Cine / 20 de Septiembre de 2013

CINE

Wakolda, cine argentino

Dirección: Lucía Puenzo. Con Alex Brendemühl, Natalia Oreiro, Diego Peretti, Florencia Bado, Elena Roger, Guillermo Pfening. Apta para mayores de 13 años.

Por

Hay films cuyos valores de producción prometen algo que, finalmente, no cumplen. Wakolda es uno de ellos: la historia gira alrededor de la presencia de Josef Mengele, brevemente, en Bariloche, y su relación con una familia que se ve poco a poco coptada por la magnética figura del genocida, sin conocer su verdadera identidad.

En realidad, hay muchas historias en la película: el núcleo es la fascinación de la hija de esa familia (una chica de doce años que parece de ocho) con el  hombre, que la utiliza para experimentar con hormonas de crecimiento (aunque bien podría hacerlo por amor a la belleza, por una fascinación morbosa).

El problema es que este núcleo prometedor aparece compitiendo con varios (muchos) hilos narrativos demasiado abigarrados, mostrados sin intensidad, datos de un libro al que nadie quiso cortarle una coma.

Algunos, además, generan un subrayado grosero, como si el espectador no comprendiera el paralelo entre el padre que quiere crear la muñeca perfecta y Mengele experimentando con la genética. Incluso la situación final, que incluye elementos para un buen film de terror, aparecen desperdigados como apuntes, hilvanados más que integrados a la trama.

Las buenas actuaciones y los paisajes hacen que el film no sea invisible. Su problema es ser la ilustración de un libro y no una película en todo su derecho, como si el cine fuera, aún, un arte menor.

 

3 comentarios de “Wakolda, cine argentino”

  1. floja floja la pelicula, una pena, demasiado dispersa, salvo Peretti, mal actuada en general con una Oreiro llena de tics televisivos, no creo que vaya camino al Oscar para nada! Me desilusiono mucho

  2. Bueno, el Mercader de Venecia de Michael Radford, con Al Pacino, es eso, una ilustración del libro y es muy muy muy buena.Y es buena porque no trato de ser otra cosa, no hay una sola letra que no sea de Shakespeare. O sea que si no te gustò es por otra cosa. Digo, ba..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *