Radio / 19 de noviembre de 2013

RADIO

“Ganamos por abandono”, el arte de la paz

Conduce: Gerardo Rozín. Con Eugenia Quibel, Sebastián Meschengieser, Cecilia Boufflet y equipo. AM 1190, América, lunes a viernes, 18 a 21.

Por

Ganan por goleada. Gerardo Rozín y su equipo en América: ideas y coexistencia pacífica.

★★★★ Si el mundo bipolar pedía “coexistencia pacífica en todo, pero no en la ideología”, Gerardo Rozín da testimonio de que en la aldea global cambiaron las ideas: “Coexistencia pacífica en todo, también en la ideología”. Cuando llama una mujer furiosa contra Casero, el conductor (a pesar de no estar de acuerdo en todo con el actor) llevará a su oyente hacia sentimientos menos excesivos. Y es que Rozín encontró una fórmula ejemplar para disolver desacuerdos: en vez de tener o no tener razón, prefiere aportar sus razones.

El núcleo duro (Boufflet, Quibel, Meschengieser, Dopazo), responde al mismo espíritu con secciones divertidas y críticas. En la Guerra de los Jingles (concurso sobre las publicidades electorales), lo que uno termina pensando es que esos cantos son una versión inferior de los coros futboleros y una forma superior de los discursos de campaña. Y cuando se reúnen para contar “Algo que vi”, revelan la disparatada realidad: una ciudad que elige la Reina de la Brótola, más otra que promueve el “Chancho Móvil” (lechón que se va dorando a la parrilla en una camioneta que recorre la comuna).

Es un espacio de emociones temperadas, estética blanda y opiniones susceptibles de modificación. Porque Rozín es un “flaneur” (tipo literario descrito por Walter Benjamin): explorador urbano, hecho en la calle y más visual que auditivo (como el que estudia personas durante largos viajes en ómnibus, pero no necesita hablarles para interpretarlas).

Pero, además, sabe entretener: en “El momento farsante”, el conductor y Meschengieser juegan a la atracción gay y sacan a las pulsiones homosexuales de un podio curricular para mostrarlas simples y divertidas.

Quibel es una locutora que juega de memoria y siempre acierta, Boufflet (actualidad y economía) relata hechos importantes pero también deliciosas insustancialidades. Meschengieser tiene humor propio y el pediatra Martín Groemberg, hable del cáncer infantil o de los placebos, es siempre ilustrativo. Alicia Petti es una gran columnista de espectáculos, pero cierto lenguaje no es fácil de asimilar. Dice, por ejemplo, que Ema Watson se ha convertido en “una muy atractiva mujercita” (¡ese diminutivo!). Juan Dopazo (deportes) tiene los beneficios de investigar todo y la contra de una falta que no se le puede atribuir: comentar fútbol que ve en TV.

Muy eficaces, Valeria Kantor (producción ejecutiva), Matías Cingolani (producción periodística) y Julia del Pecho (asistente de producción). La operación técnica de Carmelo Capazzo es prolija y cuando tiene que participar lo hace sin embarullar la estética general del programa. Gerardo Rozín es ideal para que lave su imagen cualquier multimedios sectario (Szpolki-América lo es), pero no se lo puede considerar seguro: el “flaneur”, en su bonhomía, es un detective social que siempre puede revelar aquello que los intereses quieran ocultar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *