Personajes / 6 de Diciembre de 2013

Karen Marón: “La guerra es horror y grandes actos de amor”

La periodista argentina especializada en cubrir conflictos armados fue distinguida por la Legislatura porteña. El estrés postraumático.

trincheras. Sus abuelos, asturianos y libaneses, atravesaron guerras. Karen vivió en España, Italia, Colombia, el Líbano, y cubre el conflicto en Siria desde el 2012.

Tiene unos ojos grandes y claros. Ha visto y vivido tanto horror profundo que parece imposible que sus pupilas sigan así. Uno sospecha que del infierno que tan bien conoce, cuenta apenas una porción. Es que no intenta espantar sino, muy por el contrario, tender puentes con mundos inefables: desde hace 13 años, esta periodista argentina free lance cubre para los medios más importantes del mundo conflictos armados como los de Irak, Libia, Siria, Líbano, Afganistán, Colombia o la Franja de Gaza. Insiste en que es una mujer normal, de las que se espantan por los precios del supermercado en esta corta estadía en Buenos Aires antes de volver a Siria, de las que quedan agotadas por repartirse atendiendo la salud de su madre y sus obligaciones laborales. Tan normal que incluso dejaría sin rezongos su traje de corresponsal de guerra, si un amor la anclara. Pero grafica también el abismo que la separa del común: “En un solo día en zona de conflicto, se experimenta lo que otros en toda una vida”.

Maron-Karen-23

Noticias: Entra y sale de mundos muy diferentes con facilidad, pero ¿qué le sucede en ese sentido a su familia y amigos?
Karen Marón: Como son experiencias intransferibles, se siente soledad cuando uno vuelve a casa. ¿Puedo contar que vi una hilera de diez niños asesinados con bombas de fragmentación? Hay dos terapeutas con los que sí abro mi alma y hablo de todas mis emociones respecto de la cobertura de los conflictos. Después, lo canalizo cuando doy conferencias en foros de paz o en los cursos para corresponsales, donde la gente va a escuchar eso. Antes me preguntaban muchísimo, y eso implicaba que un momento de distensión se transformara en revivir situaciones emocionalmente traumáticas. Aprendí con mucha consideración a manifestar que de eso prefiero no hablar.

Noticias: En el 2005 sufrió de estrés postraumático de guerra (EPG), ¿cómo fue?
Marón: Empecé a sentir una profunda tristeza, lloraba mucho, estaba sumamente vulnerable, no podía dormir, sentía culpa por estar en Buenos Aires. Me sucedió después de que fui a trabajar a unos campos de desplazados en Bagdad y una abuela me mostró a su nietita de cinco meses, Samira, y yo me enamoré de la beba. La señora me pedía por favor que me la llevara… yo me quedé muy mal porque no la podía sacar de ahí, no tenía los requisitos para adoptar, no era iraquí ni musulmana. Más tarde, en el 2007, quise adoptar a dos hermanitos, un bebé de 8 meses y otro de dos años y medio, en un orfanato específico para niños que habían perdido a sus familias por la guerra.

Noticias: ¿Qué hizo que conectara con ellos y no con otros?
Marón: (se emociona) Me acuerdo que el bebé me sonrió y yo sentí que me moría de amor. Dios mío, cómo puede ser que en el infierno mismo, y totalmente desamparado, sonría… Mirá la inocencia del ser humano cuando no está corrompido por tantas situaciones y tantos paradigmas y comportamientos. Él sonreía y yo me sentí madre. Y con el de dos años, empecé a acariciarle la espaldita y él sólo me miraba con los ojos muy grandes, y cada vez que yo levantaba la mano, me miraba y empezaba a llorar… Yo no podía hacer nada por ellos (se emociona)… tanta frustración y angustia. El episodio de Samira me había generado una gran culpa, una gran decepción, me sentí impotente y ahí empecé a sentir una profunda tristeza. Yo vivía una realidad puertas para adentro y otra puertas para afuera, porque nunca quise involucrar en las consecuencias de los dramas que vivía a otras personas, no me parecía justo.

Noticias: Pero eso le generaba una gran soledad.
Marón: Claro. Yo no veo la película, yo vivo la película, como me dijo el fotógrafo inglés Jason Howe, cuando estábamos a merced de unos francotiradores.

Noticias: ¿Su EPG aparece, entonces, en el 2005?
Marón: Un amigo se dio cuenta, lo notó porque tenía dibujada una sonrisa en la cara pero mis ojos tenían una profunda tristeza y una vez lo abracé con mucha emoción y empecé a llorar… Él me presentó a su terapeuta, Alberto Dupén, el máximo especialista en EPG y que atiende a veteranos de Malvinas. Experimentar el EPG me hizo más fuerte porque supe lo que sufrían efectivamente las víctimas de la guerra y porque eso me llevó a trabajar en foros por la paz y me involucré como miembro del Dart Center de la Universidad de Columbia, donde trabajamos el tema del estrés para periodistas y víctimas de la guerra.

Noticias: ¿Se templó?
Marón: Absolutamente, yo me templé.

Maron-Karen-03

Noticias: Pero en el 2007, con esos dos hermanitos huérfanos se quebró.
Marón: Es que es imposible ante algo así, sigo conmoviéndome con las mismas situaciones, no me roboticé. Los sentimientos de compasión, de empatía y amorosidad, que ya estaban intrínsecos en mí, se han acrecentado. No tengo depresión sino emoción.
Dice que los que ejecutan la guerra, en muchos casos, también son víctimas de los “señores de la guerra”, y que esos “pueden tener poder tanto sobre ejércitos regulares como en milicias irregulares. Lo he visto en los tres continentes donde cubrí conflictos, en todas las religiones, en todas las idiosincrasias y en todas las culturas”, asegura. También se queja de que las guerras se muestren como entretenimiento y que las sociedades estén sobreestimuladas con películas violentas, como si esas vejaciones fueran hechos naturales.

Noticias: ¿La bestialidad es natural en el ser humano?
Marón: Sí, es parte del ser humano. Como humanidad, ¿cómo podemos ser tan crueles, tan asesinos? Era una pregunta sin respuesta, que me angustiaba muchísimo, hasta que entendí que era parte de nuestra naturaleza, que somos luz y sombra, como dice Carl Jung, pero depende de nosotros a qué lado le damos más importancia.

Noticias: ¿Por qué dice que al contar la historia de las víctimas de la guerra, de algún modo cuenta la propia?
Marón: Me crié escuchando la historia de mis abuelos inmigrantes: los que vinieron desde Asturias, por razones políticas y socioeconómicas en medio de la Guerra Civil española; y los libaneses, que eran cristianos y tuvieron que emigrar perseguidos, por razones étnico religiosas. No los conocí, pero las historias que yo cuento tienen que ver con eso.

Noticias: ¿Cuál fue el peor momento de todos estos años?
Marón: Otro que también tiene que ver con niños: en el conflicto del 2006, en el Líbano, hay un ataque de F18 sobre el pueblo de Qana y la mayor cantidad de víctimas fueron niños. Nunca había visto tal cantidad de criaturas fallecidas y recuerdo que no pude escribir sobre eso. Otro fue cuando en una de las denominadas “rutas de la muerte” de Bagdad secuestraron a Fran Sevilla, de radio Nacional de España, un amigo y un maestro, uno de los grandes corresponsales de guerra de los últimos 30 años. Él me enseñó con su ejemplo y su comportamiento a humanizar el conflicto. Cuando me enteré de su secuestro, del otro lado del mundo había cinco redacciones de grandes diarios que esperaban mi artículo… Sentí como si me hubieran arrancado el corazón, cumplí en forma profesional con todos mis trabajos, bajo un estado de angustia y conmoción absoluta. Por eso cuando regresás a una situación normal, las cosas que pueden ser muy dramáticas para mí son mucho más sencillas.

Noticias: ¿Cómo se resolvió aquel episodio?
Marón: Fijate que ahí hubo un acto heroico, porque cuando lo secuestraron, el traductor que estaba con él, Samir, pidió que se lo llevaran a él en vez de a Fran, que tenía familia. Los llevaron a los dos y después los liberaron. Así como se ven los actos de horror más espantosos, en la guerra también se ven los actos de amor y de entrega más profundos….

Marón trabajó como free lance para Radio Francia Internacional, BBC Mundo (Reino Unido), NBC-Telemundo (EE.UU), Folha de São Paulo (Brasil), El Universal (México), El Tiempo, El Espectador y Caracol Radio (Colombia), BBC en Español, Télam y Perfil (Argentina), entre otros medios. Entrevistó a Yasser Arafat, a altos comandantes de las FARC y de Sendero Luminoso. En el 2005, a punto de viajar a Irak, un equipo de seguridad de un gran medio internacional le aconsejó que no fuera a Bagdad porque el objetivo de los grupos insurgentes era secuestrar mujeres periodistas. Pero ella asumió que era su trabajo y voló. Ya en Bagdad, secuestraron a tres periodistas.

Ella seguía saliendo a cubrir los hechos hasta que un día, antes de ir a una entrevista en un campo de desplazados, secuestraron en ese lugar a otra periodista. Interpretó la señal como inequívoca: “Fui consciente y prudente, aunque tenía sentimientos de frustración y culpa por no cumplir mi labor, pero era una cuestión de vida o muerte. Yo trabajo con la intuición y la razón en paralelo. Soy tan agradecida a… no sé cómo llamarlo, porque respeto todos los nombres que se le atribuyen, y por eso me conecto tanto con la energía de la vida”.

Entonces relata que en otro de sus viajes a Irak, percibió que las cosas se estaban desbordando y decidió cambiarse a un hotel en una zona más segura. Una mañana, estaba a punto de salir a la ciudad cuando sintió como si le dieran una trompada en el estómago y una angustia inexplicable. Resolvió quedarse y a los minutos, cuatro explosiones hicieron temblar el edificio. Carros-bomba habían impactado contra el hotel donde había estado alojada. Adelantó la vuelta a Buenos Aires, y a los tres días estallaron dos coches más contra el hotel del que se acababa de ir. “En cinco días, salvé mi vida dos veces. Lo que vivís un día en un conflicto no se vive en toda una vida, y eso produce dos cosas: que quedes en estado de trauma o que ames la vida con la más absoluta profundidad”.

No hay dudas a qué grupo pertenece ella, la de ojos grandes y claros.

Fotos: Silvia Bordoni. Producción: Esteban Vedia. Agradecemos a Hotel Mira Vida Soho. Peinó Sebastián Gómez para Estilo Sebastián. Maquilló Esteban Vedia. Accesorios Las Juanas Night.

 

7 comentarios de “Karen Marón: “La guerra es horror y grandes actos de amor””

  1. Felicitaciones por los reconocimientos. Una embajadora de Argentina que nos representa internacionalmente, elegida entre las 100 periodistas más influyentes del mundo. Orgullo nacional.

  2. Leo sus artículos en diferentes medios desde hace años y es una de las más claras y precisas analistas internacionales. Reconocimiento muy merecido por la parte de la Legislatura.

  3. “También se queja de que las guerras se muestren como entretenimiento y que las sociedades estén sobreestimuladas con películas violentas, como si esas vejaciones fueran hechos naturales.” Adhiero a lo que dice. Enfermaron a las sociedades que ven a la violencia como algo natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *