Costumbres / 18 de Septiembre de 2013

Adiós a las leyendas del Gran Hotel Viena

Sus dueños litigan por los mitos que lo perjudican. Supuesto pasado nazi y presencia sobrenatural.

Por

Se fundó hace 80 años. Tenía generador eléctrico, criadero de chanchos y peluquería. Sus huéspedes pasaban largas temporadas allí.

Basta que un rumor eche a correr para que el destino de un lugar quede sellado. Así sucedió con el Gran Hotel Viena. Aunque rozando los 80 años y con una historia rica, fue su pasado oscuro el que más atrajo al imaginario popular.

fantasmas. Un supuesto pasado nazi y presencias sobrenaturales son las versiones sobre el Gran Hotel Viena.
Un supuesto pasado nazi y presencias sobrenaturales son las versiones sobre el Gran Hotel Viena.

En los años ’30, la localidad de Miramar, en Córdoba, era un boom turístico. Atraídos por las propiedades curativas de la laguna de Mar Chiquita, los turistas arribaban por oleadas. Entre ellos, Máximo y Melitta Pahlke, alemanes que habían llegado a la Argentina en 1904, y que un verano conocieron Miramar buscando alivio para la psoriasis de ella.No solo encontraron una cura, sino además amigos con los que generaron la idea de crear la propia hostería. Esta floreció con tanto éxito que enseguida se pensó en la construcción de un hotel de mayor nivel. Así nacía el Gran Hotel Viena.

“Tenía generador eléctrico, criadero de chanchos, peluquería. Estaba diseñado para pasar largas temporadas”, evoca hoy el tercer Max Pahlke, nieto de los fundadores y actual dueño. Durante una década, funcionó a la perfección. Pero en 1945, luego de la Segunda Guerra Mundial, Perón le envió a Pahlke –entre otros alemanes en el país– un telegrama en el que se le pedía abandonar su puesto en Mannesmann, una compañía germana con sede en Argentina.En vista de esto, el matrimonio hizo las valijas y retornaron a Alemania. Aquí quedó su hijo mayor, médico, y el Gran Hotel Viena, cerrado pero a cargo de un casero.

Familia Phalke

Entre mitos. En Miramar bastó que se bajara la última persiana para que los relatos comenzaran. Que sus dueños eran nazis, y tras la guerra habían debido cerrarlo, que el casero también adhería al régimen de Hitler, que albergaban militares. “¡Llegué a escuchar que había un submarino en la laguna!”, exclama Max.

Los siguientes intentos por recuperar el brillo incluyeron la apertura por partes durante algunos veranos y la contratación de un administrador que terminó robándoles hasta la última cuchara. Y para 1977, la naturaleza completó la historia con una inundación que enterró al pueblo entero. El panorama posterior fue tan desolador que surgió una nueva leyenda: el Gran Hotel era ahora territorio de fantasmas.

Gran Hotel Viena, en Miramar, Mar Chiquita, Córdoba.

Lo que sigue es casi tragicómico. “Diciendo hacerse cargo para cuidarlo, se creó una ‘Asociación de Amigos’, que lo explota como museo. Organizan visitas guiadas alimentando el mito de los fantasmas y acusando a mi familia de nazis”, relata Pahlke.

Frente a su protesta, la respuesta fue la indiferencia. Y el contraataque, legal. “El hotel está a nombre de la sociedad Wandorf Inversora S.A.. Es la que paga los impuestos, tiene los títulos e inició juicio contra la Municipalidad de Miramar”, explica Santiago Vera Barros, abogado de Pahlke.

Pahlke, empero, confía. Con las aguas ya bajas, el lugar vuelve a ser la maravilla natural digna de ser incluida entre los sitios “Ramsar”, la convención que protege los humedales alrededor del mundo. Las nuevas tendencias de turismo saludable lo posicionan como un lugar idóneo para un nuevo proyecto. Quizás a futuro, el Hotel Viena pueda coronarse con las 5 estrellas a las que siempre aspiró.



Wandorf Company S.A., titular del edificio y de los terrenos que ocupa el Gran Hotel Viena, inició acciónes judiciales contra la Municipalidad de la ciudad de Miramar, y crearon una página web con el objetivo de contar “la verdadera historia” del mítico hotel a orillas de la Laguna Mar Chiquita.

 

19 comentarios de “Adiós a las leyendas del Gran Hotel Viena”

  1. Si la Municipalidad lo usurpó es para obtener dinero, xq para otra cosa seguro q no la usurpo, si la arreglaran ya q la Municipalidad la usurpo sería muy lindo volver a recordar ese bello hotel.

  2. Estuve unos días en miramar y fui a conocer el hotel viena. Realmente me gusto mucho tanto a mi como a mi familia. Pero lo que no creí fue la cantidad de cuentitos e historias de “terror” que nos quisieron contar. La verdad estaría muy interesante que si realmente tiene dueño se haga una inversión y se pueda restaurar y utilizar para lo que realmente fue diseñado. Basta de mentirle a la gente

  3. Tengo entendido que se gastaron muchos millones de dólares para su construccion, que todos sus accesorios provenían de Alemania, incluso costosisimos generadores, con mejor iluminación que el pueblo, y que desde su inicio no gozaba de gran clientela como para justificar que con lo que se ganaba se construía por etapas. Donde quedaron archivos documentales para justificar tamañas inversiones, porque no aparecen. No obran registros ni siquiera imagenes de huéspedes en el periodo 39-46 que puedan dar fe de que era una gran inversión? Solo quedan dudas, una inversión multimillonaria en un pueblo como Miramar, dotando del mayor lujo y confort a un hotel que en su epoca muy pocos hoteles en todo el país pudieran tener

  4. Mi padre ,que llegó a formar parte de la organización en defensa de judios dirigida por el EMBAJADOR ESPAÑOL EN HUNGRIA ,pasaba sus veranos en el hotel cuando era soltero.
    La flia no tenía nada que ver con el NAZISMO.

  5. La nota dice que encontraron una cura para la psoriasis, esta enfermedad de la piel NO tiene cura, puede ser tratada pero aun no se ha descubierto algo que la haga desaparecer. Por favor corrijan esto porque puede generar falsas ilusiones en las personas que la padecen.

  6. Para la autora de la nota, una “crítica” constructiva: una inundación no puede “enterrar” nada, porque las inundaciones son provocadas por el agua y no por la tierra. En todo caso pueden “sumergir” o “cubrir”.

  7. POR MI TRABAJO PASO CASI TODOS LOS AÑOS POR MIRAMAR Y SUELO PASAR POR EL HOTEL, ME INTRIGA MUCHO Y ESTA MUY BUENO AUNQUE DETERIORADO OJALA LO PUDIERAN RESTAURAR, ES MUY ATRACTIVO EL LUGAR

  8. ahora aparecen los dueños ? Como es la cosa, durante 40 años que no existian cuando bajo la laguna y que puede ser un negocio inmobiliario hay herederos.

  9. Tal nazimanía morbosa y absurda -fogoneada por presuntos “historiadores” amarillistas- es un clásico de la mitología urbana de la clase media argentina y ha dañado irresponsablemente la imagen de numerosas localidades de nuestro país, desde las sierras de Córdoba hasta la Patagonia: ojalá que en el futuro la gente se informe mejor antes de dejarse embaucar por semejantes charlatanes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *