Deportes, Sitios Externos / 11 de abril de 2014

Ponzinibbio, el gran luchador argentino

Logró a través de un reallity-show en Brasil entrar en la liga UFC. Un pibe del conurbano platense que se come el mundo.

Por

VALOR LOCAL. A fuerza de entrenamiento y nobleza en la lucha, se ganó el favor del complejo público brasilero.

Las luchas de artes marciales combinadas (o artes marciales mixtas, MMA, por su sigla en inglés) son un fenómeno que insiste en afianzarse en el paladar del televidente argentino adepto a los deportes de acción. No sin esfuerzo, los distintos organizadores de campeonatos han logrado lentamente despegarse de la imagen original del “vale todo” para mostrar al MMA como una actividad seria, reglamentada y de una variedad técnica que –en sus mejores exponentes– resulta atractiva para los que gustan de sentarse delante del televisor a disfrutar de una buena pelea.

Ultimate Fighting Championship (UFC, la liga de mayor crecimiento), que tiene una presencia histórica fuerte en la televisión por cable y en las redes sociales, logró en septiembre de este año su primer espacio en la televisión abierta local, con un ciclo que va por América TV los sábados a las 23.

Y, como en casi todo, siempre hay un argentino metido en el medio. Entre los casi cuatrocientos luchadores de UFC, el peso welter Santiago Ponzinibbio (27) llegó a las grandes peleas internacionales tras un camino inusual, casi una aventura: irse a probar suerte a Brasil –venía de una crianza humilde en el conurbano platense–, vivir en una carpa al borde de la indigencia, vender comida en la playa para sobrevivir y terminar participando de un reality show para luchadores cuyo premio era, justamente, un contrato para la liga profesional. Digno de una película conmovedora.

Su debut tuvo a la vez el sabor amargo de la primera derrota, pero también una suerte de victoria inesperada: la transmisión en vivo de la pelea hizo 5 puntos de rating, un fenómeno tan inusual para la televisación de este tipo de combates como para la señal y la franja horaria.

Noticias: ¿Cómo llegaste a UFC?
Santiago Ponzinibbio: Yo ya practicaba artes marciales mixtas en La Plata, donde vivía antes de venirme a Brasil. Mis primeras peleas fueron allá, pero todo cambió cuando unos amigos me enseñaron algunas posiciones de Jujitsu y me encantó. El tema era que Argentina estaba lejos de ser un lugar en el que las artes marciales mixtas fueran un deporte popular. Ahora está creciendo cada vez más, pero hace seis años, cuando empecé, no era tan así. Luego, un amigo me ofreció compartir unas vacaciones en Florianópolis y me fui sin pensarlo mucho, con la plata justa. Sabía que iba a aprovechar para entrenar y perfeccionarme porque en Brasil las artes marciales mixtas son un deporte muy practicado. Pero los días fueron pasando, las vacaciones se fueron extendiendo y me terminé quedando. Mi primer contacto fue un entrenador brasileño, con el que nos pusimos de acuerdo y cada uno enseñó lo que sabía: él clases de sumisiones y yo kickboxing.

Noticias: ¿Pero de qué vivías?
Ponzinibbio: El problema fue cuando se me terminaron los ahorros que había llevado, me las tuve que empezar a rebuscar. Viví cuatro meses en carpa y trabajé de lo que podía: vendía sándwiches de milanesa de pollo y hacía masajes en la playa, fui artesano, barman, vendía cervezas durante el carnaval, un poco de todo. Mientras tanto daba clases, y de a poco pude empezar a pelear. Hasta que me enteré de que se iba a realizar un reality show con peleadores de mi peso y que el premio del programa era la firma de un contrato con UFC. Viajé y me presenté en el casting. Para ese momento ya me había radicado en Brasil, demostrando que hacía tiempo que estaba ahí y estaba trabajando. Pero seguía siendo argentino, y los productores no querían anotarme para hacer el casting.

Noticias: ¿Te discriminaron?
Ponzinibbio: Les expliqué que yo amaba Brasil, que estaba de novio con una chica brasileña, que estaba trabajando y que llevaba viviendo cuatro años en Florianópolis. Se hicieron rogar, fui el último en hacer el casting, el participante número 500. Fui pasando por distintas etapas hasta que demostré que reunía las condiciones para entrar en la casa. Y una vez que entré empezó todo, conviví con muchos brasileños, entrené con ellos y peleé contra ellos. Entré en la casa diciendo “soy argentino, pero soy argentino Gente Boa” (buena gente), así que me quedó el apodo y hoy en día en Brasil, por la calle, me dicen “argentino gente boa”. Llegué hasta la semifinal, gané, pero en esa pelea me quebré el radio en 10 lugares y no llegué a recuperarme para la final y tuve que abandonar el certamen. De hecho, el que terminó ganando el reality fue al que yo le gané en la semifinal. Pero UFC confió en mí y firmé contrato, ya que fui el ganador moral y legítimo porque nunca había perdido ni una pelea.

ponzi-1

Noticias: ¿Cómo fue, a nivel personal, la experiencia del reality show en Brasil?
Ponzinibbio: Es una experiencia muy positiva para cualquier atleta con aspiraciones de entrar en la UFC, y por eso también representa un gran desafío. Es algo nuevo y distinto porque estás encerrado, no tenés contacto con tus amigos ni con tus familiares, al principio no hablás con nadie y estás aislado. Yo al tener a mi familia lejos y hablar poco con ellos antes de entrar a la casa, era un poco más fácil que para el resto creo, pero seguía siendo complicado. El encierro te cansa mucho, tenés que pelear con compañeros con los que convivís, te ves todos los días, y con el pasar del tiempo vas generando una amistad. Es difícil porque entrenábamos juntos y al fin y al cabo peleas con tus compañeros de equipo, ellos conocen tanto tu enfrenamiento, como tus fortalezas y debilidades, y eso quieras o no le da una cierta intimidad a la pelea.

Noticias: ¿Y cómo es ahora, la vida de luchador profesional?
Ponzinibbio: Pertenecer a la liga es un gran honor y creo que es un resultado directo de mi esfuerzo, de mis entrenamientos y mi fuerza de voluntad. Ahora comienza todo en realidad. Cumplí una primera etapa al lograr entrar, pero ahora es mi momento de demostrar qué tipo de luchador soy. Sé que los resultados van a definir mi camino, pero por el momento voy a ir pelea a pelea.

Noticias: ¿Te ves con el título de campeón?
Ponzinibbio: Ser campeón en mi categoría es algo que quiero conseguir, claro. Pero es un objetivo a largo plazo, por el momento prefiero concentrarme en el presente.

Noticias: ¿Qué esperás para tu futuro? ¿Cómo te ves dentro de diez años?
Ponzinibbio: Por el momento prefiero concentrarme en el presente, me costó mucho llegar hasta acá, tuve que dejar muchas cosas de lado, y quiero disfrutar esta etapa que me toca vivir, con cada una de las cosas que trae consigo el haber entrado en la liga, sin pensar mucho en el futuro ni adelantarme. De todos modos, en futuro más distante, me veo quizás entrenando chicos, enseñándoles todo lo bueno que tienen las artes marciales mixtas, o tal vez me encuentre comentando peleas en la televisión, la verdad es que no lo pensé mucho. Pero seguramente mi futuro siga ligado a las artes marciales porque hay muchas cosas para hacer y creo que en la Argentina todavía le queda mucho camino por recorrer ¡Y quiero ser parte de eso! Pero el futuro va a venir solo, hoy me dedico a pensar como un atleta.

 

Comentarios de “Ponzinibbio, el gran luchador argentino”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *