Restaurantes / 11 de octubre de 2013

RESTAURANTE

Leopoldo, el gourmet fiestero

Cerviño 3732, Palermo. Tel: 4805-5576. Bar. Lunes a sábados de 19.30 al cierre. Reservas. Principales tarjetas. Precio promedio: $ 250.

Por

Experiencia completa. En Palermo, una barra de tragos inmejorable, y cocina de raigambre europea con toques asiáticos.

Dice el mito que en “Leopoldo” todos los hombres son solteros. Cuando cae el sol, abre la barra, sube la música y todo el que lleve una alianza, se la saca en la puerta. Leyenda o realidad, este espíritu de fiesta menemista se hace eco en la ambientación del lugar, muy años 90, con neones, tapizados violetas y los coloridísimos cuadros de Cynthia Cohen.

Pero esto es sólo una fachada. Los tragos y la cocina de “Leopoldo” están en manos de dos pesos pesados en lo suyo, así que prepare los tímpanos para la música disco y afine el paladar para comer y beber, codeándose con gente linda.

Los pesos pesados son Diego Gera, chef propietario, ganador de un Bocuse D’or en el 2001 y director de la escuela de gastronomía The Bue Trainers; y Carlo Contini, bartender italiano, formado en barras europeas, principalmente de España, donde aprendió el arte del gin tonic.

Contini tiene siete o más variedades en su carta: para seducir señoritas, el refinado Flowers, con flores de sauco, cordial de lavanda y lima; para seducir marineros, el nostálgico Atlantique, con perfumes de mar (algas, sal de Chubut y otros ingredientes secretos).

leopoldo-salon_b

Cuando tomó a la Argentina como tierra adoptiva, Contini se inspiró en productos nuestros para crear tragos como el Buenos Aires Gimlet, con gin, cordial de yerba mate y perfume de pomelo, y el Piña Grill, con ron, ananá a la parrilla y licor de especias. La carta de tragos se completa con aperitivos a la italiana, cocktails vintage, piscos y caipis (sólo para aburridos).

Hazte fama y échate a dormir: la excelente barra de “Leopoldo” hizo que muchos crean que es sólo un bar. Sin embargo, la cocina de Gera, que fusiona sabores europeos con matices asiáticos, es de gran calidad. En la barra o en la mesa, empiece con los fingers: won tons de camarones y cerdo con chutney; tartar de salmón con queso de cabra; stay de pollo (rebozado en cajú y coco con salsa de curry verde); y ensalada César de pollo, finísima, envuelta en papel de arroz.

En “Leopoldo” los platos fuertes cambian en cada estación. Con la primavera llega la paella de alcauciles, con chipirones y hongos shiitake; al salmón de cocción lenta con puré de papa y wasabi se le suman los espárragos; y el cochinillo viene en carbonada de remolachas y ananá. Formado en la cocina tradicional francesa, Gera utiliza fondos de cocción y trata a los productos de forma clásica, tomando riesgos en las combinaciones.

Un ejemplo es un plato ícono de la casa: el wok de pato (en cocción clásica, a la francesa) con fideos soba, shiitakes, lychees (Gera nunca se priva del toque agridulce, aunque a veces, como en este caso, no es una combinación feliz) y salsa teriyaki.
También celebrando la primavera, lanza el pudding de frutos rojos. Pero si no le teme a los kilos extras para el verano, vaya por el Napoleón de dulce de leche, con bananas glaseadas al caramelo de jengibre y helado de queso Finlandia. Pura dulzura, para compartir e irse a casa acompañado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *