Restaurantes / 10 de enero de 2014

Restaurante

“Green Bamboo”, glamour tropical

Costa Rica 5802, Palermo Hollywood. 4775-7050. Cocina vietnamita. Lunes a domingo de 20:30 al cierre. Reservas. Principales tarjetas. Precio promedio: $ 280.

Por

Budas y dragones. Precursor de la cocina vietnamita, mantiene una ambientación cool y platos que reúnen hasta cinco sabores.

Después de la ola de calor de diciembre en Buenos Aires, está claro que estamos cada vez más cerca de ser una ciudad tropical. Si somos bendecidos con las frutas y vegetales de ese clima puede que no sea mal negocio, pero lo sabemos: el frío siempre volverá. Por suerte hay propuestas gastronómicas que nos permiten conocer las cocinas tropicales, entre ellas la vietnamita, una de las más ponderadas del sudeste asiático. Es, además, una de las más bondadosas con el paladar local ya que emplea menos especias y más hierbas (cilantro, menta, albahaca, lemongrass), y por lo tanto es menos picante. El maní y la lima son ingredientes infaltables y el arroz glutinoso (sticky rice), el acompañamiento básico.

Uno de los precursores de la cocina vietnamita en Buenos Aires fue “Green Bamboo” y hoy, casi 15 años después, sigue firme en la cima. Cuando abrieron, sus socios fundadores se decidieron por este tipo de cocina, como podría haber sido otra. No sabían nada de cocina ni de restaurantes, pero tuvieron la visión de traer lo que no había y para asesorarse, fueron a la fuente. No a Vietnam, sino a su embajada en Buenos Aires. Allí les abrieron las puertas, les brindaron sus productos y sus cocineras, quienes a su vez se encargaron de entrenar a Malvina Gehle, en ese entonces pastelera, y hoy chef oficial de “Green Bamboo”.

La cocina vietnamita es creativa tanto por sus ingredientes como por sus preparaciones. Entre las entradas predominan los pinchos, los dumplings y los rolls (algunos en papel de arroz y otros de masa frita, que se comen envueltos en hojas de lechuga). La entrada más original es el Chao Ga, unos pinchos de pollo en caña de azúcar: el pollo, deshecho y convertido en una masa, se cocina alrededor de un tronquito de caña de azúcar que se chupa con cada bocado, aportando su jugo dulzón. Para los principales tiene la opción de crear platos combinados: a una base a elección de fideos de arroz o de trigo, de arroz al vapor, ensalada de fideos Mung o Bahn Mi (pan para sándwich), se le pueden sumar pollo, cerdo, pescado, carne o vegetales.

Hay muchos platos principales tentadores, pero le recomendamos que no se prive de probar el Món Ca Ri: un salteado de pescados y mariscos sobre curry picante de leche de coco, especias y hierbas frescas, con tomates, mango, lima y cilantro. El picante es a pedido del consumidor y le permitirá experimentar, en un solo plato, los cinco sabores (salado, dulce, amargo, picante y ácido) que propone la cocina vietmanita. Para beber, cerveza como en Vietnam; vino blanco; o algún trago, sobre todo si le gustan los frutados y dulzones.

Otro punto relevante de Green Bamboo es su ambientación, de las más “cool” de la ciudad. Muebles y lámparas retro, mucho rojo y negro, cientos de estatuillas y máscaras de tigres, budas, dragones y héroes pop asiáticos, como Bruce Lee. El look convoca a un cierto tipo de público: jóvenes viajados y emprendedores, de los que pueden pagar una comida en Green Bamboo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *