Radio / 20 de marzo de 2014

RADIO

“Dos de Oro”, la quimera de Oro

Conducción: Oscar González Oro. Marcela Godoy, Luis Bremen, Lucio Di Matteo, Ariel Donatucci y equipo. AM 910, Radio La Red, lunes a viernes de 8 a 10.

Por

★★★ Oscar González Oro, que llegó a rozar los 50 puntos de share en Radio 10, es el representante inmejorable de uno de los períodos más interesantes y exitosos de la radiofonía argentina. O sea: Oro es un fragmento esencial de un grupo de profesionales que, en plena democracia, triunfaron con un discurso xenófobo, represivo y enemigo de las asociaciones de derechos humanos.

Pero ahora, ya en caída la 10 e instalado en La Red, emprende el camino (¿o la quimera?) de volver a ganarse un futuro mediante el destierro de aquel pasado. Y es probable que lo consiga porque, sabiamente, ha encontrado una dialéctica consistente en atacar a los que tal vez se vayan del gobierno y en ensalzar a los que quizás lleguen.
Repudia a la presidenta de la Nación (“Argentina, tu nombre no es Cristina”, canta a toda voz), le pide que se vaya a Timerman, se burla de Kicillof, parodia a Guillermo Moreno, ataca a Zaffaroni, se ríe de Capitanich y de Boudou (y sí… ambos se la dejan picando en la puerta del arco), y ridiculiza a Víctor Hugo Morales (“El relator de Cardona”, le dice).

Pero su amigo Scioli le desea suerte, Randazzo dice que lo extrañó y además, aunque tal vez fue un chiste, le promete un lugar en la embajada en Uruguay y hasta “unos salamines” (sic.). Oro le da gas a Massa y lo escucha reverencialmente. Pero, además, Hugo Moyano lo llama “hermano” y Lombardi le asegura “la mañana de Buenos Aires te extrañaba”. El “Negrito de La Red”, finalmente, llama “hermano del alma” a Pino Solanas. Y en conclusión, quien no le promete un aperitivo, le asegura que sí, que alguna vitualla le va a enviar.

Radialmente el programa está muy bien: espontáneo, gracioso, tiempista y habilísimo entrevistador, Oro conduce de manera excelente y es exuberante y gracioso (“Dejaron a Colón con los huevitos para arriba, como si tuviera orquitis”, dice sobre el monumento). La música es de lo mejor, la producción trae cuatro o cinco primeras figuras en dos horas, los columnistas son buenos (les prohíbe hablar de política) y el conductor tiene una audiencia propia, cautiva y eufórica.

Pero “Dos de Oro” vino al aire con un problema de nacimiento. Es corto. Le tira de sisa. Y como si fuera poco, hace cortos a otros dos programas que venían muy bien de audiencia. Si Oro (de 10 a 12 horas) crece, deberá hacerlo contra el muy buen ciclo anterior (Luis Novaresio, antes de 6 a 9 y hoy de 6 a 8) y al que ya le empiezan a quedar “notas afuera”. O a expensas de Jorge Rial (antes de 9 a 12 y hoy de 10 a 12), tan destacable como Novaresio.

Si pudiera inventarse una leyenda persa (o algo así) que ilustrase el error de Daniel Vila (dueño de La Red), habría que decir que un arquitecto tenía un bello palacio: planta baja (Novaresio) y primer piso (Rial). Pero, ambicioso, puso otro piso, en el medio. A esta historia imaginaria se le pueden augurar varios finales: si el edificio entero no se viene abajo, alguno de los pisos aplastará a los otros. Hay una ley futbolera que el arquitecto, ambicioso, no sabe obedecer: “Equipo que gana, no se cambia”.

 

3 comentarios de ““Dos de Oro”, la quimera de Oro”

  1. Lo conoci en el programa de Rodari,en 1992-1993, cuando hacia todo lo posible por destruirle,siendo productor de el. siguio en esa trayectoria de obsecuencia y venalidad ,siempre con el poder.,TTriste personaje, saludos, Hector.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *