Costumbres / 11 de septiembre de 2013

[FOTOS] Burning Man, una fiesta alternativa

Es una celebración que dura una semana en el desierto de Nevada, en EE.UU. Gente que convive en torno a la música y el arte.

Black Rock City es, probablemente, la única ciudad efímera del mundo. Solo existe una al vez año. Durante siete días, en mitad de un desierto al norte de Nevada, en EE.UU. se celebra el “Burning Man” (Hombre Ardiente).

Sus organizadores dicen que es un experimento en comunidad de “autoexpresión” y “autosuficiencia” que les sirve para liberarse. Defienden principios tales como: “leave no trace” (no dejar rastro ecológico), nada de comercio, y basura cero; y combaten contra la avaricia, el sobremarketing y las guerras.

Durante la semana de duración se acercan al lugar unas 50.000 personas que llevan todo lo que necesitan para subsistir, ya que no hay ningún tipo de comercio -sólo una estación de combustible a unos 40 km-. Lo único que se vende es hielo y café, y no hay sponsors de ninguna clase. Defienden los sentimientos de compartir, y regalar. Cuando el festival termina, el desierto queda igual de desértico como antes de empezar.

Cada año construyen un gigantesco templo de madera con un hombre en la cima para quemarlo la última noche, el domingo. La quema se hace en silencio total, porque es un homenaje para las personas fallecidas durante el último año. La gente escribe sobre el templo, o dejan notas y fotos dentro, con la idea de que al ser quemados se crea algún tipo de conexión o renovación espiritual.

NOTICIAS te acerca una recopilación de fotos de la última edición de esta excéntrica y newage celebración.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *