Restaurante / 13 de Septiembre de 2013

RESTAURANTE

“Captain Cook”, paladar explorador

Av. Del Libertador 13652, Martínez. Tel.: 4898-9070/7. Cocina del sudeste asiático. Martes a sábados de 20.15 a 24. Domingos de 12.15 a 15.30. Reservas. Principales tarjetas. Valet parking. Precio promedio (sin vino): $ 250.

Por

Gastronomía del sudeste asiático: un abanico de sabores novedosos en comidas y tragos.

El sudeste asiático está compuesto por once pequeños países de una gran riqueza natural y cultural que dieron como resultado una de las cocinas más ricas (por variedad y gusto) del mundo. La gastronomía de esta zona posee la mágica virtud de ampliar el sentido del gusto, ya que incorpora todo el abanico de sabores: dulce, salado, amargo, ácido, agrio y picante, en diversas combinaciones. Degustarla es un sano sacudón para nuestro paladar de extremos salado-dulce y para muchos la experiencia es un viaje de ida.

Cuando hace nueve años Marta Ramírez abrió “Captain Cook” en San Fernando, embarcarse en el proyecto de un restaurante de cocina del sudeste asiático era toda una aventura. Aun así se ganó su clientela, a base de respeto por los gustos locales (calibrar los picantes, reducir el cilantro) y educación en la novedad.

Resto-Cook-Otondo-16

 

La fórmula resultó: recientemente inauguró nueva casa, en un área más comercial de zona norte. El nuevo “Captain Cook” es más moderno, con colores y materiales de inspiración asiática (con excepción de los individuales de cuero, que además son poco higiénicos), una cálida iluminación interior y un agradable patio exterior. En esta nueva etapa, “Captain Cook” también incorporó una barra de tragos, a cargo de Esteban Iglesias, quien fusionó lo mejor de dos mundos en tragos elaborados con ingredientes (frutas, tés, esencias, hojas) típicos de las zonas tropicales.

La cocina de “Captain Cook” mantiene su calidad, sostenida por el espíritu de buscadora incansable de Marta Ramírez. Quizás por su afán de satisfacer al público argentino, algunas de sus preparaciones carecen de la sutileza originaria, pero aún así, una comida en “Captain Cook” es una experiencia de apertura a lo nuevo.

En vez de pan, a su mesa llegarán unas galletas de pasta de langostinos adictivas con distintas salsitas. Hay una gran variedad de entradas: langostinos caramelizados en salsa thai; albóndigas de cerdo servidas sobre rodajas de ananá caramelizado (como en Vietnam); dumplings al vapor rellenos de verduras; y, de Indonesia, una versión moderna de tofu (hecho de harina de garbanzos), relleno de hongos shitakes y verdeo, entre otras. Como plato principal le recomendamos probar el curry verde, con leche de coco, langostinos, mejillones, calamar y arroz frito; el Pad Thai, clásico de Tailandia, con fideos de arroz con huevo, salsa de tamarindo, verduras y langostinos, aquí servido con los ingredientes separados lo cual, aunque didáctico, no luce apetitoso (¡y lo es!); o aventurarse con el ciervo arrollado en cocción a baja temperatura, originario de Myanmar.

Asia solo tiene postres hechos a base de arroz y pasta de porotos pero Ramírez rescató o creó algunos para la ocasión: el Sans Rival de Filipinas, finas capas crocantes hechas con harina de castañas de cajú, intercaladas con ganache de chocolate blanco; y los fideos de chocolate sobre crocantes de frutos secos, espuma de té verde y cardamomo, entre otros. Entréguese a lo nuevo.

Fotos: Sebastián Otondo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *