Opinión / 14 de Febrero de 2014

La hora de los gremialistas

Gracias a la inflación, las palabras de los jefes sindicales importan.

Caló. El líder de la CGT oficialista se aleja cada vez más del Gobierno.

Los prohombres de la patria financiera no son los únicos con buenos motivos para querer que la inflación siga provocando estragos por un rato más. Nunca lo dirán, pero, siempre y cuando no haya un colapso generalizado, también se ven beneficiados los jefes sindicales. La merma constante del poder adquisitivo de los salarios les permite desempeñar un papel protagónico en el gran melodrama nacional.

En lugar de tener que conformarse con una sola paritaria por año, como quisiera el Gobierno, los sindicalistas pueden exigir que haya dos, cuatro o, de acercarse el país a la híper, una cada mes, además de participar con lobbistas empresariales y clérigos de una serie de “cumbres” y “pactos sociales”, desplazando a los dirigentes opositores que no suelen asistir a tales encuentros.

Asimismo, gracias a la inflación, las palabras de los jefes sindicales importan; hasta sus declaraciones más banales inciden en el clima político, lo que no sería el caso si la Argentina disfrutara de estabilidad monetaria.

 

2 comentarios de “La hora de los gremialistas”

  1. Calo resultaste ser un perrito faldero de la presidenta,donde esta el hombre que defiende los intereses de los trabajadores?.Ademas fuiste basureado x kris,que te pasa tenes el sindrome de estocolmo? Chau nefasto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *