Restaurantes / 21 de Febrero de 2014

Restaurante

“Antares”, la chopera de la abundancia

Bolívar 491 (esquina Venezuela), San Telmo. Bar. Happy Hour de 18 a 20. Principales tarjetas. Precio promedio: $ 100.

Por

En San Telmo, con variedades de cervezas artesanales y personal entrenado para recomendar maridajes.

A fines de los `90, tres amigos marplatenses viajaron a los Estados Unidos y descubrieron el arte del “homebrewing”. En el país de los hobbies, la cerveza hecha en casa es una actividad recreativa muy difundida.

Hay cientos de clubes y festivales de pequeños productores, en su mayoría personas comunes que instalan ollas, mangueras y quemadores en el sótano de su casa, creando algo parecido al laboratorio de Walter White en “Breaking Bad”. Tal como en la serie, lograr un buen producto es todo un arte: encontrar la alquimia perfecta entre la malta, el lúpulo, el agua y la levadura.

De regreso a la Argentina, en 1998, los tres amigos abrieron su primer local con cerveza de elaboración propia en Mar del Plata. Lo llamaron “Antares”, como la estrella que siguen los navegantes. Llegaron lejos: hoy son la marca líder de cerveza artesanal y tienen 18 locales en franquicia en todo el país, incluyendo el que acaba de inaugurarse en San Telmo.

Las malas lenguas dicen que el éxito comercial fue en detrimento de la calidad (o de la “artesanalidad”), pero digan lo que digan, a “Antares” le debemos la divulgación de la cultura cervecera en la Argentina.

Los locales de “Antares” siempre están llenos, lo cual no siempre es un indicio de calidad, pero sí de buen ambiente. “Antares” San Telmo tiene 500 metros cuadrados distribuidos en dos plantas: mesa de tejo y dardos arriba, una barra coronada por tres enormes alambiques de cobre, de puro adorno, pero que suman clima.

El personal de “Antares” está bien entrenado para recomendar cervezas; pero siempre puede consultar la tabla de la carta, con detalles de contenido alcohólico e IBU (International Bitterness Unit, o sea índice de amargor), características principales y hasta maridajes. No vaya con grandes esperanzas sobre la comida: limítese a unas rabas o a las adictivas e hipercalóricas papas “Antares” (con queso, cebolla de verdeo y panceta), marca registradas de la casa.

También hay buenas picadas, como la picada de mar (ceviche, rabas, mejillones gratinados y pulpo a la provenzal) o la San Telmo, con jamón crudo y salchichitas glaseadas en Scotch, entre otros. Aclaramos que Scotch es un tipo de cerveza, roja, lo cual es una premisa de la franquicia “Antares”: platos elaborados con cerveza. Al menos en este local, están lejos de ser un éxito.

Platos recocinados (Entraña marinada con salsa de Barley Wine) o muy salados (Knakwurst, una salchicha alemana, con cerdo y chucrut en reducción de India Pale Ale), evidencian que una cocina tan elaborada está de más en un bar. La excepción es el Tiramisú de Barley Wine, un manjar. Mejor ir por lo simple, algo para picar y acompañar a la reina de la casa, que es la cerveza.

En un buen día, “Antares” San Telmo vende un promedio de 200 litros de cerveza. Las cervezas del pizarrón, estacionales, son las que más salen. Este verano la estrella fue la Playa grande, cítrica y turbia (hecha de trigo), de aroma floral. El invierno depara nuevas novedades. El marketing de “Antares” no se detiene.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *