Radio / 19 de Diciembre de 2013

RADIO

“Lo malo de ser bueno”, porque ser bueno no alcanza

Conduce: Diego Leuco. Con Marina Abiuso, Nicolás Diana, Rolando Barbano. AM 1110, Radio de la Ciudad, lunes a jueves de 9 a 13 y viernes de 9 a 12.

Por

Temas y estilos. Diego Leuco y un equipo solvente renuevan la radio pública porteña.

★★★ Más importante que lo que pasa suele ser saber quién dice que pasa lo que pasa. Pero a veces, y aún más atractivo, es saber qué le pasa a quien dice lo que pasa. Y es el caso de este ciclo. Porque todos los columnistas son capaces y esforzados pero, no obstante, están para más y no llegan. El programa no tiene pegada, resulta plano y con más opinión que investigación. Si fuera un medio escrito (“Lo malo de ser bueno” tiene aún “mente gráfica”), sería como un diario con mucho texto y pocas imágenes.

Responder de manera brillante y en menos de un segundo (como los grandes conductores), exige un trabajo previo. Se puede iniciar una columna sobre la Copa Sudamericana y pasar a discernir (¡durante 25 minutos!) el espíritu futbolístico de equipos que no están en ese torneo. Es posible, también, empezar una columna sobre los Premios Tato y pasar a conversar (15 minutos) sobre con cuál de las ex mujeres de Nicolás Cabré les gustaría salir a cada columnista. Pero esos temas, y además sin sonidos que enriquezcan el texto, puede terminar en párrafos monocordes.

La calidad de los periodistas que lo hacen disimula la falta de contención general de la 1110 que, tal vez, piensa que con ponerlos en el aire alcanza. El martes 3 (a las 10.01) la emisora quedó varios minutos muda por “ajustes técnicos” y los integrantes del ciclo no hicieron ninguna aclaración al aire (tal vez ni se enteraron). Hubo problemas con micrófonos nuevos y no fueron previstos. El desajuste se nota, para dar un solo ejemplo más, en la noticia importante de diciembre: conferencias de prensa de Jorge Capitanich. Son muy buenos, al respecto, los informes de Juan Carlos Zapiola. Pero los audios no están prolijamente cortados.

Diego Leuco, sin dominar la conducción, aprende rápido y es buen entrevistador. Marina Abiuso es ocurrente, observadora y narra bien el llamado “Narco-Vip”. En ese caso colabora Rolando Barbano, que lleva también una columna sobre temas policiales.
Nicolás Diana maneja la información política, generalmente sale por teléfono y es una lástima que no esté en el piso. Nicolás Campolongo desarrolla la agenda deportiva y no es necesario que, en el inicio de cada programa, intente plantar una supuesta incógnita que, para colmo, suele ser un señuelo inocente. Marcelo Pavazza informa sobre espectáculos y recomienda buenos tragos. Completan el equipo Sol Irigoyen en la locución y Rodrigo Calegari (producción general) junto a Soledad Itria, Gimena García Blanco y Daniel Bajarlía.

No hay dudas de que cuando este ciclo logre conformar una estructura e integrar las propiedades de cada uno de sus miembros, logrará un repunte general. Pero, para eso, habrá que apuntalarlos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *