero que me guste. Pero la mayoría de las veces no me pasa. Una maravilla que vi 15 veces es “Mujeres soñaron caballos” de Daniel Veronese y me acuerdo mucho de “Final de partida” con Alfredo Alcón, cuando se hizo en Andamio y yo era acomodador… Veo cuatro o cinco obras por fin de semana, hay muchos espacios con gente joven talentosa. Se viene una generación muy grande de dramaturgos, gracias a referentes y formadores como Kartún. Lo mejor que podrían hacer los productores es poner el ojo en escritores argentinos en vez de traer obras extranjeras, que en su mayoría no tienen valor artístico.

Noticias: ¿Qué valor agregado les ve a los jóvenes dramaturgos nacionales?
Tolcachir: Justamente porque los veo y los leo, sé que podrían escribir algo más interesante, saldrían obras más originales. Hay mucha obra norteamericana que llega y hay que adaptar.

Noticias: ¿Es autor de varias obras?
Tolcachir: De cuatro. “La omisión de la familia Coleman”, “Tercer cuerpo”, “El viento en un violín” y “Emilia”, la última en cartel.

Noticias: ¿Cómo le va con “Emilia”?
Tolcachir: Muy bien, llenamos la sala y con una mezcla de público particular. Muchos jóvenes, también gente del espectáculo. Ambicionamos crear nuevos espectadores como había en los `60 o `70. Por eso los vamos a buscar a las universidades, las escuelas… Para que incorporen el teatro como una opción que no es aburrida. Tenemos un proyecto, se llama “Sub 28”, y les hacemos un precio especial en las localidades. Algunos dicen que es la primera vez que van al teatro y eso me encanta.

Noticias: ¿La televisión no lo seduce?
Tolcachir: No tengo mucha costumbre de verla porque es a la noche cuando está lo bueno y estoy trabajando. Claro que me gustaría hacer algo en tele, es un medio muy potente.

Esta es una versión digital adaptada de la nota publicada en Revista Noticias edición 1915. Para adquirir la versión completa haga click aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *