Arte / 3 de enero de 2014

ARTE

“El espíritu Pop”, una ola pop en el mar

Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata. Av. Félix Camet y López de Gómara. Al 20 de abril de 2014.

Por

Los colores y el desparpajo que sobrevolaron los años ´60 ocupan el novísimo Museo de Arte Contemporáneo de Mar del Plata, MAR, a metros de Parque Luro, y frente al mar. La muestra “El espíritu Pop” inaugura la flamante institución. MAR aspira a ser un “foco democrático de irradiación cultural”, dice Jorge Telerman, director del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires.

Mar del Plata tiene una población estable de 600.000 personas y 8 millones de visitas anuales. El curador de la muestra, Rodrigo Alonso, sostiene que en los años ’60, “Mar del Plata lo tenía todo para ser un centro del pop art. En los ’60 contó con una intensa actividad cultural, con galerías y salones dinámicos. Su vitalidad veraniega fue el marco ideal para la explosión pública de bikinis y minifaldas, para el hedonismo y el consumo, es decir, para todos los valores que impulsaban este arte popular”.

Los años ´60 transitaron por un marcado período de cambios políticos, económicos y culturales en todo el mundo. En América latina, la década fue coloreada por el triunfo de la Revolución Cubana en 1959. Fueron tiempos turbulentos de guerrillas, golpes militares y dictaduras. Sin embargo, en la percepción general la década quedó asociada a la juventud y a la libertad.

En este período se verificó la expansión del concepto de obra de arte, que constituyó tendencias, estilos, actitudes y estados de ánimo, incluyendo al Pop. La influencia de la cultura popular de los Estados Unidos en todos los ámbitos de las artes, tanto en América latina como en el resto del mundo, se transmitió de múltiples formas. El clima de época incluía el fenómeno hippie y una mayor franqueza sexual, mientras que desde Inglaterra llegaba el sonido de The Beatles que, junto a las modificaciones radicales en la moda con la aparición de la minifalda, aportaron un ingrediente de mayor emancipación.

El nuevo arte era populista ya que tomaba objetos de la vida cotidiana, era comprensible y pretendía acortar la brecha entre la vida y el arte. Desde el Centro de Artes Visuales del Instituto Torcuato Di Tella, dirigido por Jorge Romero Brest, se irradiaron nuevas maneras de ver y de hacer arte en la Argentina que posibilitaron el desarrollo de dos vertientes: una esteticista (a veces incluía cierta crítica social) y la otra que vinculó arte y política.
Las obras del Pop están caracterizadas por una pintura plana y por objetos pintados, con una imaginería proveniente de la publicidad, por los brillos del esmalte y los vibrantes colores industriales, por las imágenes distorsionadas. “El espíritu del Pop” pone en escena producciones de casi 40 artistas y ocupa las tres inmensas salas de techos altísimos y los sitios de circulación del MAR.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *