Personajes / 29 de Noviembre de 2013

Imperdible entrevista vía mail a Petinatto

Lanza su tercer disco de free jazz, escribe ficción y libros infantiles, se muda de radio y lleva su unipersonal a la calle Corrientes. ¿Algo más?

el oficio de sorprender. Pettinato y su apostolado: "Mi pasión es hacer lo que nadie hace". Y cumple.

Las cosas como son. El entrevistado es un tipo raro. Genio, multifacético, con aires de divo, o como se prefiera; Roberto Pettinato no da reportajes de cuerpo presente. Su condición es siempre la misma: por correo. Por eso, en vez de leer la palabra “risas” entre paréntesis, verá la onomatopeya “jajaja”, con más o menos sílabas, según haya escrito él. ¿Habrá blasfemado mientras tecleaba la “j” seguida de la “a”? No lo sabremos. Sí que termina el año con todo: acaba de lanzar su tercer disco de free-jazz, “Same Egg”, que grabó en Nueva York junto a músicos fundacionales del género.

Además, el 6 de diciembre, y después de 90 funciones por todo el país, llega por primera vez a la calle Corrientes con su unipersonal “Me quiero portar vien” (sí, con “v”. Un provocador nunca baja la guardia). También conduce diariamente “CQC” y, en el 2014, se va con sus bártulos a Mega, tras una década en La 100. Empecemos por lo primero.

Roberto-Pettinato14

Noticias: ¿Por qué su último disco se llama “Same Egg”?
Roberto Pettinato: Porque, según la mujer de Henry Grimes, “parecíamos salidos del mismo huevo”. Y así quedó. Por otro lado, es una obra maestra del free jazz, obvio que no lo digo por mí sino por lo que se ha creado.

Noticias: La promoción del disco dice que participaron el “legendario” bajista Henry Grimes, el “gran” pianista Dave Burrell y el “ascendente” baterista Tyshawn Sorey, ¿qué adjetivo le pondría a Pettinato?
Pettinato: Humildemente, solo transcribiré las palabras de The New York Times: “The uprising tenor sax from Argentine”, “el ascendente saxofonista de Argentina”. Jajaja. Se ve que no les llegan las noticias… Jajajajajaja. Yo me he sentido siempre ideal para “liderar” proyectos colectivos. Esto quiere decir que en verdad no soy un líder, sino que funciono como tal para llevar el rebaño. Acá fue sumergirme en un océano tremendo y gigantesco, donde solo era el sonido de tu saxofón y tu mente en blanco.

Posa para las fotos con sus gafas negras en una Buenos Aires anochecida. No hay forma ni argumento que lo convenzan de lo contrario. “Andá a decirle a Bob Dylan o a Michael Jackson que se saquen sus anteojos”, contesta cuando se le pide que mire a cámara a cara descubierta. Sigamos con la entrevista epistolar.

Noticias: ¿Cuándo fue que el Petti mediático empezó a “colonizar” al tipo de carne y hueso?
Pettinato: Siempre soy respetuoso de ser mediático o, mejor dicho, televisivo, y a la vez decirme “pero soy un tipo, nada más”. Pero como me decía Luca (N. de R: Prodán): ¡nunca niegues un autógrafo porque esa persona hablará mierda de vos toda la semana! Y así es como termino tomando mate a las 5 de la mañana con los tipos de la estación de servicio.

Noticias: Leí que nunca salía al aire sin un guión, pero en los últimos tiempos va por el free jazz y el unipersonal, ¿cuánto esfuerzo le implica improvisar? ¿Le supone el riesgo del fracaso o el de quedar develado?
Pettinato: ¡Esa es LA GRAN pregunta! Y la respuesta es la libertad y los huevos. Los guiones son para los que necesitan llenar su cabeza con textos de otros. Los que son como yo, solo necesitan abrir la boca en forma inmediata. Me lo propongo siempre y ¡siempre es la mejor parte del show!

Noticias: El nombre de su unipersonal conlleva el guiño del “vien” mal escrito. ¿Algo de eso, pero a la inversa, tiene que ver con su verdadera esencia: se hace el políticamente incorrecto, pero es estructurado hasta la médula?
Pettinato: Mi héroe ha sido Frank Zappa y, a la vez, Zappa es el héroe de Matt Groening. Es así. Hay locos en todos lados. Se les llama “locos”, pero en realidad quiere decir “el que dice lo que nosotros no nos animamos, pero pensamos en la intimidad”. De todos modos, mi ingenio consiste en que nada resulta con maldad verdadera. Si el humor no es un martillo en la cabeza, es solo un pote de manteca de maní.

Noticias: Para asegurarse el éxito, ¿está dispuesto a hacer un pacto con el diablo o la promesa de ir de rodillas a Luján?
Pettinato: Está el diablo que te aplasta la imaginación para que tu vida sea aún más miedosa. Y está el otro…. el que recoge la basura del fondo del frasco de los pensamientos y los saca a la luz y te baja la angustia a la mitad.

Roberto-Pettinato34

 

Noticias: Hace 16 años dijo que a futuro su intención era ser productor de un programa de humor y no estar frente a la cámara, porque “si tenés inquietudes y sos serio, te empezás a frustrar. Es importante darse cuenta de cuándo parar. Por ejemplo cuando hacés las cosas por el dinero únicamente”. ¿Qué piensa ahora de eso? ¿Existe algo más que la motivación de la cuenta bancaria?
Pettinato: No tengo cuenta bancaria en el sentido en el que me lo decís. Preguntale a la AFIP. No me interesa el dinero y, de hecho, quedó demostrado. Jajajajaja. Los planteos deben ser humildes y hippie shake! De ahí pienso: no moriré pobre, no por tener mucho sino porque mi carrera ya esta asentada de tal forma, que escribiendo una sola columna de humor ¡¡¡sería un jubilado de lujo!!! Por otro lado, siempre me llamó la atención las arrugas de los empresarios y millonarios en general, las caras de frustración y sus cuerpos hinchados de mal comer y sus gustos por lo más bajo y mediocre. ¡Mirá Hollywood! Contratos de cuatrocientos millones de dólares, y de ahí a drogas, zoofilia, intentar liquidar a la mujer, o raparse y salir en ambulancias privadas… ¡Wow! Qué buena vida, ¡¿no?! Horrible.

Noticias: ¿Cuál es su verdadera pasión?
Pettinato: Mi pasión es hacer lo que nadie hace. “Orsay” revolucionó TyC Sports. El programa de radio cambió las mañanas y así… son pequeñas revoluciones y sirven para que la “máquina del entretenimiento” se renueve. Y eso me hace feliz. Porqué gente como Miles Davis sigue y sigue y sigue avanzando hasta el último día, ¡Miles Davis!, Dios… cambió cinco veces la historia del jazz para un lado y para el otro. ¿Por qué? Nadie tiene esa respuesta. Es un impulso irrefrenable. Lo siento, no nací para comer ravioles toda la vida y hacer un asadito con amigos en una quinta y creer que eso es lo máximo que me sucede en la vida. Eso es un momento, tal vez dos horas de un día al que le sobran 22. ¿¡¿¡Te das cuenta?!?!

Noticias: ¿Con su familia se relaja o intenta controlarlo todo?
Pettinato: Después de los 50, la gente sólo piensa en la muerte que se acerca. ¿Saben por qué le tenemos miedo a la muerte? Porque creemos que es un proceso largo y tortuoso, y no lo es. La muerte también puede ser inmediata y lo bueno es que ¡solo se muere una vez! Jajaja. Y por otro lado, la única razón por la que la vejez puede deprimirte es cuando no existe nadie que te desee sexualmente. Nada más. No hay otra razón. Ok, ¿hay alguien ahí que quiera curtir conmigo? ¡¿Y amarme y hacerme feliz y yo a esa persona?! ¡Listo! ¡¡¡Deal!!!

Noticias: Cree en la reencarnación y ha dicho que quizás en su vida anterior fue Napoleón porque le quedaron resabios autoritarios. ¿Cuál imagina que será su próxima vida?
Pettinato: En mi anterior reencarnación fui un profesor de música que solía dar clases a niños gratuitamente en una plaza de Italia. Es raro cuando, con diferencia de años, te lo dicen dos mediums distintas. Bueno, cero Napoleón y esas tonterías. Mi familia tenía un toque cristiano católico y espiritista. Por eso en Navidad éramos 4 pero mi padre ponía 23 platos y cuando le preguntaba “pero, papá, ¿viene alguien más?”, me decía “¡ya están aquí!”. Jajaja.

Noticias: En una encuesta del diario La Nación, el 78% prefería a Mario Pergolini como conductor de “CQC” que a usted, ¿cómo le cae eso?
Pettinato: ¡¿El 78% prefiere a Pergolini?! Bueno, siempre pasa cuando uno no está más, ¿no? El día que deje “CQC” muchos dirán: “Nadie como el Petti” y así sucesivamente. Está claro que “CQC” era él en su momento. Ahora soy yo. A rey muerto… Lo mismo les debe pasar a los de “Duro de domar” o si volviera “Indomables”. La tele es rara, porque parece involucrar sentimientos y ninguno es cierto. Es parte de la máquina tan bien construida de ver personitas de 18 cm de alto y estar tan loco que cuando los ves por la calle les decís: ¡¡¡Sos más alto, qué sorpresa!!! Ahí te das cuenta de la locura que es la tele. No es el rating, ¡tontis!

Noticias: ¿Por qué se va de La 100?
Pettinato: La 100 me lo ha dado todo. Y yo a ellos. Fueron diez años maravillosos y perfectos. Ahora me encargaré de Mega y veremos qué se necesita ahí para que la planta, cual rosa de Jericó, vuelva a vivir mejor.

Noticias: Está escribiendo un guión para Ricardo Darín y Julieta Díaz, ¿cuál es el tono? ¿Será una película o un programa de televisión?
Pettinato: Es un proyecto que tengo pensado para ellos dos. Una obra dramática, como cuando escribí “La isla flotante” con la que todo el mundo lloró. Un drama demoledor que te parta el corazón. Por Dios, basta de pavadas en el teatro.

Noticias: También escribe cuentos infantiles. ¿Cómo hace un tipo sagaz y hasta cínico para adentrarse en la atmósfera de la niñez?
Pettinato: Lo genial es justamente eso: que me quieren, me respetan y no me entienden del todo. El día que haga un espectáculo para toda la familia, me tiro adentro de la boca llena de pelotas de ping pong de (Guido) Kaczka y Marley, jajajaja.

Noticias: ¿Fue un niño atento a la mirada de sus padres o actuaba por impulsos, sin reparar en las exigencias del entorno?
Pettinato: De niño observé el mundo como nadie. Estudiaba cómo operaba el sol en cada cuadra de mi barrio y te las podría describir en colores e intensidad. También a mis amigos y a las chicas, que jamás me vieron como otra cosa más que “¡una hectárea jocosa!”, como dijo una de ellas en séptimo grado, porque yo era gordo. Jajajaja.

Noticias: Ha dicho que nadie sabe lo que es cierto de todo lo que dice en el escenario. ¿Usted sí lo tiene claro?
Pettinato: Mi teoría es que todo el que sube al escenario, al instante de hacerlo, se convierte en una ficción. Es como si te dijeran “¿por qué hablas así de tu esposa o del matrimonio?”. Bueno, tengo dos esposas: una muy buena y buena madre y la otra una perra hijaputa malísima y torturadora demente. Una va a la vida real y la otra sube al escenario. Punto.

A salvaguardia de la tecnología, Pettinato no contestó algunas preguntas porque “no le interesaban mucho”. Nos quedamos sin saber, por ejemplo, si a veces se cansa de ser “Petti, el ocurrente ácido” o si lo asusta más la invisibilidad mediática que la muerte. Pero, sobre todo, nos faltó un dato que nos desvela: ¿no dará entrevistas cara a cara por sufrir de halitosis o porque se autosatisfará releyendo sus propios pensamientos una y otra vez, antes de que salgan publicados? Seguimos con la duda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *