Restaurante / 20 de Marzo de 2014

RESTAURANTE

“Oporto Almacén”, una remake del almacén de barrio

11 de septiembre 4152, Núñez. 4703-5568. Cocina porteña. Martes a domingos de 9 a 20. Menú del día: $ 95. Precio promedio a la carta: $ 170.

Por

En Núñez, un multiespacio con rotisería, cafetería, vinoteca y restó con clásicos porteños y platos más sofisticados.

El barrio de Núñez es de los que más ha crecido en las últimas dos décadas. Torres, edificios, casas: se construye mucho y se paga caro, un indicador del alto nivel adquisitivo de sus nuevos residentes. Los pocos “restauranteurs” que se animaron a no seguir al rebaño y se instalaron allí, no se equivocaron. Sus locales siempre están llenos, incluyendo el recientemente inaugurado “Oporto Almacén”.

Este polirrubro sibarita hace honor a lo más lindo que tiene Núñez: que conserva su aire de barrio. Sólo faltaba el almacén y llegó, en versión chic 2014: rotisería y venta de productos en la entrada; restaurante/cafetería un poco más allá; vinoteca en el primer piso (con una excepcional selección de vinos a precio de góndola) y barra de tragos en la terraza.

Originalmente “Oporto Almacén” iba a ser una vinoteca, de allí su nombre. Su dueño, Rodrigo Colombres, es un joven emprendedor del mundo del vino, y adquirió el local para expandirse hacia su barrio de toda la vida, Núñez. El espacio era grande y Rodrigo se animó a diversificarse, para lo cual convocó a dos grandes: el chef Tomás Di Lello, ex La Bourgogne y Tegui; y el diseñador de interiores Horacio Gallo, responsable de Sudestada, Tegui y La Panadería de Pablo, entre otros.

Entre los tres crearon el concepto de “Oporto Almacén”: un multiespacio construido con azulejos, madera cruda, hormigón mármol e hierro; cocina, rotisería y vinos a la vista. En la rotisería puede comprar para llevar o comerlo en el restaurante: lengua la vinagreta, vitel toné, jamón crudo, empanadas de carne, buñuelos de acelga, etc. Las materias primas y las preparaciones son muy cuidadas, lo cual distancia el sabor del puramente popular pero lo hace accesible a paladares más refinados.

Una excelente opción es picar una variedad de entraditas con algún vino del día, que los sommeliers le recomendarán. Fiel a su espíritu, la carta de “Oporto Almacén” tiene clásicos porteños como el sándwich de jamón crudo con manteca en pan baguette; y opciones más sofisticadas como el sándwich de atún, alcaparras y queso gruyére en pan de molde. También hay ensaladas (calabaza asada, burrata, rúcula y castañas de cajú); y tartas (pollo y cebolla).

Entre los platos fuertes: milanesa de lomo napolitana con ensalada de rúcula y almendras; mero con papas panaderas (presentado en torre, con el pescado fresquísimo sobre las papas, con morrones y cebollas al horno); y los ravioles de berenjenas (con un ahumado muy presente que se agradece) y salsa de tomates casera. De postre, flan de dulce de leche y crema fresca; torta húmeda de chocolate con reducción de pimienta; y por supuesto, queso y dulce y arroz con leche.

Acaban de estrenar la terraza techada, para que la espera de los fines de semana no sea tan ardua. Para abril, prometen abrir a la noche. Aproveche los precios bajos de estas primeras épocas: “Oporto Almacén” ya está de moda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *