Libros / 7 de marzo de 2014

libros

No digas nada. Una vida de Charly García

De Sergio Marchi. Sudamericana, 570 págs. $ 229.

Por

★★★★ Publicado por primera vez en 1997, este libro ha sido durante el período transcurrido hasta el 2013 el más jugoso y completo sobre Charly García, y lo sigue siendo. Enfocado como una biografía muy “sui generis” (valga la redundancia), sigue algunos hilos cronológicos, aunque impresiona cómo el autor se va metiendo en persona en el laberinto que rodeaba al artista, hasta convertirse en un testigo por momentos demasiado implicado. Eso le da sabor, pero a veces le quita distancia mínima.
Buena parte del texto son trozos de entrevistas.

En algunos tramos, Sergio Marchi es baterista de Charly, en otros dispara opiniones críticas, o suelta una larga tirada sobre la locura, que se interponen con un desarrollo más o menos rítmico. Por suerte hay núcleos temáticos, como la relación con sus parejas Zoca o Florencia, o con su hijo Miguel, o con músicos y técnicos sucesivos, que se despliegan en detalle, sin esquivar las zonas ásperas, que abundan. También se impone el proceso de intensidad incansable con que el propio García va logrando fatigar legiones de amigos, familiares o profesionales que colaboraron con él. Con picos de abandono por cansancio extremo.

Como ocurre en otras biografías, lo que no queda establecido es la relación o el reflejo (a pesar de que hay un capítulo sobre espejos) que une esa vida con la masa impresionante de creación musical y lingüística. Las letras de su obra cuentan con muchas de las más refinadas y a veces explosivas frases del lenguaje argentino sobre el amor, la represión, la mala onda, la libertad o las fobias.

El libro tuvo un agregado considerable en el 2007, cuando se hizo una edición de bolsillo. El lector queda enganchado por la mezcla de datos generales o íntimos, participación especial del autor, y la fascinación que ejerce todo gran creador inestable, a veces autodestructivo.
En ese sentido resulta un “coitus interruptus” que no se haya llegado hasta el presente, dado que incluyó no hace mucho un cambio fundamental, incluso físico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *