Restaurantes / 19 de Diciembre de 2013

RESTAURANTE

Patria es la que te da de comer

“Ecuador 787”. Ecuador 787, Abasto. 4966-0706. Comida ecuatoriana. Lunes a domingo de 12.30 a 16. Sólo efectivo. Precio promedio: $ 60.

Por

A pesar de la gran cantidad de inmigrantes latinoamericanos que hemos recibido en los últimos años, en Buenos Aires aún solemos saber más de cocina tailandesa que, por ejemplo, de cocina ecuatoriana, ambas de climas tropicales y con más de un punto en común. Por suerte, cada vez son más los lugares y lugarcitos de cocina latinoamericana que están abriendo, primero, con la intención de alimentar a los compatriotas inmigrantes; y segundo, con la esperanza de abrirnos los horizontes a los porteños.
Detrás de los inmigrantes, siempre hay buenas historias. Por ejemplo la de Freda Montaño, quien pronunció, con emoción en la voz, la frase que da título a esta nota. Freda es oriunda de la provincia de Esmeraldas, en el noroeste de Ecuador, la zona de mayor concentración de población negra, quien tiene a su cargo un grupo de arte afro ecuatoriano, Bejuco, con el que salió de gira por Latinoamérica hasta que decidió acampar en Buenos Aires, para quedarse. Eso fue en 1995, y desde entonces, además de presentarse con su grupo en cuanta fiesta de la colectividad ecuatoriana exista, abrió un restaurante junto a su “troupe”. Es un modesto “puertas cerradas” sin intención de serlo; queda en la calle Ecuador, conceptualmente aunque también sin quererlo; y se llama como su dirección, “Ecuador 787”, a la inversa del conocido bar, “878”, de cuya existencia aquí nadie está enterado. En este bolichón ecuatoriano, no hay pretensiones de moda: se come, a precios inhallables, comida popular del norte de Ecuador, una cocina basada en la pesca, el plátano verde y el coco. El plato regional por excelencia es el encocado: pescado y/o mariscos con salsa de coco (no la leche solamente, sino un licuado del agua con la pulpa).
Como en toda familia, en “Ecuador 787” los platos fuertes se hacen el fin de semana. Entonces, aparte del habitual ceviche, que en su versión ecuatoriana se prepara con el pescado y los mariscos cocidos; y de los “secos” carne, pollo o pescado asados, acompañados con arroz y frejoles (como los llaman en Ecuador); puede probar alguno de sus deliciosos caldos. A muchos les llama la atención que los países tropicales coman sus comidas picantes y en caldos. Por algo es: este tipo de alimentos aumentan el flujo sanguíneo, los poros se dilatan y se promueve la sudoración, disipando así el exceso de calor y refrigerando el cuerpo. En “Ecuador 787” preparan caldo de pata de vaca con garbanzos y el célebre caldo de bolas. No tema: las bolas están hechas de plátano verde y rellenas con carne, en un sabroso caldo con choclo y papas, al que se le suele agregar limón y picante (¡como los tailandeses!). Todo viene acompañado de chifles, plátano finito y crocante pero además le recomendamos que no deje de pedir una porción de patacones, rodajas de plátano aplastadas y fritas, gruesitas y carnosas.
Freda y su banda son impredecibles a la hora de cocinar, así que déjese sorprender por los platos del día. Para tomar, gaseosa de litro, cerveza o jugo de tamarindo, absolutamente adictivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *