La Balanza / 20 de Febrero de 2014

Julieta Díaz

Para evitar leve llovizna, espera a su esposo debajo de un toldo de un negocio palermitano.

Para evitar leve llovizna, espera a su esposo debajo de un toldo de un negocio palermitano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *